¿Se necesita aún otra aceleradora más?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

noun_145139_cc

Las “aceleradoras” se popularizaron en los últimos años hasta alcanzar la dimensión de burbuja, en especial si comparamos su abundancia con sus resultados. El propio concepto de aceleradora ha sido utilizado de formas muy diferentes y con resultados muy variables y de algún modo murió antes de cumplir sus promesas. Pero ahora está regresando el interés por los procesos de aceleración. Esta es la historia de porqué en Teamlabs hemos acabado planteándonos la pregunta de si hacemos o no aceleración.

Los procesos convencionales de aceleración

Hasta el momento la mayor parte de procesos de aceleración ofrecen tres tipos de servicios:

  • infraestructuras que puedan utilizar las startups durante el proceso, que normalmente se centran en espacio de trabajo con los recursos básicos y un entorno con una programación de eventos básica (que en su mayor parte no está diseñada para las necesidades de las startups)
  • acceso a expertos que mentorizan los proyectos. Esta mentorización no suele contar con una metodología especifica y acaba dependiendo de la voluntad y disponibilidad de tiempo del experto.
  • inversión, que suele ser el elemento central de la oferta. Por una parte es evidente la necesidad de recursos económicos para escalar y por otra estos procesos suelen estar gestionados o patrocinados por fondos que buscan proyectos interesantes en los que invertir.

Las limitaciones de los procesos convencionales de aceleración

Los procesos convencionales no cuentan con un método específico orientado a preparar a los equipos y proyectos para su escalado. Este método no puede ser formación ni consultoría pero si es un proceso de aprendizaje facilitado por entrenadores y expertos. Un proceso que “no haga perder el tiempo” a los equipos y les aporte valor directo en su capacidad y desarrollo.

Los paneles de expertos necesitan coordinación, método e incentivos si se quiere que realmente sean efectivos, independientemente de la calidad de las personas implicadas.

El entorno debe aportar oportunidades relacionales y de aprendizaje, y el diseño de una programación específica promueve ese resultado. Además contar con un contexto internacional tiene un impacto directo en las oportunidades de escalado que se le abren a una startup.

Nuestro enfoque a la aceleración

Teamlabs no es una aceleradora, tampoco quiere crear ni convertirse en una de ellas. Sin embargo en la práctica de entrenar equipos emprendedores hemos entendido que hacemos algo que no es habitual, pero si necesario, en la aceleración de proyectos. Por otra parte para nosotros aprender y desarrollar empresa son dos caras, complementarias e imprescindibles ambas, de un mismo proyecto. Te puedes contar al mundo como proyecto educativo pero si no se basa en un aprendizaje activo y basado en proyectos no será significativo. Te puedes contar como un entorno de aceleración o transformación empresarial pero si no entiendes que eso significa necesariamente un aprendizaje continuo será un proceso fallido. Por estas razones desde hace un tiempo participamos en procesos de aceleración y aquí explicamos las razones de  nuestra aproximación.

Nuestro enfoque de aceleración se centra en un desarrollo efectivo del entorno local e internacional (que incluye infraestructuras); alianzas con inversores y financiadores; y un método específico diseñado para preparar a los proyectos y equipos de startups para su escalado ágil. Por tanto se construye sobre las experiencias previas y aporta los elementos de mejora necesarios.

La aceleración está resurgiendo, en una versión mejorada respecto a la burbuja de hace unos años, por su utilidad en dos ámbitos: para el desarrollo de proyectos emprendedores y como parte de la estrategia de innovación abierta corporativa.

Aceleración como una de las claves del emprendimiento

Los equipos emprendedores, una vez su proyecto alcanza una mínima validación y se dota de un modelo de negocio viable, deben afrontar la preparación de su equipo y de su negocio para su crecimiento rápido. La escalabilidad es lo que diferencia a una startup de una pyme: la startup asume el riesgo implícito y se prepara para optimizar su crecimiento y renatbilidad, mientras que la pyme opta por la estabilidad.

El “proyecto” (el producto y su maquinaría asociada de venta y gestión) debe ser ajustado y optimizado y debe dotarse de una estrategia efectiva de escalado. El equipo que aborda este reto necesita habitualmente nuevas competencias y responsabilidades además de tener que abordar cuestiones relacionadas con los pactos entre socios y la gobernanza de la sociedad. Por otra parte su crecimiento les lleva a tener que diseñar modelos de funcionamiento que permitan mantener la velocidad de innovación.

Y este reto debe abordarse con escasa disponibilidad de tiempo y de recursos económicos para invertir en estos procesos. Las startups no quieren formación ni consultoría porque son genéricos y su foco es crecer de forma rápida.

Aceleración como estrategia de innovación abierta

Las grandes corporaciones tienen cada vez mayor dificultad para mantener los ritmos de innovación y creatividad a los que les obliga el mercado. Sus estructuras poco ágiles y su orientación a la eficiencia lo impiden. La innovación abierta ha emergido como la solución a este reto. En lugar de desarrollar innovación de forma endógena (cara, lenta y poco creativa) es posible ser más rápidos y baratos conectándose con ecosistemas de emprendimiento y startups.

Inicialmente la innovación abierta se limitaba a comprar tecnologías emergentes desarrolladas por startups; promover “concursos” para la resolución de retos; o financiar a equipos de I+D.

Los nuevos modelos de innovación abierta han evolucionado hacia un rol más activo de las corporaciones que crean ecosistemas temáticos de innovación y promueven el desarrollo de startups. Para lograr este objetivo las corporaciones deben desarrollar dos tipos de herramientas:

  • procesos de aceleración que hagan madurar a las startups y tecnologías para que puedan incorporarse al core business de la propia corporación
  • mecanismos de incentivos y/o inversión que atraigan a las startups. Para ello las corporaciones crean fondos de inversión y/o ofrecen convertirse en clientes preferenciales de las startups aceleradas

Este post fue publicado inicialmente en el blog de Teamlabs.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>