Sobre las razones del éxito educativo de Finlandia o las perversiones de la excelencia y la evaluación

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

finnish-kids

Existe un gran interés en los países occidentales, y en especial en EEUU, por las razones del éxito del modelo educativo finlandés, especialmente después de los buenos resultados de sus estudiantes en la prueba PISA (Program for International Student Assessment) de la OCDE que evalua las competencias en lectura, matemáticas y ciencia de jóvenes de 15 años de todo el mundo (los resultados de 2009, como los de años anteriores, colocan a Finlandia en las primeras posiciones mientras EEUU o España aparecen en puestos intermedios). Este interés está convirtiendo a Finlandia, sus escuelas y sus instituciones en lugares de peregrinación para todos aquellos interesados en la transformación de los sistemas educativos.

El problema con que se encuentran los que buscan en Finlandia soluciones es que su sistema se basa en elementos estratégicos totalmente contrarios a los que se han utilizado en las políticas de reforma educativa de la mayor parte de países occidentales, lo que suele provocar perplejidad y cierta incapacidad para aprender de esta experiencia. Así, en Finlandia la competencia (entre estudiantes y entre centros), la evaluación y la búsqueda de la excelencia (o la calidad) han sido, de algún modo, desterradas de su sistema educativo. Por otra parte no se concentran en las competencias consideradas básicas y "fuertes" (como matemáticas y lengua) y dedican mucho tiempo a actividades de aprendizaje activo individual y en equipo basadas en "hacer".

Por otra parte, en Finlandia se cuida especialmente la educación no universitaria, y en particular los primeros años de vida escolar. Los profesores cuentan con una elevada reputación social, excelentes condiciones laborales y una gran responsabilidad (lo que provoca un elevado grado de involucración y un alto esfuerzo en su propia formación). Por último el sistema es público en su práctica totalidad, de modo que dicho de otro modo no se ha externalizado la gestión de un ámbito que se considera clave en el desarrollo socio-económico.

Pasi Sahlberg, director del Center for International Mobility del Ministerio de Educación finlandés ha publicado en 2011 (Teachers College Press) el libro Finnish Lessons: What Can the World Learn from Educational Change in Finland?, donde documenta y analiza en profundidad estos aspectos de la educación de su país. Tanto este autor como otros aclaran que el caso finlandés no puede entenderse como una receta cerrada a seguir y cada país debe diseñar sus políticas a partir de sus propias condiciones (por ejemplo, la educación pública finlandesa es consencuencia de su historia política).

A continuación recojo algunos extractos de tres artículos recientes publicados en EEUU sobre el sistema educativo finlandés; los dos primeros se centran en una reciente visita de Sahlberg a EEUU para discutir las posibilidades de transformación del sistema norteamericano a partir de la experiencia finlandesa.

1. What Americans Keep Ignoring About Finland's School Success – The Atlantic

… Compared with the stereotype of the East Asian model — long hours of exhaustive cramming and rote memorization — Finland's success is especially intriguing because Finnish schools assign less homework and engage children in more creative play. 

… Only a small number of independent schools exist in Finland, and even they are all publicly financed. None is allowed to charge tuition fees. There are no private universities, either. This means that practically every person in Finland attends public school, whether for pre-K or a Ph.D.

… Americans are consistently obsessed with certain questions: How can you keep track of students' performance if you don't test them constantly? How can you improve teaching if you have no accountability for bad teachers or merit pay for good teachers? How do you foster competition and engage the private sector? How do you provide school choice?

The answers Finland provides seem to run counter to just about everything America's school reformers are trying to do.

For starters, Finland has no standardized tests. The only exception is what's called the National Matriculation Exam, which everyone takes at the end of a voluntary upper-secondary school, roughly the equivalent of American high school.

Instead, the public school system's teachers are trained to assess children in classrooms using independent tests they create themselves. All children receive a report card at the end of each semester, but these reports are based on individualized grading by each teacher. Periodically, the Ministry of Education tracks national progress by testing a few sample groups across a range of different schools.

As for accountability of teachers and administrators, Sahlberg shrugs. "There's no word for accountability in Finnish," he later told an audience at the Teachers College of Columbia University. "Accountability is something that is left when responsibility has been subtracted."

For Sahlberg what matters is that in Finland all teachers and administrators are given prestige, decent pay, and a lot of responsibility. A master's degree is required to enter the profession, and teacher training programs are among the most selective professional schools in the country. If a teacher is bad, it is the principal's responsibility to notice and deal with it.

Since the 1980s, the main driver of Finnish education policy has been the idea that every child should have exactly the same opportunity to learn, regardless of family background, income, or geographic location. Education has been seen first and foremost not as a way to produce star performers, but as an instrument to even out social inequality.

 In the Finnish view, as Sahlberg describes it, this means that schools should be healthy, safe environments for children. This starts with the basics. Finland offers all pupils free school meals, easy access to health care, psychological counseling, and individualized student guidance.

2. From Finland, an Intriguing School-Reform Model – The New York Times

“The first six years of education are not about academic success,” he said. “We don’t measure children at all. It’s about being ready to learn and finding your passion.”

… It was not meant to claim that Finland’s way was the best way, he said, and he was quick to caution against countries’ trying to import ideas à la carte and then expecting results.

“Don’t try to apply anything,” he told the Dwight teachers. “It won’t work because education is a very complex system.”

Besides high-quality teachers, Dr. Sahlberg pointed to Finland’s Lutheran leanings, almost religious belief in equality of opportunity, and a decision in 1957 to require subtitles on foreign television as key ingredients to the success story.

He emphasized that Finland’s success is one of basic education, from age 7 until 16, at which point 95 percent of the country goes on to vocational or academic high schools. “The primary aim of education is to serve as an equalizing instrument for society,” he said.

Dr. Sahlberg said another reason the system had succeeded was that “only dead fish follow the stream” — a Finnish expression.

Finland is going against the tide of the “global education reform movement,” which is based on core subjects, competition, standardization, test-based accountability, control.

“Education policies here are always written to be ‘the best’ or ‘the top this or that,’ ” he said. “We’re not like that. We want to be better than the Swedes. That’s enough for us.”

3. The Children Must Play – The New Republic

… In comparison to the United States and many other industrialized nations, the Finns have implemented a radically different model of educational reform—based on a balanced curriculum and professionalization, not testing. Not only do Finnish educational authorities provide students with far more recess than their U.S. counterparts—75 minutes a day in Finnish elementary schools versus an average of 27 minutes in the U.S.—but they also mandate lots of arts and crafts, more learning by doing, rigorous standards for teacher certification, higher teacher pay, and attractive working conditions …

The Finnish approach to pedagogy is also distinct. In grades seven through nine, for instance, classes in science—the subject in which Finnish students have done especially well on PISA—are capped at 16 so students may do labs each lesson. And students in grades one through nine spend from four to eleven periods each week taking classes in art, music, cooking, carpentry, metalwork, and textiles. These classes provide natural venues for learning math and science, nurture critical cooperative skills, and implicitly cultivate respect for people who make their living working with their hands.

… But perhaps most striking on the list of what makes Finland’s school system unique is that the country has deliberately rejected the prevailing standardization movement. While nations around the world introduced heavy standardized testing regimes in the 1990s, the Finnish National Board of Education concluded that such tests would consume too much instructional time, cost too much to construct, proctor, and grade, and generate undue stress. The Finnish answer to standardized tests has been to give exams to small but statistically significant samples of students and to trust teachers—so much so that the National Board of Education closed its inspectorate in 1991. Teachers in Finland design their own courses, using a national curriculum as a guide, not a blueprint, and spend about 80 percent as much time leading classes as their U.S. counterparts do, so that they have sufficient opportunity to plan lessons and collaborate with colleagues. The only point at which all Finnish students take standardized exams is as high school seniors if they wish to go to university.

18 comentarios en “Sobre las razones del éxito educativo de Finlandia o las perversiones de la excelencia y la evaluación

  1. Juan,
    Es curioso pensar qué es estratégico -y por tanto queda bajo la tutela del Estado- en un país y qué no. La educación nunca ha sido estratégica en España -lo fue para la Iglesia un tiempo- y lo siguen siendo la justicia, la defensa y el espacio aéreo. La educación está al nivel de la salud, la energía o las telecomunicaciones. A diferencia del modelo finlandés no es estratégica y el Estado sólo se limita a establecer una “tarifa de último recurso” para que todo el mundo tenga acceso, incidiendo de vez en cuando para cambiar las iniciales y reparto de años ESO, EGB,…..
    La frase que más me ha llamado la atención: “Accountability is something that is left when responsibility has been subtracted.”

  2. cada sociedad neceisita un modelo educativo diferente en el que los valores sean heredados de la cultura que lo usa el copypaste demuestra de forma recurrente su inutilidad

  3. Esto de copiar y pegar se ha demostrado que en otras sociedades no va,la educación se tiene que poder idear un modelo no olvidando la historia y el lugar de origen, muy buena la nota en su conjunto.

  4. No hay soluciones ideales y como dice Coquejj todos los países tienen siempre algo que mejorar en educación.
    A mi me parece mejor cortar y pegar, con algo que estimule a profesores y alumnos, antes que imponer leyes por ordeno y mando que en Pisa nos siguen bajando.
    La intuición y el aliento empujan al trabajo y en este país hay mucho por delante porque como bien dice Pere llevamos unas cuantas legislaturas improvisando a mitad de los mandatos.
    El último que se dió cuenta de lo importante que era la primaria no sé si era un ministro de la república…

  5. He conocido el sistema educativo finlandés y me gustaría aportar algunas reflexiones a tu artículo y a los comentarios.
    En mi opinión, una de las claves de ese sistema educativo es que la evaluación no está presente en la mayor parte del itinerario escolar. Al contrario que en nuestro sistema, en que la evaluación se ha convertido en una especie de obsesión, y al final, en la educación universitaria, en el pago de un ticket que da acceso al mercado laboral.
    Además, como comentas en el artículo, la creatividad tiene un papel muy importante, y con ello, la posibilidad y la libertad de elección de los estudiantes cuando se plantean tareas. Por otro lado, se fomenta el contacto intergeneracional entre estudiantes de diferentes cursos y niveles en la primaria y la secundaria, y la posibilidad de aprender y conocer en espacios que no son únicamente el aula, tanto físicos como digitales. Incluso existe la opción de pedir permiso para no asisitir a la escuela secundaria durante algún período, aprender y conocer fuera de la escuela de manera autónoma y semitutorizada a distancia. No sé cómo lo hacen, pero en las clases se puede observar de alguna manera cierta espontaneidad que a nuestros ojos podría parecer caótica.
    Estoy de acuerdo con que no es posible importar sistemas educativos, y que naturalmente primero tendríamos que tranformar el mindware sobre qué significa aprender y conocer para poder enfrentarnos a un cambio en nuestra educación obligatoria.
    El debate es muy interesante, más allá de las comparaciones, puede generar reflexiones sobre nuestro sistema educativo que ayuden a transformar nuestra mentalidad como docentes y a deshacer prejucios.

  6. En el documento que propones, que es un autoanálisis de profesionales finlandeses, lo que se critica es que no participen en las evaluaciones internacionales. No critican tanto los aprendizajes de sus alumnos cuanto la relación que su sistema educativo tiene con el resto del planeta. Saludos.

  7. El caso es que es un modelo educativo que funciona… Si no, no habría tanto interés en conocer su estructura y sus pormenores. Por supuesto que no se trata de copiar y pegar, pero sin por ello caer en lo contrario, que sería seguir igual y no hacer nada por mejorar el sistema educativo español. Un detalle importante es el prestigio social que tiene todo lo educativo en aquel país (por lo que parece, pues no he estado en Finlandia). En este sentido estamos a años luz. Si se cree más al niño que al profesor, cómo vamos a compararnos siquiera un poco con los finlandeses. Los finlandeses confían mucho en sus profesionales de la educación. Esto parece fundamental para que el sistema funcione. Y el otro punto que me parece básico es, como ha comentado pere losantos, el elevado grado de responsabilidad y compromiso. De tal manera que ni se plantean que un profesor pueda ser malo :O

  8. Critican claramente los aprendizajes de los alumnos finlandeses, como puedes comprobar:
    “…los conocimientos de Matemáticas de los nuevos estudiantes se han empobrecido dramáticamente. Los siguientes datos corroboran esta impresión:
    1. En el gran estudio TIMSS de 1999, los resultados de los estudiantes finlandeses en Algebra y Geometría fueron considerablemente más bajos que el nivel medio.
    2. Con objeto de que la cantidad de suspensos no aumentase drásticamente, las notas de corte en las últimas ediciones de los exámenes de selectividad han bajado hasta niveles alarmantes: ¡algunos años han bastado 6 puntos de 60 para aprobar!”
    También proponen la participación en estudios que evalúen conceptos fundamentales de las Matemáticas.

  9. Buen apunte! Me ha interesado especialmente el peso del hacer, el juego, y lo que, a primero vista, parece un proceso de “slow learning” pero no lo es tanto. Impagable la frase del ministro contraponiendo la responsabilidad y … ¿cómo traducir “accountability” sin perder todo su campo semántico? Llámale “control” pero sobre todo “falta de confianza en los otros: alumnos, profesores…
    Me sumo a la observación de Pere sobre dónde pone las prioridades cada país. Visto desde aquí y por las conversaciones que he podido tener en varios viajes a Finlandia, se trata también de una cuestión de explicitar y compartir esas prioridades.

  10. Es la misma frase que a mi más me ha interesado. Es difícil su puesta en práctica pero estoy de acuerdo con que debe ser el objetivo final. Interesante tu reflexión sobre lo que es o no estratégico. Mi duda es hasta que punto algo es estratégico realmente o es una consecuencia de la inercia histórica que hace que se mantenga aunque haya dejado de ser estratégico.

  11. Hola a todos,
    El tema es sin duda una preocupación internacional. Por algo el enfoque de educación por competencias hace sentido en tantos países. Y es que el “saber hacer” supone el “saber” de la persona (no sólo en la educación inicial) y además moviliza parte del “saber ser” por ejemplo cuando se trabaja en equipo, aunque no se garantiza la sostenibilidad. Esto último, si la sociedad tiene “deudas” pendientes en otros aspectos de igual importancia.
    Saludos y “hagámoslo” cada vez mejor pero de manera sostenible social y ambientalmente.
    Oscar

  12. pere armora dice:

    interesante el debate, pero no acabo de entender la frase ” Accountability is something that is left when responsibility has been subtracted.” Parece por los comentarios que tiene importancia, pero no la comprendo dentro del contexto. La base, es la preparación y el respeto a los profesores en la sociedad, cosa que es inexistente en España (con razón o no ).

  13. Es al contrario, Helen. Sólo de vez en cuando la humanidad innova, el resto es y ha sido ‘copiar y pegar’. Todo, desde las hamburgesas hasta la física cuántica.

  14. En España las asignaturas y actividades de trabajo en grupo y activo individual están mal consideradas, no se valoran y casi no se practican. De hecho una vez tuve que atender a un padre que vino a reclamar el suspenso de su hija “por no saber trabajar en grupo”. No lo entendía.

  15. Es algo espectacular y al mismo tiempo esperanzador lo que se vive en Filipinas ya que la situación de precariedad de la Educación se vive en muchas partes del mundo en donde se olvida por completo el verdadero sentido que tiene y pasa a ser visto sólo como mercancía para las dinámicas de la economía y de la competencia.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>