La motivación de los estudiantes: ¿una clave para el éxito de la educación?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

students at RISDEs un verdadero placer seguir el trabajo de John Maeda como Presidente de la Rhode Island School of Design (RISD) a través del blog our risd y su canal en twitter. Es pronto aún para poder evaluar la eficacia de su estilo de liderazgo pero es claro que está reinventando la gestión de una institución académica, especialmente en lo que se refiere a la comunicación y la transparencia. En The Day After identifica cuatro características de los estudiantes del RISD:

RISD was my first choice. It’s rare to hear someone say that RISD was their second or third choice. It’s usually been their lifelong dream.

RISD teaches critical thinking. Many students come to RISD because of the strength of our liberal arts offerings and how critical thinking intertwines with critical making.

I did it on my own. RISD attracts a certain kind of student that wants to figure out how do things on their own. The honest way. The only way, for some.

I know what I want. There is a kind of laser-guided focus in many of our students towards the pursuit of a goal that drives them to levels of passion that are simply unfathomable.

Personas desean estar en esa institución, que aprender a pensar críticamente y a actuar autónomamente, y que saben lo que quieren y lo buscan con pasión. En resumen, los colaboradores ideales para una organización que quiera educar de forma creativa e innovadora. Cuando se discuten los problemas (y soluciones) de la educación se suele olvidar el factor humano, a pesar de ser fundamental y crear las condiciones necesarias (aunque no suficientes) para el éxito de un proyecto. Pero no deberíamos utilizar la reflexión de Maeda en sentido negativo, para culpabilizar a los estudiantes de los fracasos. Instituciones creativas y profesores apasionados atraen a estudiantes motivados y este círculo se retroalimenta de modo continuo. Cuando ni la institución ni sus profesores atraen a estudiantes creativos, surge un problema de difícil solución por que entramos en un bucle de degeneración progresiva.

9 comentarios en “La motivación de los estudiantes: ¿una clave para el éxito de la educación?

  1. Estando totalmente de acuerdo en la reflexión, también es verdad que no podemos aspirar a que todos los estudiantes sean como los de RISD. Y que precisamente creo que el reto está en conseguir que, trabajando en instituciones que no son como RISD, consigas motivar e interesar a tus estudiantes, imitar a pequeña escala temporal y espacial la enseñanza que se puede recibir en RISD.

  2. Yo también estoy de acuerdo en que lo más importante es la motivación y creatividad, dando por supuesto que existe también una capacidad de conocimiento en los docentes. Pero en ese círculo que se retroalimenta del que hablas hay un fallo, el flujo de información y la libertad de elección. Si un alumno no tiene ya un cierto pensamiento crítico y autónomo, le faltan los consejos de las personas adecuadas para saber donde dirigirse o simplemente no puede elegir por la razón que sea, entonces no funciona el círculo y esto es lo que yo creo que pasa en nuestra realidad cotidiana: Se trabaja desde la motivación y para la motivación, pero no siempre se está, se es y se tiene lo que haría falta para que el círculo, mejor espiral, pueda tener lugar. Diciendo todo esto desde la misma idea de que la motivación de los estudiantes y docentes es la clave.
    Saludos
    Carlos

  3. Totalmente de acuerdo. Eso era lo que pretendía expresar en la última parte del post. No usemos a los estudiantes como excusa y aceptemos el reto de lograr que poco a poco los estudiantes llegen más motivados.

  4. Cambia estudiantes por trabajadores y aplica el mismo discurso. De alguna manera, eso es lo que intentamos hacer en Blobject. Que los trabajadores que trabajen con nosotros sean porque realmente ellos quieren hacerlo, no porque no hay otra cosa en el mercado. Un abrazoooooo

  5. Es posible que la motivación no sea sólo una herramienta pedagógica, parece más bien que pronto la motivación formará parte del “currículum oculto” de las instituciones educativas futuras del mismo modo que la obediencia lo ha sido durante mucho tiempo de las pasadas y aún (por desgracia) de las presentes. Alfredo lo dice muy explícitamente “cambia estudiantes por trabajadores y aplica el mismo discurso”. El capitalismo cognitivo no necesita de trabajadores obedientes, sino de trabajadores motivados (y autónomos y creativos). ¿Dónde queda el potencial emancipador de la educación en todo esto (y sí, la palabra ‘emancipador’ es muy peliaguda, pero de momento no encuentro una mejor). He aquí un texto que aborda estas paradojas.

  6. Yo creo que conseguiremos individuos (estudiantes) más motivados cuando dejemos de dar tanto importancia a los contenidos (que como bien se dice muchas veces por aquí son ya un estandar) y empecemos a valorar actitudes y resultados a problemas concretos.

  7. “¿Quien sabe como será el futuro dentro de 50 años, qué nuevas profesiones existirán? El hecho es que estamos educando a nuestros hijos para profesiones que todavía ni siquiera se han inventado”.
    “El problema no es la ignorancia sino la idea preconcebida”. Albert Einstein
    “Cuesta más desintegrar un átomo que un prejuicio”. Albert Einstein
    “Quizás antes de ponernos a enseñar, a meter más datos en la memoria de nuestros hijos, deberíamos preocuparnos mejor por conocer el funcionamiento del aprendizaje.
    Saludos a todos

  8. #Diego, Fe de errata. Lo que dijo A.Einstein es que es cuesta MENOS desintegrar un átomo que un prejuicio.
    Que los estudiantes estén “desmotivados” es un “prejucio” del sistema educativo que pretende hacer lo mismo, con alguna variante de “novedosos componentes tecnológicos” (como azúcar sobre las fresas): preparar a las nuevas generaciones para perpetuar el sistema.
    Esto no lo digo yo, es para lo que se ha creado el concepto fundacional del “sistema educativo”: formar a las nuevas generaciones.
    Los estudiantes NO están motivados para aprender con la misma metodología, los mismos contenidos que respondieron a problemas del mundo del siglo pasado; aún cuando “el profe” “incite” el uso de “su blog” o experimente con “fisbuk”. Cuando sus alumnos ya hace mucho que son usuarios ejemplares de esas y otras herramientas que expanden sus fronteras más allá de lo que les muestra, mezquinamente, “la escuela”.
    Los alumnos no están motivados para buscar en “faisbuk” o en “gugle” lo que el maestro les dice que busquen; porque ellos quieren encontrar lo mismo que buscan sus maestros.
    Gracias, Juan, por tu tolerancia.
    Un cordial saludo

  9. Hola Juan
    En mi opinión es que “Hay de todo en la viña del Señor”. Habrá algunos estudiantes y trabajadores que harán lo necesario para adquirir conocimientos pero hay muchos que en realidad no encuentran docentes/trabajos que les brinden o que satisfagan sus necesidades como para despertar la motivación, el interés y los movilize.
    Para motivar hay que conocer cuales son sus necesidades, porque lo que se busca es algo/alguien que satisfaga esas necesidades.
    Muy bueno el comentario de Mario.
    UN SALUDO

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>