Política de cartón piedra o por qué contratarlos cuatro años si bastan un par de meses

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Palacio Maria PitaUna vez pasadas las elecciones municipales, convendría relajarse ante la perspectiva de estos nuevos cuatro años de gobiernos municipales. Esta fotografía tomada hace unos días al Palacio de María Pita, donde se ubica el ayuntamiento de A Coruña, ilustra lo que muy probablemente nos espera. El Palacio, en obras, aparece cubierto parcialmente por un telón que imita su fachada original. Nos esperan otros cuatro años de política de cartón piedra donde la realidad y el simulacro se confunden. Los ciudadanos esperamos que los políticos descubran el sustrato (“la piedra”) de los problemas reales, pero casi siempre nos mostrarán un simple “cartón” que recubre y oculta esos problemas.

El último mes, en mi ciudad en general y en mi barrio en particular, hemos sufrido / disfrutado de una intensidad inusitada de obras públicas (aceras, asfaltado de calles, instalación de vallas que anuncian obras prometidas hace años, …). Por contra, los años previos lo incomprensible era la falta de actividad e, incluso, de ideas. Por desgracia, buena parte de la acción política se reduce a tres años y diez meses de reparto de subvenciones y levantamiento de fachadas de carton piedra y dos meses de construcción y reparación frenética de infraestructuras (el único problema que identifica una visión miope).

Puestos en esta situación, ¿no sería mejor reducir los gobiernos locales a dos meses y cerrar los consistorios los tres años y diez meses restantes?. De este modo, los ciudadanos obtendríamos casi los mismos resultados y nos ahorraríamos los usos perversos de los subvenciones y el mantenimiento de una clase dirigente un tanto inútil durante casi cuatro años. Mientras, los políticos podrían dedicar esos largos meses a preparar, aún mejor, esos dos meses de increíble actividad.

3 comentarios en “Política de cartón piedra o por qué contratarlos cuatro años si bastan un par de meses

  1. Bravo. No se puede decir más claro. Por cierto, un detalle sin importancia sobre nuestro ejemplar sistema electoral representativo:
    En Lizartza, pueblo de unos 550 habitantes de Gipuzkoa, el partido Popular, con 27 votos, ha ganado las elecciones. No podía ser de otra manera, ya que era el único partido que estaba autorizado a presentarse y lo hizo. La abstención de 154 personas, los votos nulos de 186 y los votos en blanco de 142 no sirven. O sea, que la alcaldía la ocupa un partido político que, sobre un total de 509 convocados a votar, ha obtenido la confianza del 5,3% del pueblo.
    Esto sería patéticamente irrisorio, si no estuviéramos hablando de cosas muy serias.

  2. hay un hartazgo con respecto a ls políticos y esta sería una buena medida. En un reciente evento sobre politicos y blogs veía a los bloggers como los iluminados, indicando el camino a los políticos. ¿hay alguna revolución que estñan anunciando los bloggers?

  3. Para no multiplicar tan innecesarios cargos propondría además la supresión de alcaldías en municipios con menos de 1000 habitantes, porque esos no ven ni el asfaltado de los dos meses electorales (Y que no se ofenda el guipuzcoano, por alusiones, para quien no lo sepa en Galicia de esos municipios tenemos una tonelada y sin aceras o servicios decentes la mayoría, la Galicia de segunda)

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>