Manifiesto para un diseño de productos de código abierto

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone



Logo_mmodulus[Este texto nace de una reflexión que realicé con Martina Minnucci a partir del concurso Autoprogettazione 2.0 lanzado por la revista italiana Domus y FabLab Torino en Marzo de 2012 para el diseño y fabricación de mobiliario para fablabs. Nuestro manifiesto es la declaración de intenciones de mmodulUS, un nuevo proyecto de diseño que se lanzará públicamente en Abril de 2013]

… eso que llamamos valores es transferido también a los objetos, los dispositivos o las tecnologías que nos rodean. Diseñar, en otras palabras, no es más que proyectar cosas que la gente quiera poseer, experimentar o sentir. Diseñar, en definitiva, es algo que todos hacemos de forma espontánea, ordinaria y constante.

Antonio LafuenteLa promesa de la desorganización

La filosofía del FLOSS (free-libre open source software) ha contagiado de forma sutil pero implacable nuestra cultura contemporánea. La idea de que compartir genera mayores oportunidades para la innovación y que puede ser más eficiente y rentable que permanecer cerrados son ahora aceptadas y populares pero hace pocos años parecían utopías de ilusos.

El modelo de código abierto se transmitió desde las prácticas de las comunidades de desarrollo de software libre a toda la cultura digital en las dos últimas décadas. Ahora le llega el turno a la cultura material. Lo físico parecía innacesible, su finitud y materialidad lo condenaba a la tragedia si lo gobernábamos como un procomún. Pero todo objeto físico es en realidad un assemblage de materiales, códigos y narrativas. Los objetos físicos tienen una vida digital. Su diseño, su narrativa y hasta buena parte de su fabricación y logística son ya digitales. Los fablabs son el ejemplo máximo: ya no transportamos el objeto, “transportamos” los diseños (inmateriales) y creamos colaborativamente.

El software nos enseñó que compartir es bueno ética, social y económicamente, y tanto para el que comparte como para la comunidad en la que se inserta. Pero el impacto de compartir no es siempre igual; el diseño de lo compartido influye mucho sobre las posibilidades de remezcla y su impacto social y económico. Y esta es la segunda lección del software: el diseño modular y abierto incrementa de forma exponencial el potencial generativo. Cuando diseñamos debemos incorporar este concepto, a modo de restricciones que generan nuevas libertades:

  • pensar en componentes modulares,
  • modularizar incluso la estética (en el caso del diseño de productos, los colores, los acabados por ejemplo), y
  • diseñar conexiones entre módulos que faciliten múltiples ensamblajes (a modo de APIs abiertas)

Estas reglas permitirán a otros diseñadores y usuarios (ya todos los usuarios de algún modo somos diseñadores) recombinar de innumerables formas los conceptos y módulos esenciales y pueden provocar un torrente de creatividad y una capacidad casi inagotable de adaptación a diferentes necesidades (función) y preferencias estéticas (forma).

Poder diseñar y construir nuestros propios objetos, del mismo modo que ya podemos diseñar y construir nuestras propias herramientas digitales, nos empodera como ciudadanos de forma individual y colectiva, en forma de comunidades de práctica. Además, la reducción drástica del coste de acceso a las tecnologías de diseño y fabricación que esta sucediendo posibilita el crecimiento de esas comunidades, dado que la participación depende cada vez más de nuestras competencias tecnológicas y de diseño y menos de nuestros recursos económicos. De este modo podemos jugar un papel social y económico pro-activo y nos convertimos en la práctica en agentes políticos mucho más influyentes y por tanto responsables en la gobernanza de nuestra sociedad.

5 comentarios en “Manifiesto para un diseño de productos de código abierto

  1. es algo en lo que he pesnado los últimos años. Montar una empresa y poner los diseños en la web. Que todo el mundo los vea y pueda comentarlos y hasta aportar mejoras.

  2. Suena muy interesante, creo que es algo muy innovador para muchas empresas, gracias por esta información considero que es de gran ayuda para mi formación como estudiante de Negocios de UTEL. Saludos

  3. La principal tesis del artículo de que la forma en que se diseña/concibe un objeto material condiciona en gran medida su potencial de remezcla e innovación compartida, me parece muy relevante. Llevo tiempo reflexionando sobre los “diseños abiertos”, que es algo que me apasiona. Por aportar algo a vuestra reflexión, te paso este enlace por si te es útil: http://bit.ly/WBCdVK

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>