¿Por nuestro bien común?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Como ya comentaba hace unos días, el 28 de octubre, dentro de la Gala de los Oxcars, se presentó el libro colectivo Los piratas son los padres. Historias en los albores de la era digital, editado por Exgae & Conservas. Como explicaba en Soitu.es | Piel digital:

 Por supuesto el libro puede descargar libremente (versión pdf). Como bien indica su título, este libro es el resultado de las aportaciones de 43 autores empeñados en explicar de múltiples formas en que consiste eso la cultura digital y como las reglas de juego analógicas que aún rigen nuestras leyes de propiedad intelectual se han convertido en algo obsoleto, inútil y casi siempre perverso en la era de la sociedad red.

Lo que sigue es mi pequeña aportación al libro, Por nuestro bien común, donde, tal como explicaba en mi blog, me imagino que sucedería si existiese una institución similar a las sociedades de gestión de derechos para el agua, otro recurso al menos tan importante y común como la cultura pero que, por suerte o desgracia no cuenta con este tipo de “salvadores”.

Por nuestro bien común

Al principio pareció una buena idea. Era escasa, era esencial para la vida. Alguien tenía que cuidarla, mejorarla y preocuparse por que algo tan importante llegase a la gente cuando la necesitaba.

Los argumentos eran claros, pero teníamos que convencer a muchos: políticos, empresarios, los propios ciudadanos que podrían no comprender la necesidad de algo así.

La seguridad: no podemos permitir que algo esencial pueda llegar a nadie sin las debidas garantías.

El control: los gobernantes no pueden permitirse que algo que proporciona poder, llegue a todos directamente.

La rentabilidad: no nos engañemos, puede parecer abundante, pero no lo es. A nuestra sociedad le ha costado siglos entenderlo y ahora no nos podemos permitir olvidarlo. Puede que la “materia prima” sea abundante, pero alguien tiene que trabajarla para que se pueda consumir con garantías. Y ese alguien necesita vivir y recibir una compensación por su trabajo.

Con estos argumentos conseguimos un gran apoyo y los cambios necesarios para que “la nueva industria” empezase a funcionar sin demasiados riesgos. Pero, el negocio seguía siendo pequeño. Muchos se empeñaban en consumir algo esencial olvidando la más mínima seguridad y  sin ningún tipo de control. Ponían así en peligro sus propias vidas … y la rentabilidad de la industria. Quedaba aún un paso imprescindible. Debíamos evitar la posibilidad de que esto siguiese sucediendo. Los argumentos tuvieron que ser ahora más complejos, hubo que aplicar una cierta dosis de demagogia … pero al fin y al cabo era imprescindible para que “todos” ganásemos.

Finalmente lo logramos. Una ley lo cambió todo. Todos tendríamos que pagar por consumir, así lograríamos las garantías oportunas. Lo que al principio era solo “una buena idea”, se convirtió en estos momentos en una gran idea, “la idea”.

El agua era vital para nuestras vidas. El agua aparentaba ser abundante, pero el agua de calidad, segura y controlada, era escasa y cara. Alguien tenía que preocuparse por que solo ese agua segura y controlada llegase a los ciudadanos y eso debía pagarse. Y la antigua asociación de empresas embotelladoras de agua era el aliado natural del gobierno y de toda la ciudadanía.

Por supuesto, por el camino tuvimos que realizar algunos cambios. No era lo mismo dedicarse a las botellas de un litro, o incluso a las garrafas de cinco que vender agua por hectolitros para la ducha, para cocinar o para regar las plantas. Pero al final lo logramos, todo el mundo podía vivir solo con el agua que nosotros les proporcionábamos…. Y además el precio resultaba bastante razonable. Ya casi nadie recordaba que la poderosa Sociedad General para la Gestión de los Recursos Hídricos había sido solo una asociación de embotelladores hace pocos años.

2 comentarios en “¿Por nuestro bien común?

  1. Justo ayer me decidí a enseñar mi mejor proyecto, el que más me emociona. Durante todo este tiempo lo había protegido de otras miradas, y no había conseguido nada.. Pero ayer al publicarlo lo liberé y no imagináis lo a gusto que me quedé. Y ahora que leo esto todavía más contento. Un saludo Juan.
    For The Times They Are A-Changin’
    🙂

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>