A modo de síntesis de un año paradójico: Nuestra sutil transformación en cyborgs cognitivos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Diferentes circunstancias, felices e ingratas, me han tenido alejado en los últimos días de este blog y del resto de la red. Parece que la vida recupera su curso y yo intento volver a su flujo. Espero lograrlo y que el 2009 sea desde sus comienzos un año activo y vital. Incluso, ¿por qué no?, feliz a pesar de las crisis globales y locales, colectivas y personales. Pero no quería despedirme de este contradictorio 2008 (donde he disfrutado grandes alegrías y estímulos y algunos sinsabores y fracasos aún mayores) sin hacer referencia a el último post en Soitu.es | Piel digital: (del que debería haber ya salido una segunda parte, mucho más breve, cuyo borrador, por lo que comentaba al principio, lleva días esperando por mi). Este post resume, para lo bueno y para lo malo, muchas de las preocupaciones (en este caso intelectuales) que han guiado mi actividad digital en este año.

Pido disculpas ya por adelantado por un título, Nuestra sutil transformación en cyborgs cognitivos, opaco y muy probablemente excesivo. Lo mejor de retrasar ciertos comentarios es dar tiempo a que otros puntualicen y mejoren lo ya dicho. Por eso, además de la lectura del texto quiero recomendar el post de Edu Williams, ¿personas o máquinas?, donde traslada y amplia mi reflexión al mundo del turismo recuperando muchas ideas sobre las que él ha trabajado en los últimos meses. Y de paso, recordar también un comentario de Dolors Reig al post de Soitu donde plantea, entre otras cuestiones, que los bloggers son de hecho ya algunos de los comisarios digitales más relevantes, algo con lo que concuerdo plenamente aunque nunca lo he citado de este modo. Pero, finalmente, todos somos, o deberemos serlo en un futuro muy próximo, comisarios y para ello vamos camino de convertirnos irremediablemente en cyborgs coginitivos. Por el momento, como plantea otro comentario a mi post, que intuyo de Juan Varela, tratamos de aprender a comportarnos como cyborgs sentimentales. Pero os dejo ya con el texto de mi post. Feliz 2009.

Inevitablemente uno de los debates pendientes sobre la cultura digital es el de los intemediarios, a los que yo denominé "comisarios digitales" en un par de artículos (Los contenidos de la web 2.0 cotizan cada día a la baja y Se buscan comisarios digitales, y que sinteticé en De la devaluación de los contenidos a la emergencia de los comisarios digitales; más aquí). La novedad de la era digital es que todos podemos ser comisarios digitales, pero necesitamos competencias tecnológicas y tiempo. Y quedándonos con la segunda parte de la ecuación, si disponemos de tiempo debemos optar por dedicarlo a nuestro trabajo de "comisariado" o a otros fines que nos puedan resultar más atractivos o útiles. Por estas razones, es previsible que una mayoría de la población, incluso de aquellos con habilidades tecnológicas y tiempo disponible, acaben por preferir que otros intemedien por ellos y les proporcionen un buen menú de información y conocimiento filtrado ya previamente con criterios y algoritmos en los que confían.

Decía que es un debate pendiente cuando en realidad es ya una discusión candente y bastante acalorada. No merece la pena deternerse demasiado en los apocalípticos que anuncian la imposibilidad de utilizar criterios coherentes para manejar la explosión de cultura digital (ellos nunca usarían este término) en la que cualquiera parece tener derecho (y de hecho lo tiene, guste o no) a decir lo que crea pertinente. Por supuesto, como casi siempre, la mayor parte de lo creado tiene un valor mínimo para la mayor parte de usuarios (y el derecho a decir no implica un derecho equivalente a ser escuchado). Es esta la razón del nerviosismo de los incompetentes digitales incapaces de explotar la larguísima cola de contenidos útiles que les lleva a pretender acabar con su frustración disparando contra todo lo que se mueve. Por alguna extraña razón el mundo de la la literatura es un campo abonado para este grupo de apocalípticos (aunque es justo reconocer que también para sus contrarios dedicados a explorar de modo intenso lo digital como espacio de creación). Su constancia (solo equiparable a la del Ministerio de Cultura en sus campañas antipiratería) es "admirable" y desanima (me temo que por puro aburrimiento) a muchos de los que podrían hacer pedagogía digital explicando los evidentes fallos (e intenciones ocultas) que existen en los argumentos apocalípticos. Por fortuna, gente como Adolfo Estalella regresan de tarde en tarde a la blogosfera a poner algunas cosas en claro. Pero como él mismo dice: "[q]ue cada uno juzgue por sí mismo".

No es responder a argumentos apocalípticos el objetivo del este post (además, gente como Estalella o Santiago Navajas han dicho ya más que suficiente). Por el contrario, me interesa mucho más los retos a los que se enfrentan los que entienden que el conocimiento y la cultura son y serán digitales o no serán. Para estos, que serán la práctica totalidad de la población en pocos años, el futuro no es blanco ni negro, está lleno de matices, posibilidades y peligros. Y esos matices tienen ya mucho más que ver con el uso del conocimiento que con su producción. Las preguntas esenciales tendrían que ver con el cómo (¿inteligencia humana o artificial?, ¿solos o acompañados?) y con el quién (¿personas o máquinas?) del "comisariado" digital, entendido como una actividad similar a la del "curator" de arte contemporáneo. La definición que porporciona la wikipedia de este término inglés es muy sugerente en sus analogías digitales. Mientras en su acepción genérica lo identifica con el conservador, al tratar el arte contemporáneo introduce la idea de comisario:

En el arte contemporáneo, se da el título de curator a la persona que mejor produce conocimiento y que mejor representa una situación. Esto podría implicar encontrar una estrategia de presentación [display]. Todas las aproximaciones, temáticas, conceptuales y formales, son comunes. Además de la selección de obras, el curator es a menudo responsable de la redacción de etiquetas, ensayos para catálogos y otros contenidos que dan soporte a la exposición.

El curator tradicional se dedicaba principalmente a conservar, pero él que se enfrenta a las obras contemporáneas se erige en el organizador de la experiencia artística del visitante de una exposición, y por tanto es el intermediario entre el que produce y el que consume. Daniel G. Andujar, él mismo un híbrido de artista, comisario y activista, ha trabajado en esta línea con el arte digital desarrollando el concepto de archivo como el resultado final del proceso de creación artística.

Para reflexionar sobre al cómo y quién resulta útil navegar por los enlaces el breve comentario, I love a good curation controversy, que han publicado en el blog del estudio de diseño Adaptive Path. Posiblemente no soy excesivamente objetivo en mi selección de fuentes (y ese es precisamente el tema que quiero traer aquí) y una de las razones que tengo para acudir a esta referencia es que en su titulo aparezca el término "curation" cuando su contenido nos lleva al debate sobre Google SearchWiki. Este proyecto que Google anunció hace poco promete (o amenaza) integrar en los resultados de búsquedas los algoritmos propios de Google con las sugerencias de los usuarios. Hipotéticamente Google SearchWiki podría ser utilizado tanto como una herramienta individual de personalización de búsquedas o como un sistema de recomendación comunitario. El post identifica tres modos de "comisariado" de contenidos digitales: basado en la comunidad, en editores o en algoritmos, aunque muy probablemente esta distinción introduzca más confusión que luces. Y ese es precisamente el argumento de la "buena controversia", que no olvida ciertas dosis de amarillismo (al fin al cabo se trata de Google, ángel o demonio de la red). Todo empezó cuando en TechCrunch anunciaron que en respuesta a las quejas de algunos usuarios, preocupados por que las recomendaciones de la comunidad enturbiaran la limpieza de un algoritmo, Google permitiría que SearchWiki pudiera ser desactivado por los usuarios que prefieran que sus búsquedas dependan únicamente de las reglas de Google. La fuente de esta noticia era una conversación con Marissa Meyer (Vicepresidente de Search Product and User Experience).

A continuación un artículo de Andrew Orlowski en The Register encendió la polémica en blogs y medios digitales: Google cranks up the consensus engine. Este analista cuestiona la imparcialidad que, en su opinión, se le adjudica a Google, dado que no contamos con mecanismos para poder evaluar la objetividad de sus algoritmos. Orlowski llega a una conclusión obvia: un algoritmo está siempre programado por un humano y como tal responde a unos objetivos. Lo sorprendente es que utilice esta idea para atacar a Google de parcialidad y oscuros intereses. Siguiendo su propio argumento, cualquiera que cree un algoritmo (y por tanto todo lo que sucede en Internet) sería sospechoso. Sea o no correcto este razonamiento, no parece añadir demasiado al debate ni aportar ninguna solución. Es interesante la respuesta que a la "trivialidad" de Orlowski dió Tim O'Reilly, Register's Googlewashing Story Overblown:

La idea de que los algoritmos de Google son algo mágicamente neutral a los valores humanos olvida por completo su punto clave. Lo que distinguió a Google de sus competidores en 1998 fue precisamente que explotó una capa adicional de valores humanos implícitos que se expresaban en los enlaces, y no dependía solo de un análisis mecánico del texto que contenían las páginas.

La posdata del post de O'Reilly es demoledora con Orlowski al acusarlo de no citar sus fuentes o hacerlo de modo que se minimice el valor del enlace para los buscadores. Pero esta es otra historia, que entra en la parte "amarilla" del debate.

Regresando al cómo y quién, los tres tipos de comisariado (entendido como la combinación de filtrado, agregación y remezcla), que están basados en comunidades (menéame o digg serían buenos ejemplos, pero también los ya clásicos barrapunto o slashdot), editores (los medios en su versión digital o los blogs) o algoritmos (como los buscadores), no son realmente procesos independientes. Comunidades y editores digitales utilizan intensamente algoritmos y en el resultado de su trabajo se mezcla de un modo imposible de separar la inteligencia humana y la codificada en los algoritmos y la acción individual y la colectiva. No deberíamos preocuparnos tanto por catalogar un proceso en una de esas tres categorías sino de entender como cada comisario utiliza y combina los tres modelos. De algún modo el software empieza a formar parte de nuestra propia naturaleza. No somos cyborgs anatómicos, pero si empezamos a comportarnos como cyborgs cognitivos. Esta podría ser una lectura alternativa de los argumentos que plantea Lev Manovich en su último libro, Software takes command, que no por casualidad está disponible ya para descarga gratuita en su versión digital pero que aún no está disponible en papel.

En el próximo post traeremos un pequeño ejemplo de las nuevas "herramientas" que combinan algoritmos e inteligencia humana para hacer posible nuestro ya inevitable trabajo de comisariado digital.

8 comentarios en “A modo de síntesis de un año paradójico: Nuestra sutil transformación en cyborgs cognitivos

  1. Juan, me ha gustado el enfoque y la exposición del fenómeno que está ocurriendo.
    Lo que he echado de menos, en la línea del comentario que mencionas de Dolors Reig, es la aportación del editor o escritor individual (blogger o como lo llamemos) que cuenta una historia o reflexiona a partir de las fuentes determinadas que selecciona.

  2. Y a pesar de todo “algo” se quedará siempre fuera. Imposible de detectar, de medir, de percibir. Las interfaces que median entre el saber y el ser son siempre limitadas no? Da igual lo perfeccionadas que sean.
    Sabes, con la vida digitalisssima y todo, empiezo a encontrar cada vez más interés en los que llamas apocalipticos. Sus criticas, incluidas las más burdas, por alguna razón me hacen eco dentro. Sobre esta “nueva era” se nos escapa mucho más de lo que racionalizamos. Y ya nos hemos decepcionado muchas veces…
    Yo creo que la gran transformación es la calidad del tiempo. Cada vez más tiempos de traslado (de traslado mental entre una task y otra, por ejemplo) y menor intensidad. En el fondo una devaluación de la experiencia… o no?

  3. Como todos los trabajos cansan y agotan El trabajo intelectual, más que el físico, máxime cuando están funcionando muchas cosas en la cabeza. Para empezar, tu trabajo de comisariado, de experto, de recopilador, de docente, de traductor, y más características, pero que no las digo. Amargamente refieres alguna de la gratuidad, pero que no lo puedes evitar porque forma parte de tu ser, de tu especial manera de entender la sociedad. Como en todo hay aprovechados, lo cual es inevitable. Has comenzado con algo personal que te ha afectado y hace que la autoestima descienda y las fuerzas para seguir trabajando se resientan. Pero gracias a gente como vosotros podemos enriquecernos. Es más, somos tan egoístas que os pedimos que sigáis. Feliz año

  4. Juan, desde que conozco tus aportaciones, me asombra tu capacidad para sintetizar a veces cuestiones complejas, en las que sin duda nos mantienes a tus lectores al día. Tus aportaciones son oportunas, tienen una cierta coherencia y son prolijas en fuentes y consideraciones. De eso, no hay duda, y te felicito.
    Echo sin embargo en falta una parte que soléis olvidar los que tenéis una formación técnica tan avanzada, el hecho de que todo todo todo está en relaciones con personas, y las personas tienen sentimientos, tienen actitudes, tienen algunas competencias, y no son sólo acumuladores de materias, grandes eruditos del conocimiento y de la actualidad de la tecnología. Y las personas requieren un tratamiento interrelacionado con los temas tecnológicos.
    Sin duda, es la tecnología, las fuerzas productivas, las que marcan el camino de la sociedad, cosa que tendríamos que modificar, porque no es una buena ruta, más bien tendríamos que ser nosotros, como seres humanos los que marcásemos el camino por donde debería discurrir y desarrollarse la tecnología, pero no es así. Ya lo decía con mucho acierto Marx en El Capital.
    La tecnología nos asombra, sus artefactos nos asombran y alucinan, la tecnología es casi mágica, cuando no lo es. Pero la tecnología no arregla el mundo, sino que lo inunda de arreglos y desarreglos, y a veces, los desarreglos sociales derivados de su desarrollo son tales, que vale la pena repensar su significado o al menos, introducir al ser humano en todo esto. La tecnología nos acaba conduciendo a una cosificación y hasta a una extrema pérdida de sentido de lo que hacemos como seres humanos, al vernos envueltos en algo que no podemos comprender del todo y además, no sabemos ni las consecuencias de sus nuevos desarrollos. La tecnología produce brujos, y estaba pensando en uno español, que estuvo por California y ahora anda por Cataluña, para qué decir el nombre: gente mágica que cree …… y yo sinceramente, hace mucho que no necesito creer. Pienso -I think so- como los ingleses, pero no me gusta creer como los españoles -“porque yo creo que ……”-. Se cree en lo que es inamovible y no demostrable, en algo básicamente dogmático o determinista. Se piensa con relativismo, como poniendo en duda -“depende” nos gusta decir a los gallegos con gran acierto y como lenguaje que debía ser más aceptado universalmente-, pueden ser muchas cosas …. y dentro de ellas, nosotros, como seres complejos, no nos entendemos a veces ni a nosotros mismos, como vamos a decir que las cosas son así y asao, tenemos que pensar en términos probabilísticos como Russell o relativistas como Einstein o humanistas.
    En fin, me he enrollado más de lo que había pensado cuando me puse a escribir. Pero quería darte las gracias y decirte que dieses un paso más y entrelazases al ser humano con toda esa gran información que aportas, y no como alguien que “padece” o que “disfruta” de esos hardwares y softwares, sino como parte central de todo ese entramado.
    Un abrazo y feliz año,
    Roberto Carballo

  5. Por cierto, el palabro “comisarios digitales” suena muy mal. Suena a checa y a control policial o político-policial. ¿Podrías hablar de “facilitadores digitales” o sería poco directivo? Es una sugerencia. Nuevamente, felicitarte.
    Un abrazo, Roberto Carballo

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>