Reiniciando …

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Ya lo avanzaba en el último post, después de un tiempo de inactividad este blog regresa. Nunca me había marchado y, de hecho, en sus ya casi 5 años de existencia he pasado frecuentemente por periodos más o menos largos de inactividad. Mucha gente me comentaba estos días que creía que había abandonado definitivamente este blog (quizás confundidos por que he empezado a usar algunas nuevas herramientas que comento más abajo). No es así, aunque me temo que los ritmos un tanto caóticos seguirán siendo la “norma” provocada por mi disponibilidad de tiempo e intereses.

En Soitu | Piel digital, otro blog que también permanecía inactivo en las últimas semanas, lo he explicado con más detalle: Reiniciando “Piel digital”. Y a ese reinicio podemos añadir el de Nómada, y el inicio o reinicio de algunos otros canales que utilizo para gestionar información, producir contenidos y cultivar mis redes sociales. Esta es la explicación:

Ha sido una larga ausencia, al menos para los tiempos que suelen manejar los blogs y los medios. El último post de Piel digital apareció a principios de Junio. Por fortuna, los flujos de RSS hace tiempo que permiten a los “autores” seguir conectados con su “audiencia” independientemente del tiempo que pueda pasar en silencio. Esta ausencia, precedida de un periodo un tanto errático en la frecuencia de publicación, fue la consecuencia de la combinación de múltiples factores personales y profesionales que no tiene sentido explicar aquí. Tampoco son especialmente relevantes; un reflejo de los ritmos de vida a que estamos sometidos.

Este blog, Piel digital, no sigue los ritmos esperados de un autor profesional. Esa es su limitación, que provoca en ocasiones su desaparición temporal, y posiblemente su ventaja, al aportar otros puntos de vista, experiencias e intereses. La frescura e interés de Soitu está precisamente en la combinación de personas con diferentes estilos, motivaciones y perspectivas.

Ahora Piel digital se “reinicia“, siguiendo una de las mejores “tradiciones” de la cultura contemporánea. Regresará su frecuencia (al menos cruzo los dedos para que sea así) y pretende explorar algunos nuevos temas y formatos, sin abandonar los que ya ha abordado hasta el momento.

Lo que sucede antes de un post

Aunque tanto Piel digital como mi blog personal han reducido su actividad en los últimos meses, mi actividad digital no se ha desactivado. Este tiempo me ha servido para explorar nuevas opciones de comunicación. Mi cuenta de del.icio.us siempre ha sido un lugar donde seguir mis intereses y lecturas (aunque en ocasiones mi pereza limita su utilidad). Pero del.icio.us es limitado en ciertos aspectos, como en su capacidad de seleccionar citas e incrustar contenidos procedentes de la url original. Por esta razón decidí hace pocas semanas reactivar mi cuenta en tumblr (que ha dado nombre, tumbleblog, a un formato de medio social). hace poco más de un mes he decidido empezar a experimentar con esta nueva herramienta que combina microblogging, clipping y recomendación. En un próximo post explicaré con mayor detalle como uso estas herramientas y las, en mi opinión, ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

Pero además, del.icio.us y, especialmente, tumblr han sido los motores de mi actividad en las redes sociales, en particular en twitter y facebook, donde puedo comentar y discutir mis intereses con otra gente de una forma más sencilla y ágil.

A partir de ahora, tumblr (en ocasiones complementado por del.icio.us) será el lugar donde seleccione y organice mis fuentes de información. Sus etiquetas me permiten estructurar los contenidos seleccionados. Twitter y facebook seguirán siendo espacios para dialogar sobre estos temas, a la vez que son parte de las fuentes de información que me filtran los que forman parte de mis redes. Por tanto, lo que aparezca en estos sitios será la base de muchos de los posts que aparezcan posteriormente en Piel digital o en mi blog personal.

Formatos

Si hasta el momento mis posts, y este que estáis leyendo ahora es un buen ejemplo, han sido extensos (demasiado dicen muchos de los que tratan de leerme) y en ocasiones he debido dividir un tema en series de posts, a partir de ahora, sin abandonar este estilo en el que me siento cómodo, intentaré explorar algunos cambios en el formato, en particular posts más breves que en lugar de analizar exhaustivamente un problema (sus antecedentes, su descripción, sus consecuencias, sus soluciones) se limiten a exponerlo brevemente proporcionando enlaces para profundizar en otros lugares.

Lo que me interesa (ahora) de la cultura digital

Piel digital siempre ha sido un espacio un tanto ecléctico. Puede ser fruto del autor o de los tiempos. La piel digital es un concepto vago y que puede aplicarse a muchos de los ámbitos de la cultura digital. Las personas, las comunidades y redes, los territorios … se dotan poco a poco de una “piel digital” que acaba por transformar su propia naturaleza y crear nuevas realidades híbridas. Así Piel digital ha navegado entre temáticas diversas hasta el momento. Seguiré así, pero en estos últimos tiempos algunos problemas y retos han llamado mi atención y es probable que sea sobre ellos sobre los que más escriba a partir de ahora. Entre otros podría citar, por ahora solo como “nubes de conceptos y etiquetas”:

– Educación: universidades P2P, edupunk, educación expandida (más allá de las instituciones y las prácticas regladas), … Este universo de posibilidades empieza a materializarse gracias al papel facilitador de la tecnología.

– Innovación, un concepto manoseado y sobre-utilizado, pero siempre en un sentido demasiado restringido. La innovación social, la relación con la creatividad y el papel del diseño (y en particular del pensamiento del diseño) serán mis referencias para entender como la tecnología posibilita a las personas, las redes y las organizaciones afrontar el reto de la innovación.

– El urbanismo emergente, la construcción colaborativa y, en gran medida, auto-organizada de las ciudades, entendidas ya como procesos sociales y no solo, ni principalmente, como una combinación de infraestructuras y arquitecturas. Los nuevos espacios públicos son ya, irremediable y felizmente, híbridos y aquí contaremos algunos de los capítulos de esa nueva aventura.

– La política oficial y profesional se devalúa día a día al tiempo que nace un nuevo activismo político, una forma de hacer política por los ciudadanos (a veces incluso sin políticos) que saben aprovechar las redes sociales y sus plataformas digitales para su propio empoderamiento junto o frente a la clase política.

– Dentro de los avances tecnológicos me interesan especialmente aquellos relacionados con las tecnologías móviles (¿existe aún alguna que no lo sea?) y los sistemas que permiten el posicionamiento geográfico y el desarrollo de una web geolocalizada, donde se incorporan contenidos, usuarios y objetos físicos que incluyen de forma dinámica su latitud y longitud dentro de sus metadatos. Los cambios en las prácticas y culturas provocados por estos avances son otro foco de mi interés.

Pero tan importantes como los temas que deseo abordar pueden ser aquellos sobre los que no me apetece escribir. Algunos de ellos no apareceran no por falta de interés sino por la ausencia, desde mi punto de vista, de opiniones y acciones de verdadera relevancia. Un caso claro para mi es el de las viejas industrias culturales y sus viejos actores (muchos de ellos, inexplicablemente jóvenes) enrocados en defender una y otra vez sus intereses más inconfesables utilizando un lenguaje grandilocuente de defensa de la cultura y de la democracia y unos argumentos simplistas que mezclan ignorancia y ocultación interesada.

Por ejemplo, sería fácil repetir aquí cada una de las mil veces que en un periódico se denuncian los peligros de los nuevos medios e Internet cuando en realidad no están definiendo más que el estado donde ellos mismos se encuentran en estos momentos (ausencia de rigor y transparencia, defensa de intereses ocultos y alianzas inconfesables con el poder político). Pero no son estos temas que merezcan ya demasiado esfuerzo. Trataré de evitarlos para no aburrir a nadie y para ocupar el tiempo en pensar en el presente y en el futuro, no en problemas del pasado.

2 comentarios en “Reiniciando …

  1. En mi caso persona, de una “turné” bastante menos extensa que la tuya por varios medios como facebook, twitter y un par más, he concluido hasta aquí que lo mío es el blog, donde puedo alternadamente publicar un par de palabras, una imagen con un breve comentario o muda o un extenso texto donde puedo explayarme todo lo que quiera en relacion a uno o muchos temas que ntrelazo con el irrenunciable deseo espontáneo de ir experimentando distintas formas de decir y de comunicar.
    Experimentar para siempre pareciera ser mi slogan.
    Realmente me ha agotado la infinita posibilidad de interacción que se puede mantener en la red a todo nivel de profunidida o al revés.
    Siempre he pensado que lo tuyo, desde la escritura es “ver y tentar ámbitos de iluminación para los demás”. Mi caso es pensar y experimentar modos de decir tales “sensaciones intelectuales”.
    Me alegro que hayas vuelto, aunque la verdad nunca sentí que te hubieras ido. Me resulta super claro que no puedes estar demasiado tiempo lejos de esto

  2. Juan:
    Buena noticia tu reinicio bloguero. He leido con interés cómo te lo planteas. Siempre intento seguirte porque comparto contigo muchos territorios vitales. De las lineas que adelantas, todas son muy interesantes pero me identifico más con la segunda, la de abordar la innovación con un sentido más integrador y transversal, buscando hibridaciones y oportunidades para innovar desde el enfoque del pensamiento de diseño. Por ahí también ando instalado yo, como sabes. Es curioso lo que cuentas de la extensión de los blog, porque a mi me pasa exactamente lo mismo. Tengo mi Tumblr, donde hago mis pinitos, mientras intento recortar el tamaño de mis posts, que son también demasiado largos, pero hay algo en mi que me tienta a profundizar siempre en las cosas que cuento, me atrapa el juego de los argumentos y de las distintas perspectivas de un problema, y por supuesto, tanto detalle termina castigando a la brevedad. Me he planteado cambiar de estilo pero no lo he conseguido, aunque lo sigo intentando… ¡¡suerte!!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>