Sobre la diversidad de las periferias urbanas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

En la primera de las dos sesiones de debate que organizó ecosistema urbano en La Casa Encendida de Madrid y con las que comenzó el proyecto Ciudades de código abierto [de periferias a ecobarrios], una investigación participativa sobre el futuro de la periferia en las ciudades, debatimos sobre los significados de las periferias en las ciudades. En ADN.es | Ciudades enredadas, publiqué una síntesis personal de lo mucho y diverso (e incluso contradictorio) que allí se discutió (también han aparecido mis notas en el blog de ecosistema urbano):

… En el blog de ecosistema urbano se publicó una presentación del taller donde se planteaban una serie de preguntas sobre el concepto de periferia en la ciudad:

¿Qué entendemos por periferia?¿Es ciudad la periferia? ¿Comprometerá nuestro futuro? ¿Es posible reconfigurar la periferia? ¿Cuáles son las estrategias que harán posible esa revisión de la realidad existente? ¿Podrán convertirse las periferias en ecobarrios? ¿Qué herramientas posibilitarán este cambio?¿Qué referencias son fundamentales en este campo? ¿Qué agentes son necesarios? ¿Qué pueden hacer los ciudadanos?¿Qué pueden hacer los políticos? ¿Qué pueden hacer los expertos?

El proyecto parte de la idea de que, durante el siglo XX, la ciudad se ha ido fragmentando con la aparición de periferias, a veces entendidas como la "no ciudad", que en este momento plantean un reto para la construcción de ciudades sostenibles y diversas. ¿Cómo abordar este problema de un modo eficiente y efectivo?, ¿cómo transformar las periferias en una oportunidad para la revitalización y regeneración urbana?:

Frente a un modelo de intervención que plantea la demolición del problema, existe una manera distinta de intervenir en las ciudades, priorizando la optimización, diversificación y regeneración del espacio urbano. Sin consumir ingentes cantidades de presupuesto y recursos, ni producir gran cantidad de residuos. Acciones capaces de sembrar la semilla de la auto-reparación, consiguiendo que el ciudadano sea parte activa del espacio urbano.

Con este planteamiento nos reunimos en La Casa Encendida un grupo amplio que dedicó la sesión a proponer ideas y definiciones sobre el concepto de periferia y, por tanto, también sobre el de centro urbano. Más que confrontar diferentes visiones, el objetivo era generar un catálogo de ideas que reflejase la diversidad de opiniones y puntos de vista de los usuarios de la ciudad (y en gran medida de sus diseñadores dado que entre el público existía una mayoría de profesionales y estudiantes relacionados con la arquitectura y el urbanismo). Este post es un intento de recopilar estas ideas y por tanto trata de reflejar la diversidad de opiniones y no tanto de comentar críticamente lo allí planteado.

Uno de los resultados más claros de la sesión fue la constatación de la diversidad de puntos de vista con los que los usuarios de la ciudad se aproximan a centros y periferias. Podríamos partir, como referencia, de las definiciones que nos proporciona la RAE:

Centro: … 2. m. Lugar de donde parten o a donde convergen acciones particulares coordenadas. 3. m. Punto donde habitualmente se reúnen los miembros de una sociedad o corporación… 7. m. Parte central de una ciudad o de un barrio. 8. m. Punto o calles más concurridos de una población o en los cuales hay más actividad comercial o burocrática. 9. m. Lugar o situación donde alguien o algo tiene su natural asiento y acomodo.

Periferia: 1. f. Contorno de un círculo, circunferencia. 2. f. Término o contorno de una figura curvilínea. 3. f. Espacio que rodea un núcleo cualquiera.

Estas definiciones se orientan hacia los aspectos geométricos y por tanto definen la ciudad como una entidad geográfica. Pero podemos ampliar nuestro concepto de la ciudad dado que además de una realidad física es evidentemente una realidad social. En este sentido podríamos definir las periferias siguiendo dos criterios básicos: las periferias geográficas y las sociales. Pero, además, el concepto de periferia suele llevar incorporado, aunque no siempre, una connotación negativa: la periferia como algo imperfecto que aspira a ser centro, o habitantes de la periferia que aspiran a abandonarla para llegar al centro. Así es bastante común asociar la periferia con la marginalidad (por ejemplo, como apuntaban algunos participantes en el taller, con la presencia de inmigrantes, delincuencia o prostitución).

Para completar este planteamiento no deberíamos olvidar que ni las visiones geográficas ni las sociales son absolutas, siempre dependen del punto de vista, la "posición relativa", del observador. Es especialmente importante, para entender una definición, conocer si el que la formula se sitúa en el interior o exterior del centro o de la periferia.

Pero vayamos a las propuestas que pudimos discutir en el taller. Podemos clasificarlas al menos en tres categorías que responden a las tres percepciones, no excluyentes, que todos tenemos de la realidad urbana: geográfica, social (y económica) y psicológica. Lo interesante de este catálogo no es tanto, en mi opinión, la discusión de lo que debe o no debe ser incluido como concepto de periferia. Lo realmente relevante y útil será la agregación de conceptos para generar un mosaico que refleja la diversidad con la que los ciudadanos se aproximan y relacionan con su entorno urbano.

Periferias geográficas

  • La periferia es un límite. Así, en la ciudad medieval la periferia representaría lo que está fuera de murallas y, por tanto, donde se acaba la ciudad. En la ciudad del siglo XX, la periferia marcaría otro límite, en este caso entre la ciudad y el campo.
  • Zonas monofuncionales diseñadas para un único uso, como ciudades dormitorio, parques industriales, parques de ocio …
  • La periferia como un estado intermedio de desarrollo con una duración limitada. La periferia es un espacio dinámico destinado a convertirse en el futuro en centro.
  • Las periferias son en la actualidad los espacios más dinámicos de la ciudad, donde se concentra la actividad comercial y de ocio. Por tanto, la periferia sería el espacio donde, por su dinamismo, se construye la ciudad. Por esta misma razón, las periferias necesitan flujos rápidos por lo que se asocian a las vías rápidas y circunvalaciones.
  • Si consideramos a la ciudad como una estructura fractal, que repite su patrón a diferentes escalas, podemos encontrarnos periferias dentro de las periferias. Esta idea nos lleva al problema de las escalas de observación. Así en el debate, y tomando a Madrid como caso de estudio, se identificaron periferias que iban desde Vallecas (hoy situado casi en el centro) a Las Rozas o, incluso, con la irrupción del AVE se planteaba que ciudades como Valladolid, Guadalajara o Toledo estaban convirtiéndose en periferias de Madrid.
  • Los territorios y las poblaciones del siglo XXI son eminentemente urbanos y en este contexto las ciudades contemporáneas funcionan como redes. En una red distribuida nada es periferia ni es centro, y las redes de ciudades parecen tender a este modelo en su evolución. En contraste, la ciudad tradicional era jerárquica y radial, y esta organización respondíae a un modelo de poder. La política sigue pensando mayoritariamente en ese modelo centralista y sus acciones chocan casi siempre con una realidad urbana en red, sin centros ni periferias.

Es interesante comprobar como incluso lo que parecía la definición más sencilla de periferia, la que tiene que ver con la geografía, admite una gran diversidad de puntos de vista.

Periferias sociales

  • Lugares de marginación, pobreza y violencia, como las banlieues parisinas.
  • En contraste con la definición anterior, las periferias contemporáneas albergan una enorme diversidad de modos de vida que oscilan entre los barrios marginales (asentamientos chabolistas, favelas, banlieues …) y los barrios residenciales de clase alta. Volviendo al caso de Madrid, son evidentes estos contrastes entre periferias. Como un participante señalaba pensemos en Las Rozas y en San Blas.
  • Las periferias son los lugares de llegada de población inmigrante y por tanto suelen estar asociadas al desarraigo de su población. En contraste, los centros serían los espacios de arraigo donde habita la población "nativa" que se siente de esa ciudad. En todo caso, el desarrollo de las ciudades en la segunda mitad del siglo XX hace que la periferia se haya convertido ya en el espacio "nativo" para una parte de su población.
  • Siguiendo con la idea de periferias como espacios dinámicos donde se construye la ciudad, en estos lugares se asentarían los sectores más activos de la ciudad mientras que los centros se convierten en nuevos espacios de marginación y/o "parques temáticos" culturales y monumentales.
  • El poder político, en mi opinión, también identifica los espacios urbanos como centros o periferias, aunque casi nunca haga pública esta clasificación por las connotaciones negativas que suelen asociarse a las periferias. Un ejemplo anecdótico es sumamente revelador de esa percepción. Muchas ciudades cuentan con al menos dos modelos de contenedores de basuras: unos están bien integrados en el entorno, están en parte soterrados y la parte emergente está construida con materiales de buena calidad (acero y madera); otros son grandes artefactos de plástico, normalmente deteriorados por el uso y "adornados" por todo tipo de graffitis. Si cartografiamos donde se localiza cada tipo de contenedor en una ciudad, podremos localizar los barrios que el poder define como centro o periferia. Si analizamos las políticas que se realizan en cada uno de estos sitios observaremos una diferencia nítida. Antes, el centro era el espacio donde se asentaba el poder, ahora es el espacio sobre el que fija su atención el poder (que solo se asienta simbólicamente sobre el centro).

Periferias psicológicas

  • El centro urbano es en realidad la periferia para la mayor parte de los ciudadanos, que viven la mayor parte de su "experiencia urbana" en los espacios que acostumbramos a catalogar como periferia.
  • La periferia es un espacio de relax donde refugiarse del estrés cotidiano del centro urbano.
  • La periferia es un estado psicológico (por ejemplo en el que se encuentra un inmigrante). Es una situación personal que se sitúa fuera de la norma, y que por tanto escapa de lo que resulta cómodo.
  • La periferia es percibida como un lugar de paso hacia el centro. Las personas que ven así la periferia la viven con insatisfacción (temporal o permanente) pues la entienden como algo de peor calidad que el centro al que desean llegar.
  • La periferia es un espacio de oportunidad, la frontera donde todo es posible, en oposición a los centros conservadores e inmovilistas.

2 comentarios en “Sobre la diversidad de las periferias urbanas

  1. para mi la periferia significa una condicion y no una situacion geografica..debido a que una villa o un sector puede estar cercano al centro pero es una zona aislada,y los habitantes al no tener recursos no pueden satisfacerse con los recursos del centro. En cambio si un sector adinerado se encuentra lejano al centro teniendo los recursos como un automovil puede perfectamente tener los beneficios del centro.
    Me parece inapropiado mencionar que los inmigrantes se encuentran en la periferia
    la periferia es una isla sin accesos y atribuciones, es otra ciudad sin manejo administrativo, estoy de acuerdo en que lapolitica mira a la periferia como un espacio de atencion para el beneficio propio (votos)

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>