De la estupidez como estrategia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

estupidez.

(De estúpido y -ez).

1. f. Torpeza notable en comprender las cosas.

2. f. Dicho o hecho propio de un estúpido.

estúpido, da.

(Del lat. stupĭdus).

1. adj. Necio, falto de inteligencia.

El Consejo de Ministros español aprobó el pasado viernes la “Ley de Economía Sostenible” que intenta legalizar el cierre rápido de páginas web sin garantías judiciales. Mientras la libertad de expresión, los datos públicos, la transparencia y acceso a la información o la neutralidad en la red suscitan debates en todo el mundo, el gobierno español impone "soluciones burocráticas" que tratan de evitar cualquier oportunidad para la discusión pública.

Desde que se conoció esta iniciativa, muchos han sido los que se han manifestado en defensa de los derechos fundamentales en Internet. Se han proporcionado argumentos de todo tipo, pero nada ha cambiado. El empeño por esta medida solo es explicable si lo entendemos por la necedad de unos políticos que se amparan en su propia ignorancia para defender su supervivencia en el corto plazo. Son al menos cuatro las estupideces que se pueden observar en su empeño y que amenazan nuestro futuro, el de la inmensa mayoría, para privilegiar su presente, el de unos pocos:

1. Tecnológica: promover un sistema de control ineficiente y hasta ridículo. El más que probable fracaso en la implementación efectiva de los mecanismos legales y tecnológicos de control no hará más que aumentar el descrédito de sus promotores, que podrían aprender mucho de las estrategias tecnológicas que desarrollan diferentes dictaduras para controlar a su población. Al fin y al cabo, los hechos nos dicen que a ambos no les separa tanto la ideología como su inteligencia tecnológica.

2. Cultural: defender productos y lógicas de la segunda mitad del siglo 20 y que llevan varias décadas inamovibles mientras se alejan progresivamente de las lógicas y procesos culturales que definen la contemporaneidad y el siglo 21. La cultura que ahora se intenta conservar a costa de todo y de casi todos no es desde hace ya muchos años la conciencia crítica de la sociedad. Bien al contrario, es ahora una buena parte de la sociedad la que tiene que agitar a esa supuesta cultura para sacarla del féretro donde se acomoda.

3. Social: defender las formas organizativas y prácticas sociales que defienden el conservadurismo más recalcitrante tratando de recuperar modelos sociales ya extinguidos, mientras se olvida de los entornos, las instituciones, los ciudadanos y las prácticas donde se está generando la innovación social.

4. Económica: defender sectores económicos y modelos de negocio decadentes y deficitarios, viables solo localmente gracias a un intervencionismo extremo, pero condenados en el medio plazo a su extinción. Mientras, se impide activamente que se desarrollen los modelos de negocio propios de la lógica digital que son los que pueden generar innovación, crecimiento y sostenibilidad en un entorno global.

Estas cuatro estupideces se contraponen con una "inteligencia política" cortoplacista, basada en defender el modelo de negocio de un sector social y económico que cuenta aún con cierta capacidad de convocatoria entre la parte del electorado que sigue utilizando los medios de comunicación de masas (a su vez parte de ese sector) para informarse. Además, la ausencia de ideas y propuestas o, al menos, de una postura política coherente e inteligente de la totalidad de rivales políticos hace que los posibles costes electorales puedan ser despreciados.

Es fácil comprender el empeño en la estupidez si entendemos los "beneficios" y el esfuerzo importante que significaría tratar de entender nuestra realidad tecnológica, cultural, social y económica. Pero también es muy probable que la necedad tecnológica los coloque más pronto que tarde ante un abismo del que, esperemos, nadie, y en especial los insultados por la estupidez cultural, social a y económica, querrá ayudarles a salir ni a unos ni a otros.

PD: Creo que solo escribo esto para no confundir el hastío con la indiferencia

40 comentarios en “De la estupidez como estrategia

  1. El juego es con el hastío, se trata de un tornillo que sólo avanza pero no retrocede. A la clase política no le gusta Internet porque escapa a su control, y vivimos en una sociedad controlada, de modo que, algo que escape a su control es intolerable.
    Primero fueron los P2P que ofrecen inmmensas posibilidades de mejorar las prestaciones de transferencia de datos; ahora es el cierre de webs sin autorización judicial. Pero me temo que el siguiente paso está ya diseñado; será más tarde o más temprano, pero lo que es seguro es que irá en la linea de estrangular Internet.

  2. Excelente planteamiento, aunque dudo mucho que los interesados (politicos) merodeen por aqui…. lo podras decir mas alto pero no mas claro, (hablan de democracia como sistema social pero hace tiempo que no revisan los manuales) hay que recordarselo cada dia ademas de mantenerles, menuda pandilla de ineptos.
    Saludos desde la Costa Brava

  3. Algunos científicos, empresarios y visionarios no plitizados de especial reputación y éxitos contrastados cómo Raymond Kurzweil tienden a converger en la idea de que hacia el año 2029, por primera vez en la historia, la inteligencia de una máquina superará a la del hombre, imagino que no la de cualquier hombre – a algunos ya nos superan en muchas cosas -, sinó que esta máquina superará la inteligencia de distintos hombres especialmente inteligentes. El criterio elegido se basa en el famoso Test de Touring.
    A partir de aquí se producirá la primera singularidad tecnológica de la historia de la humanidad, con muchos cambios de paradigmas, y se prevé que si somos lo suficientemente estúpidos para no sobrevivir como especie humana sólo cinco años mas, veremos como la inteligencia de una sóla máquina superará a la de toda la humanidad. Ya he insistido en mas de una ocasión que estamos viviendo momentos de cambios tecnológicos y sociales acelerados exponencialmente aunque no tengamos perspectiva para darnos cuenta, y percibamos los cambios linealmente crecientes. Recomiendo repasar detenidamente la biografía del genio Ray Kurzweil, tipo que admiro especialmente y que las va clavando todas desde que las máquinas mas inteligentes eran mecánicas (que por cierto, diseño alguna).
    Los políticos huyen de todos estos cambios tenológicos, sociales y culturales, no hablan de su progersión geomética, los ignoran, están anclados en las viejas formas antinatura de cuando el progreso se efectuaba por el viejo sistema de prueba y error, y son profundamente conservadores y desilusionantes para mantener mezquinamente un status quo que a estas alturas no tiene ningún sentido mas que el de perpetuar su red de contactos poderosos para actuar como lobby y que todo continuamente exactamente igual o peor para los demás, pero mejor para ellos. Su visión miopemente cortoplacista y movida por mezquinos intereses electoralistas o razones mas oscuras me hacen pensar que como muy bien dice el sabio Juan Freire, es fácil comprender el empeño en la estupidez si entendemos los “beneficios” y el esfuerzo importante que significaría tratar de entender nuestra realidad tecnológica, cultural, social y económica. Pero también es muy probable que la necedad tecnológica los coloque más pronto que tarde ante un abismo del que, esperemos, nadie, y en especial los insultados por la estupidez cultural, social a y económica, querrá ayudarles a salir ni a unos ni a otros.
    Ignorémelos, cabalguemos y superemos nuestras crisis particulares sin su ayuda, pues ladran y ya caerán por el peso de su propia estupidez tan egocéntrica que necesitan legislar para que se hable de ellos, aunque sea mal.

  4. De la estupidez como estrategia

    El Consejo de Ministros español aprobó el pasado viernes la “Ley de Economía Sostenible”[..]Desde que se conoció esta iniciativa, muchos han sido los que se han manifestado en defensa de los derechos fundamentales en Internet.Se han proporcionado……

  5. Efectivamente esta maniobra política también a mi me merece la consideración de estupidez. Por parte del gobierno por meternosla doblada creyendo que seremos capaces de olvidar este atropello de aquí a elecciones y por parte de la oposición por no decir ni pio.
    Tenemos unos políticos que prefieren que no pensemos, ni discrepemos, ni alcemos la voz… Siguen creyendo que las elecciones, sus elecciones, esas que llevan las listas precocinadas por sus corrientes y familias dentro de los partidos, se ganan a base de meter excursionistas con banderas llenando pabellones y plazas de toros a cambio de un bocadillo y un llavero.
    Pero, si en las anteriores elecciones los SMS jugaron un papel clave, los políticos deberían ya saber que las próximas son las elecciones de las redes sociales, y la patada en el culo que acaba de meter el Gobierno a las libertades de Internet, no se va a olvidar facilmente.
    Según el último EGM en España 19.921.000 personas navegan al menos una vez al mes, y 14.001.000 españoles (el 35,5% de los mayores de 14 años) lo hacen todos los días. Bastaría con que un pequeño porcentaje de estas personas cambien la orientación de su voto para que las encuestas que habitualmente manejan se vayan al traste con una desviación inabarcable. Y eso no lo repara ni una nueva campaña ceja. Lo triste es que no hay oposición y eso nos deja un panorama bastante desolador.
    El futuro de las nuevas generaciones, está claro que se construirá en y sobre Internet y serán nuestros hijos los que reinventen la democracia con nuevas opciones de verdadera participación y debate plural a partir de herramientas de la propia red. Sí, claro está, estos ignorantes patanes no mangonean la red hasta el punto de cargarsela como ahora intentan y hasta parece que consiguen.
    Su mentalidad clientelista del siglo pasado, junto con el miedo cortoplacista de que sus culos pierdan el escaño del que se creen propietarios ya vemos que es capaz de casi todo. Nos toca ahora a nosotros hacerles ver todo tiene un límite y ellos lo han rebasado.
    :-/

  6. ¿y no será que Internet se mira el ombligo y se cree poseedor de la verdad? ¿Son todos los políticos estúpidos? ¿es razonable pensar que todos lo son cuando todo el Parlamento – todo- votará a favor de la ley? ¿Los 30 millones de votos que representan los políticos van a variar en más de un 2% en las próxima elecciones? ¿Todas las personas que protestan ahora en internet van a cambiar su voto? ¿o por el contrario, es un tema anodino que en realidad importa a muy poquitos y por el que nadie va a mover un dedo, como de hecho nadie lo está moviendo?
    Un diagnóstico de la situación, cualquiera que sea el tema, requiere atender a los datos objetivos. Y estos son que la ley saldrá con el 99% de aprobación y que nadie moverá un dedo por cambiarlo.

  7. Ha valido la pena que te saltes tu línea editorial. Una reflexión sencilla y profunda a la vez. Me pregunto cómo emergerá en España el cambio en la política y los políticos. La barrera de entrada me parece tan infranqueable como el muro de Berlín.

  8. Yo lo leo como una buena muestra de lo alejadas que están las instituciones políticas de realidades tan cotidianas como “la red”. Quienes estamos en ella sabemos que son medidas sin sentido y sin efectividad… y “estrangular la red” no es posible 😉

  9. De la estupidez como estrategia

    estupidez. (De estúpido y -ez). 1. f. Torpeza notable en comprender las cosas. 2. f. Dicho o hecho propio de un estúpido. estúpido, da. (Del lat. stupĭdus). 1. adj. Necio, falto de inteligencia….

  10. Clarisimo, preciso y concreto analisis de la triste realidad de varios paises del mundo. Lamentablemente ese sector representa la involución del intelecto del hombre. Ponen muros a un proceso natural y evolutivo del hombre en Red. En fin esto ha pasado siempre. Lo gratificante es que esta vez quienes defendemos este sistema que emerge a gritos, estamos mejor organizados gracias a la tecnología 🙂

  11. ¿Estupidez? Nada de estupidez. Efectivamente podría darse el caso de que los miembros del gobierno fueran estúpidos (hecho confirmado en algunos integrantes), pero cómo ya ha se ha dicho en algún comentario es bastante improbable que la estupidez acosara a la práctica totalidad de los diputados del parlamento (350 individuos ahí es poco).
    No seamos inocentes, esta es una reacción natural y predecible de autodefensa de los privilegios adquiridos por toda una clase política que vive de prevendas y de la propaganda que esparce a su antojo a través de los grupos de comunicación. España está en el puesto 42 de libertad de prensa mundial ¡a ver si nos enteramos!. El pensamiento libre y las libertades individuales son una amenaza para sistema político de nuestro país, que ha degenerado en una aristocracia elegible, gracias a la ignorancia que subsidia y se promueve en la población.
    Conclusión, o se controla internet igual que se controla Mediapro, Prisa o Vocento o bien directamente se elimina internet de la parrilla mediática, donde cada uno puede formarse su propia opinión y difundirla libremente en igualdad de condiciones.
    Al final todo se reduce a un concepto muy de moda: la igualdad. Lo que pasa es que la igualdad sólo interesa cuando proporciona votos y poder, no cuando socava el poder adquirido.

  12. Uno ya esta acostumbrado a oír tanta tontería que ya no le estraña ni siquiera lo de la “inteligencia tecnológica”, que vete tu a saber que es aquello a lo que estos listillos de ideología barra libre, que tratando a los demás de estúpidos se refieren, haciéndolo en nombre de una pretendida libertad que en muchos casos ni siquiera tenían dientes cuando la autentica libertad faltaba en este país.

  13. Instalados en su sillón con la recalcitrante carga que se arrogan a sus espaldas, como defensores de la presunta legalidad de un derechos, de los que sólo ellos son portadores, nos vigilan temerosos. Temerosos de la libertad, temerosos de que, al fin, existan personas que sepan utilizar esa libertad de forma responsable.
    Ante tanta estupidez; asombro y ante tu reflexión; esperanza.
    Un saludo

  14. ¿Presunta? jejeje, hay que ver como arrastran las modas, los modos y los “lideres de opinión” a ser políticamente correcto en Internet ¿eh?.
    Lo que NO es presunto es cuando te bajas la película o lo que sea sin consentimiento del que se la ha currado, y te la ves cómodamente en tu sillón comiéndote unas patatas fritas, eso si que no es presunto.., incluso las patatas tampoco eran muy presuntas cuando las compraste en el super de abajo, pero ahí no tuviste nada que objetar….

  15. Ahora desde mi punto de vista:
    Yo no soy de los que van al cine, mas que nada porque no pago casi 8 euros por una entrada para estar acordándome de la familia de borregos que no paran de hablar, de destripar la película, los que se dejan el móvil en marcha y suena por toda la sala, a los niños porculeros, etc etc. Por lo tanto, no voy al cine.
    Lo que si voy y según la época, es al videoclub, pero normalmente no suelo coger películas que hayan sido “taquillazos” gracias a la bien pagada prensa especializada, yo voy mas a alquilar rarezas y películas frikis y, por 2 euros, las puedo ver durante dos días las veces que me venga en gana, pausandolas si tengo que hacer algo. Y lo mejor… No tengo que aguantar a ningún inepto que me joda la películas.
    Pero lo malo para mi, es que esta ley también pillará a las paginas que suben series de televisión, con lo cual, si me molesta, ya que yo las series que sigo, tengo que hacerlo por Internet, ya que la gran mayoría, suelen hacerlas a las mismas horas. Aunque técnicamente, las series televisivas han sido divulgadas y yo solo elijo la manera en la que las quiero ver (art 31 lpi).
    Ahora bien, tardaremos mucho en ver como cualquier cadena televisiva se pone a joder a estas paginas solo para que nos toque ver las series en las paginas de su cadena? (porque ver una serie de antena 3 por ejemplo, es un asco, te tienes que tragar hasta los anuncios y encima con cortes).
    En cuanto a lo de presuntos….
    Bueno, según cadena dial “la música es cultura” y genera empleo y no se cuanta tontería mas.
    Si eso fuera cierto, me puede decir alguien porque a la que sale un triunfito o cualquier basurilla de músico a la palestra, se va a grabar el disco a estados unidos? O es que al anuncio le falta especificar “DONDE” se crean esos empleos?
    Yo hace años que no veo una serie española ni ninguna película española y, de la música, pues quitando el hip-hop, lo único español que escuchaba eran los héroes del silencio y a algunos grupos de rock y metal.

  16. Pues mira si tu duda es lo que es cultura o no lo es, te puedo remitir a alguna de las webs de arte moderno donde veras cosas que no creerás, y sin embargo eso también es cultura, ya que para gustos tanto como para definiciones hay colores.., y tanto te digo de los triunfitos y similares, si alguien lo consume será por que alguien lo valora y si alguien lo valora alguien les paga, eso es y no otra cosa la sociedad de libre empresa y economía capitalista. También podemos volver a Karl Marx, pero me temo que a muchos de estos que van a todos sitios constantemente geolocalizados http://foursquare.com/venue/1861562 con su Blackberry, no les va ha gustar que el estado controle sus vidas…, ¿no se si sabes como te digo..?
    Por otro lado y con similar lógica, la industria del ocio y el entretenimiento (cultural o no según quien opine), es otra empresa mśs como las demás, es decir desde el que fabrica las maquinas que luego van a servir para grabar DVD’S, pasando por el currante que pega las etiquetas, y llegando hasta la señora que hace la limpieza en las oficinas de la discográfica o productora, todos tienen la mala costumbre de comer, otra cosa es lo que se lleve en ese transito el creador, que a veces es el peor parado.., pero volvemos al principio, la mano invisible de Adam Smith lo arregla todo según algunos generadores de opinión http://www.larazon.es/blogs/show/a-pesar-del-gobierno liberales de salón y acerrimos defensores de la libre empresa, y de ideología predominante para muchos, muchos, de estos modernos de “inteligencia tecnológica libertaria”.
    Paradojas te da la vida.

  17. “¿y no será que Internet se mira el ombligo y se cree poseedor de la verdad? ¿Son todos los políticos estúpidos? ¿es razonable pensar que todos lo son cuando todo el Parlamento – todo- votará a favor de la ley? ¿Los 30 millones de votos que representan los políticos van a variar en más de un 2% en las próxima elecciones? ¿Todas las personas que protestan ahora en internet van a cambiar su voto? ¿o por el contrario, es un tema anodino que en realidad importa a muy poquitos y por el que nadie va a mover un dedo, como de hecho nadie lo está moviendo?
    Un diagnóstico de la situación, cualquiera que sea el tema, requiere atender a los datos objetivos. Y estos son que la ley saldrá con el 99% de aprobación y que nadie moverá un dedo por cambiarlo.”
    Yomismo: ¿debatimos en serio sobre la representatividad real de ese parlamento que defiendes o somos serios? ¿Analizamos a quien deben el puesto en las listas o no perdemos el tiempo con lo obvio? ¿Políticos estúpidos? Yo sólo puedo decirte la cara que le vi al jefe de un grupo parlamantario importante cuando le pregunté que votaría: el nivel de reflexión y debate es el de un parvulario. Pero, mira, en Canadá, el gobierno decidió abrir una consulta pública para hacer una reflexión social sobre el tema. Aquí una comisión del Congreso recibe a todos los representantes de todas las entidades de gestión y a un profesor universitario que está en contra de las entidades de gestión. No, la cosa no es nada estúpida, diría, con perdón, que es casi prevaricadora, pero ese término no es aplicable, claro.

  18. @Pedro J
    Pero a ver si nos entra en la cabeza! ¿Libre empresa la cultura? ¿negocio? No se lo traga nadie! Yo si me considero un liberal y defensor de la libre empresa y la cultura en nuestro pais no tiene nada de negocio sujeto a las leyes del mercado!
    Para empezar pagamos dos veces por las películas: La entrada del cine y la subvención astronómica del Estado, claro que sólo si el director y actores hacen “la ceja”. Nada de libre competencia.
    Después se discrimina a los productos de otros regiones como pasa con las cuotas de películas en los cines. Nada de libre competencia.
    Después el Estado se erige en recaudador del único impuesto que va directamente a manos de empresas privadas: EL CANON DIGITAL!. Que no discrimina entre “piratas” y “no piratas”. Todos lo pagamos al comprarnos un PC o impresora. Luego ya hemos pagado 3 veces por el mismo producto. Nada de libre competencia.
    Y ahora van a clausurar sin permiso judicial las páginas que consideren un grupito de individuos de dudable independencia. Perdona Pedro J pero ya hemos vuelto a Karl Marx!
    Cómo mínimo podrían tener el detalle de quitar el cánon digital si se va a prohibir el libre intercambio de archivos!
    El objetivo está claro en las formas y contenido de la disposición final. Se va a por internet y el pensamiento libre que este promueve.

  19. Perdóname, pero algunos andáis pelin liaos confundiendo la libertad en Internet con la barra libre de la comuna, una cosa es que te censuren, te repriman, o NO te dejen expresarte (tal como Google en China), y OTRA muy distinta es que esto se convierta en una cueva de pirateo sin control de ninguna clase.
    Te has parado a pensar lo que ganan algunos WEB de “fondo negro” en publicidad, que es justo lo que dejamos de ganar los demás al no colgar la ultima película pirateada por el morro…?
    Tienes una web? ¿Has visto este vídeo?
    http://www.imagenplus.es/wordpress//derechos-de-autor-e-internet-otra-sin-resover.html
    Todo lo que se llevan estos listos, es lo que podría revertir en mas ingresos para los demás, y sin necesidad de recurrir al recurso fácil de colgar cosas que NO has creado TU, ¿te das cuenta?
    Es evidente es que la sgae no solo no gestiona bien, lo hace con nocturnidad y alevosía, pero eso NO es óbice para que la realidad sea que los creadores salen perjudicados, y el reparto del trafico y por tanto Internet mismo también sale perjudicado al final.
    ¿A ver todos estos listos que llaman a los demás estúpidos? ¿Desde que punto de vista lo estáis mirando?, ¿esto que es para vosotros una comuna libertaria de los 60?
    NO señor, esto, Internet, es un negocio que mueve muchos miles de millones, NO es una comuna, y no puede ser objetivamente mirado mas que bajo de un punto de vista económico, en los que unos le echan cara y se arriesgan a acabar delante de un Juez a cambio de unas buenas ganancias, y otros vamos y les aplaudimos con las orejas.
    http://www.imagenplus.es/wordpress//no-es-lo-mismo-libertad-que-pirateria-no-es-lo-mismo.html
    En cuanto a las “cejas” y chorradas de esa índole me permitirás que no entre a valorar, podría entra a ver con detalle como entendéis vosotros lo que es “un liberal”, pero creo que mas de uno os ibais a llevar una sorpresa.
    Saludos

  20. Si es que no cabe reflexión, lo que cabe es una ley que regule esto de la mejor forma posible tanto para autores como para usuarios de Internet, o es que cuando Obama pide al gobierno Español que arregle el tema también acaba siendo Zapatero el culpable…?
    http://www.cuartopoder.es/depixieadixit/zapatero-defrauda-a-obama/17
    ¿ También es Obama un cabrón que nos quita la libertad de Internet?
    Me parece que no sabéis muy bien de cual es la cosa de la que estáis hablando, o bien os estáis dejando llevar por panfletarios como el niño listo este de aquí arriba, que ademas de recurrir al insulto no aporta otra cosa que demagogia al tema.
    Saludos

  21. El fin no justifica los medios. No puedes cambiar al arbitro legítimo, los jueces, porque pierdas todos los partidos. ¿Porque todos los jueces fallan a favor del intercambio de archivos?

  22. Lo siento, no estoy de acuerdo.
    Lo repito no es necesaria la intervención del estado en la clausura de webs ilegales. Para eso están los jueces. ¿Te suena la separación de poderes?
    Y me vuelvo a repetir, estamos hablando de un sector que recibe más del 50% de sus ingresos en subvenciones directas, al que se le elimina la competencia con medidas ultraproteccionistas y que además recauda, a través de los artilugios del estado, un impuesto por el que se asume que todos los ciudadanos son culpables y ni tan siquiera se les da la opción de demostrar lo contrario. Y no tengo ningún tapujo en decir alto y claro que todo eso es a cambio de hacer la ceja ( y sería a cambio de hacer el bigote con otro color en la Moncloa, tenedlo claro). Estamos hablando de un lobby de una industria decadente en nuestro pais que tan sólo puede salvarse poniendo a uno de los suyos en el Ministerio. No es ninguna chorrada.
    Tu mismo lo has dicho sin darte cuenta, no se está protegiendo a los creadores. Se está protegiendo a los caraduras que se aprovechan de los creadores en connivencia con el poder para esparcir su rancia ideología.
    Es evidente que Internet se ha de mirar bajo un punto de vista económico, en esto estamos de acuerdo. Pero mientras tu pareces querer adaptar internet a los designios de los negocios caducos y decadentes, yo pienso que los verdaderos creadores e innovadores de aprovecharse de internet para crearse su espacio. Por lo tanto rechazo cualquier tentativas de control burocrático sobre el contenido digital.
    ¿Porque tanta fandarria con la TDT para partir y repartirla etre los amiguetes mientras somos el pais con peor accesibilidad (tanto económica como tecnológica) a la red? Fácil: la televisión ya está domada, la reinventas como TDT y renuevas tu control, por ahí todo tranquilo. Pero ojo! que en internet la opinión de un joven estudiante de comunicación audiovisual tiene el mismo valor y difusión que las declaraciones de Willy Toledo, Losantos o Gabilondo… Mejor no favorecer mucho el acceso a la red. Y si nos podemos cargar su imagen diciendo que tan solo hay piratas, ladrones y violadores pedarastas en potencia mejor.
    Llegados a este punto, para mi la cuestión es más ideológica y política, que la supuesta defensa de derechos de autor.

  23. Efectivamente, y eso ya lo lo digo en en enlace que te he puesto, no parece muy justo cerrar un web sin que medie un juez. Pero eso NO justifica la tremenda campaña (si quieres te pongo enlaces) de la cuadrilla de modernos listos hablando de LIBERTAD de expresión , MORDAZA de zapatero, España igual que China, y otros barbaridades.
    Libertad no es igual que pirateo, e intercambio entre particulares no creo que sea un sitio web dedicado a descargas a cambio de de muchos miles de euros de rentabilidad todos los meses.

  24. Claro que me suena, por eso lo explico en los post que NO te has leído. Y por eso es necesaria una ley que lo regule claramente, como ya te he dicho antes.
    ¿las superproducciones Norteamericanas tienen un 50% de subvenciones directas…?
    Disculpa pero yo me doy perfecta cuenta de lo que digo, otra cosa que es que tu seas el típico bocas neoliberal antiZP, con poquito idea de lo que hablas.
    Primero trae pruebas de esas insinuaciones, si es que acaso las tienes.

  25. Bueno, pero al final no has respondido, a mi la basura de cine español y sus series no me importan y, los taquillazos tampoco, ya que lo único que suelo ver son series extranjeras, las cuales ya han sido emitidas por televisión, solo que soy yo, el que elige cuando y como quiere y/o puede verlas, sin la necesidad de atarme a tener que verlas a través de una pagina con un flash desastroso que encima no me permite ni avanzar ni retroceder y, que para colmo me tengo que tragar todos sus dichosos anuncios (aun a pesar de que ellos ya han cobrado por ellos al emitirlos en abierto).
    Como digo, a mi la industria del cine me da lo mismo pues nunca me fío de los supuestos taquillazos, a mi lo que me jodería es tener que perderme las series en los canales de pago simple y llanamente, porque no puedo verlas en sus cada vez mas estrambóticos horarios (hay quien todavía trabaja y tal).
    Es por eso mi duda, porque no me fío de que ninguna televisión española se ponga a joder la marrana solo para que su web tenga mas seguidores.

  26. Evidentemente liberalismo y antiZP son dos términos que van de la mano. Y es lo más coherente que te he leído escrito.
    El descalificativo lo recibo con agrado aunque realmente no creo que sea un bocas simplemente por expresar reflexiones que cualquiera puede tener si analiza la situación desde la perspectiva que expongo.
    El post SI que lo he leído, pero muy al contrario de tu sensación de ir contra la ola, tus argumentaciones son casi calcadas a las que he leido en varios medios de prensa escrita por lo que no me aportan nada nuevo. Desconozco si son fruto de tu reflexión o una reproducción del mismo texto del que hablo.
    Las superproducciones americanas desconozco si reciben subenciones directas de cualquier porcentaje (presumo que si) aunque no me importa lo más mínimo ya que no van a cargo de mis impuestos. Lo que si es cierto es que el 54% de los ingresos de la industria del cine español son por subvención directa. Así que se puede decir sin equivocarnos en demasiado, que los actores y actrices de nuestro país son empleados públicos y como tales, se espera que agraden al presidente de gobierno de turno (llámeses ZP o Rajoy o Llamazares). ¿Decir obviedades es ser neoliberal antiZP? si así es, merecido el título que me das.
    No se a que insinuaciones te refieres, ¿Al hecho de que la titular de la cartera de cultura tenga graves problemas de competencia ya que es beneficiaria de su actividad regulatorias? ¿Al hecho de que se implante una red de TDT pionera en Europa, cuando tenemos paradójicamente la peor y más cara red telemática de gran parte del mundo occidental? Eso son hechos, no se que insinuaciones hablas…
    De todas maneras, me alarma que simples opiniones divergentes, y fundamentalmente inocuas, provoquen tal escozor en algunos individuos (En este caso no me refiero a ti Pedro J, me refiero a actitudes realmente reaccionarias que presenciado en otros medios). Eso quiere decir que aún quedan autócratas y dictadorzuelos en los corazones de muchos, aunque a menudos ellos mismos no se percaten.
    Saludos.

  27. Por cierto, me adhiero a lo que dice Ethereal, no soy consumidor de cine ni música de autores españoles. Si de libros, pero los compro. Principalmente el contenido multimedia que descargo de la red es de series de producción norteamericana y que, efectivamente no pago porque no se pueden comprar.
    Así que con los 283 Euros que pagué el año pasado en concepto de cánon digital, al adquirir diversos equipos y soportes informáticos, creo que me he ganado el derecho de opinar y de criticar a Sindescargas, Almodóvar, Ramoncín y cualquiera que se haya beneficiado de la incautación de mis bienes bajo una ley injusta y totalitarias (por cierto aprobada por el PP).
    Ahora resulta que para no ser neoliberal y AntiZP, hay que… pagar, callar y además ser tachado de delincuente pirata.

  28. Adrián Míguez dice:

    Yo estoy haciendo e imprimiendo mi selección de enlaces para pegar por las farolas. con links recortables.
    La pena es el gasto en papel, en breve tendré más papelines cuando me pase por el colegio electoral.
    Y a falta de impresoras buenos son los bolis Bic.
    Tal vez hasta imprima un catálogo.

  29. agnusdenisepaula@gmail.com dice:

    Siempre ha sido así y no sé porque ahora quieren cambiarlo, aunque ya se sabe, últimamente la ambición descarada campa a sus anchas:
    Al populacho una de dos, o nos dan circo gratis de vez en cuando o queremos guillotina para los que se lo llevan demasiado crudo, Adriano vera.
    Lo demás…. tontería

  30. El que te rompe la cara si te encuentra en la calle dice:

    PedroJ, sos la miseria hecha persona. Cuando demonios aprenderán los malditos enfermos como vos que la tecnología, y en este caso internet, no ES un negocio. Algunos giles e inescrupulosos como vos la quieren resumir a eso, pero internet sirve para mucho más, y si otorgamos a los lobbies la capacidad de cerrar webs basados en una estúpida ley que no permite su análisis, entonces estamos cagados. Andá a reclamar derechos de autor a otra parte, no me interesa la piratería, no me interesa, pero si la cultura, y la libre circulación de información y contenidos que puedan hacer de este un mundo mejor. ¿Acaso te da bronca que algunos giles comercien con películas piratas? ¿acaso te perjudica de alguna manera? ¿o es que te da bronca que no se te ocurrió a vos?. ASCO

  31. Para formar parte de un gobierno en la monarquía bananera que es España hay que se todo menos inteligente, y a las pruebas me remito. Desde la imbécil de la Esperanza Aguirre cuando era ministra de cultura a la tal Aído, super ahijada de Chavez, ministrilla de igualdad que aún no sabe que fistro no sale en el diccionario de la RAE… y cito dos de cada partido para que nadie me ponga en un lado u otro… por que el problema no está en el partido en el que militen si no los amigos que tengan y usen y el sillón (y supersueldo) que quieran mantener.
    Por que visto lo visto, lo demás no importa, ni les importa ni les preocupa. Y podemos chillar, denunciar, insultar si cabe, pero no sirve de nada. Por que al fin vendrán elecciones y seguirán los mismos… y quien este libre de culpa que rompa una urna, merecen ser castigados con la absoluta indiferencia, o abstención. Gracias por el artículo, estoy absolutamente de acuerdo.

  32. No entiendo de qué se quejan. Internet ya la controlan los gringos…
    entre el control del gobierno español y el del gobierno estadounidense…
    ¿hay tanta diferencia? no quedan medios que defender, solo sentido común.

  33. Excelente reflexión, la verdad considero que las leyes Españolas, están cerrando importantes puertas para el avance tecnológico de un país, ya que si vemos gran parte del conocimiento y práctica en algunos sectores de la tecnología se aprende por medio de compartir archivos en la red, por personas que no tienen los recursos suficiente para comprar licencias.
    Un saludo.

  34. José Miguel Pueyo dice:

    Sobre algunos modos emotivoconductuales
    de comprender la estupidez y de ser felices,
    según la psicóloga Paz Torrabadella
    Por José Miguel Pueyo, psicoanalista
    Con la que está cayendo quién se atrevería a decir que «coleccionamos excusas para sentirnos infelices». Por sorprendente que pueda parecer no se trata de un gazapo, pues sin necesidad de entrar en más detalles, esa consideración aparece en dos ocasiones, una en la cabecera y otra en el cuerpo de la entrevista que la periodista Ima Sanchís, hizo a la psicóloga Paz Torrabadella. (La Contra. La Vanguardía, jueves 10 de marzo de 2011), con ocasión de la publicación de su libro Estupidez emocional. Editorial Vía libro. Barcelona: 2011.
    Sabido es que las excusas son esos razonamientos con los que uno intenta justificar y en ocasiones protegerse de algunos comportamientos como inclinaciones reprobables, fallos o errores. A juzgar por lo que leo en el libro de esta psicóloga, lo que no se conoce tan bien es que la generalización suele enmarañar el problema que se pretende despejar, y que como en otros asuntos también en éste conviene dejar al margen la ideología así como conocer los aspectos fundamentales de la naturaleza del sujeto humano. Tampoco es aconsejable pasar por alto que muchas personas no se quejan en vano; que existen verdades sin cuento como la prevaricación y el latrocinio, las masacres en los países árabes, el abuso de niños por gentes de la iglesia, y que un atentado terrorista deja paso a un tsunami, etc, etc., aspectos que sin duda Paz Torrabadella conoce, pero que en un asunto como el que trata no conviene obviar, y así es también respecto a las distintas varas de medir a la hora de calibrar los daños.
    Quizá la explicación a algunas de las ideas que recoge este libro haya que buscarlas en el pensamiento del que parece ser uno de los maestros de la autora, Albert Ellis, fundador, junto con Aaron Beck, de la psicología cognitivo conductual, y creador él mismo de una de las terapias que se ofertan en el mercado de la salud mental y del llamado desarrollo personal, la Terapia Racional Emotivoconductual (TREC). Podría ser así porque contra el «debería haber hecho esto o aquello, y como no lo hice me excuso», todo indica que entiende que lo racional y positivo sería decir «acepto que no lo hice, pero aun tengo tiempo de hacerlo, y debo pensar que en realidad no lo necesito para estar contento y satisfecho». Se trata de un programa que tiene su fundamento teórico en uno de los conceptos mayores de la psicoterapia de ese clínico estadounidense, la «terribilitis», esto es, la creencia de que los padecimientos de una persona, desde la ansiedad hasta la depresión pasando por las obsesiones, la inseguridad y la insatisfacción, obedecen a que esa persona «terrabiliza». Según Albert Ellis, enfermamos, sufrimos o nos comportamos estúpidamente por la tendencia a valorar las cosas que nos suceden como terribles, así como porque no conocemos su verdadero alcance y, sobre todo, porque no aceptamos nuestros errores y gastamos toda nuestra energía en excusarnos. El tratamiento, en buena lógica con esas conjeturas, consiste en persuadir al paciente mediante razonamientos que lo mejor que puede hacer para resolver sus inquietudes o las conductas estúpidas es no ponerse nervioso, tener calma, mantener la tranquilidad frente a toda adversidad, entender, en suma, que nada es demasiado terrible, y, por supuesto, que lejos de negar las debilidades debe aceptarlas, pues en la aceptación está la clave de la resolución de los problemas. Esta idea central del tratamiento racional emotivo conductual no deja de ser lógica, pero también antigua y como se habrá advertido muy elemental; y, en realidad, no estaría mal si pudiera resolver algo más que lo que el sentido común o la persuasión resuelven, que como se conoce es muy poco. Resumiendo, no negar lo que nos sucede, conocerlo racionalmente y aceptarlo, aunque puede ser un buen comienzo, no es suficiente; y el camino, a diferencia de lo que propone Paz Torrabadella, no es acoger las cosas con humor, el autocontrol emotivo-racional y menos aun esperar de los otros una intuición clarificadora.
    La época y la cultura, así como la idiosincrasia de las personas tienen un papel relevante en el momento de calificar de estúpido a algo o a alguien. Se trata de un capítulo básico y esencial cuyo desarrollo se echa en falta en este libro, lo que impide al lector reconocer la luz que aporta a la estupidez, a las excusas y a la felicidad los estudios históricos y transculturales. Hubiese bastado tan sólo una nota sobre la estupidez según las épocas, así como indicar que existen excusas de muy distintas clases, y, en fin, que esa palabra recoge acepciones que hablan del comportamiento humano no sólo en diferentes momentos de la historia sino también en distintas épocas de la vida de una persona, para dar un tono de realidad a este trabajo. Y no menos meritorio habría sido indicar que no es habitual provocarse los síntomas de una enfermedad, lo que se conoce como Síndrome de Munchausen, y que las personas no suelen ir simulando dolencias para obtener algún beneficio como evitar un trabajo o conseguir una compensación económica; tanto más porque en los tiempos actuales, aunque quizá no menos que en otros, las desgracias y los padecimientos aparecen sin necesidad de que uno se los provoque.
    Como dice Paz Torrabadella la vida tiene una dosis de sufrimiento. Lo que elude es que en eso repite a Freud; y no está acertada cuando afirma que el sufrimiento se encuentra en la enfermedad y en la muerte. Como antes fue la psicopatología, ahora es la clínica diferencial la que enseña, cierto es que de la mano de Freud, que no todo en el síntoma neurótico es sufrimiento. El síntoma neurótico es bifásico, ya que la cara consciente, que corresponde al sufrimiento, no es sin cara la inconsciente, que corresponde a lo que llamamos goce porque remite al perdido en la infancia y reencontrado en el retorno de lo reprimido que es el síntoma. En cuanto a la muerte, baste indicar aquí que para muchos constituye una liberación del sufrimiento; y que se la puede buscar, todavía hoy, por aquello que promete la religión del Libro: el goce absoluto y eterno.
    El lector de este libro sin duda hubiera agradecido otro de los factores que habría arrojado luz a las cuestiones que plantea, como es que ante la insatisfacción que caracteriza al deseo y otros avatares de la naturaleza humana, lo que desde hace muchos siglos y aun milenios hacen las personas es procurarse algún lenitivo, esto es, un objeto-excusa-justificación para soportar la vida, como se dice, y hoy más que nunca para suturar la herida narcisista que muchos tuvimos la suerte de sufrir en la más tierna infancia. La expresión «Si Dios no existiera habría que crearlo» denuncia la precariedad, también emocional, del hombre, así como lo que tenemos en común con nuestros congéneres. Trátase de una falta estructural que se manifiesta en la salud tanto como en la enfermedad, pues es la causa de la insatisfacción que caracteriza al deseo, el gran y auténtico motor de cuanto existe. La falta por la que vive el deseo explica la necesidad de lenitivos, los cuales constituyen tentativas imaginarias, como acabo de indicar, para suturar la herida narcisista que supuso la separación del alienante abrazo materno y la pérdida de la primera experiencia de satisfacción. Entonces, la fórmula «Coleccionamos excusas para sentirnos infelices», podría ser transformada en «Coleccionamos excusas para sentirnos felices», puesto que todos buscamos excusas, esto es, paliativos y apoyaturas para poder vivir la vida que nos ha tocado en suerte. Eso es lo único que a los humanos nos está permitido encontrar; aunque hay excusas y excusas hay, como dice el poeta y quien no lo es tanto. En otros términos, lo que coleccionamos son excusas, sí, pero en el sentido de que en la realidad no existe otra cosa, ya que está conformada por objetos imaginarios. Mientras que sólo el amor-pasión nos hace creer que algo de la realidad es lo Real del goce perdido. Es al lugar de la falta, al lugar vacante del objeto que perdimos en el tiempo lógico del complejo de Edipo, conocido desde Lacan como objeto a, un objeto perdido para siempre y que por esa razón se constituye en causa del deseo, que vienen las excusas de todo tipo y los objetos imaginarios, o sea, las satisfacciones sustitutivas de lo perdido. He aquí, en la realidad, bien plantadas las aficiones, el arte, el amor por esto o aquello, las gratificantes relaciones sociales, el ansia de tener más dinero, o ser mejor en esto y aquello, la religión, una ideología política, etc, etc., objetos, discursos y personas que nos reconfortan de la insatisfacción del deseo y de la herida narcisista. En fin, son estos y otros objetos los que nos hacen creer que estamos más plenos, con ellos nos imaginamos más satisfechos y más realizados, más felices, nos sentimos mejor, como habitualmente se dice. Sin embargo, algunas personas sufren sin saber que sufren la verdad. Son aquellos que no quieren más excusas, que aborrecen los objetos imaginarios. Es como si supieran que los objetos de la realidad son sustitutos del perdido para siempre; y al no aceptar el trueque se desvinculan de la realidad, pues para ellos esos objetos han perdido el brillo que habitualmente sugestiona, podríamos decir que engaña o engatusa al sujeto supuesto normal. Es, pues, en estos casos cuando la pretendida excusa «todo es una mierda» se revela con toda su rotunda verdad estructural. En este punto tal vez habría que indicar que el psicoanálisis no es una terapia revolucionaria sino una cura subversiva, tan subversiva como lo es el sujeto humano respecto al medio sujeto de la psicología cognitivo conductual por agotarlo en el yo consciente; y que tampoco es un tratamiento de la adaptación a la realidad o de la sublimación, pues el psicoanálisis renuncia a ese engaño al entender que la única y auténtica vía de liberación emocional es revelar de qué se queja en verdad la persona que nos pide ayuda para su malestar. Por consiguiente, la estupidez emocional no es la causa del sufrimiento, como pretende esta psicóloga, sino un efecto más de la conformación de la subjetividad en la historia familiar.
    En la línea de los libros de autoayuda, el que hoy sucintamente comento promete presentarnos lo que necesitamos para protegernos de la estupidez y superarla. Sin embargo, si algo queda claro en ese trabajo es la fe de la autora en esa mitad del sujeto humano que, como acabo de apuntar, es el yo consciente, así como en la persuasión racional como procedimiento terapéutico. Obviar las causas inconscientes de los problemas de las personas a las que se pretende ayudar, la formación de los síntomas y su función, es, desde el punto de vista del psicoanálisis, una manera como otra cualquiera de condenar a esas personas a las ataduras que les impiden progresar. Sin embargo, nada puede la racionalización de un problema psíquico contra su razón etiológica, y, por supuesto, menos aún ser consciente de cómo me siento para controlar el problema, como se nos dice siguiendo en esta ocasión una idea del creador de la terapia bioenergética y seguidor de Wilhelm Reich, Alexander Lowen, quien entendía que la felicidad era la conciencia de la propia mejora. En definitiva, compartir, poner en común temas personales con otros, puede estar bien y es lo que de ordinario ocurre alrededor de una mesa, pero lejos de ser una gran herramienta terapéutica, como nos dice Paz Torrabadella, lo que suele producir es una identificación al ideal del otro, al ideal del semejante, o nada, y sobre todo nada que tenga que ver con la verdad como causa de lo que uno es y de la razón por la que sufre. Contra la imbecilidad, la tontería y los problemas psíquicos, nada puede la intuición y la buena fe de los consejos; y es la clínica la que advierte que con esas herramientas lo desaparecido retorna habitualmente con otra forma y en cualquier momento.
    Así suele ocurrir cuando se omite que algunas personas han dicho cosas no triviales sobre el sufrimiento, la felicidad y la estupidez. En realidad, habría sido suficiente leer las tres primeras páginas de El malestar en la cultura, 1929 [1930], de Freud, para advertir que muchas de las creaciones del hombre tienen por objeto hacerle soportable los achaques de la edad, la enfermedad y la insatisfacción estructural; y tampoco hubiese estado de más recordar en este asunto el Por qué la guerra, la respuesta del primer psicoanalista a esa pregunta que el año 1932 le planteaba Albert Einstein. Estoy convencido que un paso más en esa dirección hubiera permitido comprender las razones de los límites de la persuasión cognitivo conductual contra esa pasión del yo que en ocasiones es la estupidez, así como su función, pues como construcción sintomática a la medida del goce, una persona puede encontrar en ella un resguardo contra lo siniestro, no por ello menos familiar. Y advertir también que si la estupidez es una excusa lo es justamente porque excusa a una persona de toda responsabilidad, función que, por lo mismo, imprime un carácter diabólico a la repetición. Freud decía que no había nada más caro que la enfermedad y la estupidez. Así es, entre otros motivos, porque la estupidez introduce la ideología en el tratamiento, factor que no sólo obstaculiza la curación de una determinada persona al alejarla de su verdad, ya que paralelamente suele producir daños en ocasiones irreparables a la inteligencia.
    Girona – Madrid, marzo 2011

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>