Soledad

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

“… pocas personas por estos tiempos son capaces de estar solos, consigo mismos, una hora por día;

dicen que los pescadores, los nadadores y algunos más;

dicen que la gente no se banca tanto silencio;

dicen que ellos lo disfrutan;

dicen que proyectan y hacen balances, que se arrepienten y se congratulan, se cuestionan, preparan sus días mientras corren y conversan sin miedo consigo mismos;

dicen que el resto busca excusas para estar siempre acompañado;

están mal de la cabeza …”

Me fascinó el vídeo de Marciano Durán [1], pero solo después de verlo algunas veces y de que el ritmo de sus palabras bailase en mi cabeza algunas horas descubrí su significado más profundo, como si al escribirlo me conociese y quisiera zarandearme para  enfrentarme a una parte de mi vida.

Ahora entiendo que quizás he buscado desde hace mucho tiempo una soledad intermediada, un imposible. Estar solo acompañado. Por eso me fascinó el mar, y en lugar de nadador me hice biólogo. Las largas horas ensimismado en la costa o en un barco, el frío, los brazos empapados, los aparatos y los papeles que reclaman atención continua. Todo te aísla pero, al tiempo, te mantiene acompañado por otros que hacen lo mismo que tu. No es necesario conversar, solo mantenerse juntos y solitarios a la vez.

Y por eso trabajé con pescadores. Vives por unas horas o unos días su vida, les sigues como una sombra, les observas, a veces conversan, lanzan alguna maldición o bromean con cualquier anécdota. Pero casi siempre permanecemos por largos tiempos callados, el ruido del motor impide escucharnos o la maniobra precisa de concentración. A veces simplemente se quedan, nos quedamos, mirando fijamente el mar. Estás solo, pero ellos están a tu lado, de nuevo juntos y solitarios a la vez.

Empezar a correr significó enfrentarse, ahora al fin sin intermediarios, con la soledad. Sin nada más que hacer que mantener el ritmo, luchar contra el agotamiento y … pensar, en todo y en nada; en el futuro y en el pasado; pensar hasta en lo que había logrado arrinconar en mi mente para ocultármelo a mi mismo.

[proyecto_K; C5]

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>