Las lecciones de la Fórmula 1: innovación y adaptación ante el cambio continuo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Llevo tiempo pensando en todo lo que significa el fenómeno de la Fórmula 1 para la innovación. Me interesan especialmente los modelos organizativos implicados y como es posible generar trabajo “de alta eficiencia” y creativo en condiciones de cambio continuo, elevada presión y exigencia. Podría parecer que este caso es poco representativo por los elevados presupuestos que se manejan, pero por el contrario, dado que los recursos económicos son muy elevados para todos los participantes y además se encuentran regulados y limitados, no parecen ser el factor diferencial fundamental. De hecho, las limitaciones financieras son una fuente continua de conflictos internos y con la organización y al tiempo, por las restricciones que generan, una oportunidad para la innovación.

Antonio Gutiérrez-Rubí ha analizado y sintetizado admirablemente el fenómeno de la Fórmula 1 en un artículo en Cinco Días titulado Lecciones de Brawn GP. A partir del sorprendente éxito de un nuevo equipo, Brawn GP, nacido del fracaso y/o abandono de Honda, nos explica como la clave se sitúa en la capacidad generadora de innovaciones que provocan los cambios de reglas, que muchos entenderán como restricciones, siempre que los actores sepan adaptarse y actuar en esas condiciones:

La rapidez y la habilidad para aprovechar las oportunidades y adaptarse a las nuevas circunstancias, en este caso al nuevo reglamento de la F-1 en relación con los difusores, han sido una lección de humildad para las grandes marcas, demostrando que la inteligencia, la eficacia y el mérito no se compran siempre con dinero, ni se aseguran con el poder.

El mago Ross Brawn, uno de los artífices de los siete títulos mundiales logrados por Schumacher, ha alterado el orden establecido de la aristocracia de la F-1. Nuevas ideas y soluciones frente a viejos privilegios y jerarquías. Flavio Briatore, patrón de Renault, se ha preguntado en voz alta, sin rubor y quedando en evidencia de manera patética: “Ganará el título un piloto que estaba en el paro u otro que estaba a punto de jubilarse. ¿Y la credibilidad?”. Pues sí, ganará el más rápido, o ¿no es eso una carrera?

Pero más allá del caso de Brawn GP, la historia reciente de la Fórmula 1 permite identificar algunas lecciones empresariales:

  1. La irrupción de lo imprevisto (una oportunidad en el reglamento de la F-1)
  2. El triunfo de la creatividad y la simplicidad (el viejo-nuevo difusor)
  3. La estrategia ganadora (las ideas frente a la fuerza)
  4. La combinación de experiencia y juventud (la fórmula ganadora)
  5. La ambición calculada (un coche sin patrocinadores: ya vendrán)
  6. La rapidez como actitud colectiva (formaron un equipo en tres semanas)
  7. El desafío de lo establecido (una nueva escudería en el imperio de los clásicos)
  8. El caos es una oportunidad (los grandes se adaptan mal al desconcierto)
  9. El tiempo de los audaces (la compra de Honda, volver a empezar)
  10. El triunfo del trabajo bien hecho (equipos ágiles con hambre de gloria)

En resumen, agilidad y flexibilidad para adaptarse (y anticiparse) a un escenario de cambio continuo:

Como dijo nada menos que el tricampeón del mundo Niki Lauda: “Lo único cierto es que Brawn ha hecho el mejor trabajo”. Y Pedro de la Rosa confirma: “El coche está muy bien diseñado, con soluciones muy radicales y diferentes”. Ahí están las claves del mejor trabajo: diseño inteligente, radicalidad creativa y diferenciación en la ejecución.

Sólo los lúcidos y ágiles superarán el desconcierto. Las grandes corporaciones, en cambio, no pueden producir esta clase de conocimiento porque están basadas en patrones rígidos y lentos donde los cambios se producen después de largas maceraciones. La nueva realidad social, como por ejemplo en Internet, se mueve a una velocidad que va a ser letal para los gigantes que no sepan adaptarse: “La competencia ya no será entre grandes y pequeños, sino entre rápidos y lentos” (Nikesh Arora, Vicepresidente de Google). No hay tiempo que perder.

6 comentarios en “Las lecciones de la Fórmula 1: innovación y adaptación ante el cambio continuo

  1. El triunfo de la simplicidad es buena lección de Brawn
    La del “fracaso y/o abandono” de un equipo,pudiera ser la lección de Honda:Vende,vende,vende(No hay tiempo que perder)?
    El tiempo dirá

  2. Juan,
    Gracias por la generosa referencia. Me hace mucha ilusión y me anima.
    “En todos los actos de iniciativa (y creación) hay una verdad elemental, la ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: pero en el momento en que uno se compromete definitivamente a sí mismo, entonces la providencia se mueve también.
    Lo que puedas hacer, o soñar, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia en ello”.
    Goethe

  3. Hola Juan,
    Enlazando con el blog de Pablo, un amigo lector, continúo aquí un “meme” entretenido en el que se pueden volcar gustos y disgustos acerca de libros que hayamos leído. Lo primero que hago es cortar y copiar aquí las reglas
    1- Enlazar a la persona que nos invita, en el post del meme.
    2- Enumerar, con su correspondiente explicación, 10 de los libros que más nos han gustado y 5 de los que menos.
    3- Hacer constar las reglas.
    4- Elegir a seis personas que continúen.
    5- Avisarles con un comentario en su blog.
    http://urbancidades.wordpress.com/2009/05/26/meme-urban-idade/
    Saludos, Enrique.

  4. Estimado Juan,
    Lamentablemente discrepo casi en la totalidad. Los puntos que mencionas son prácticamente comunes a todas las escuderías, todas están “on the edge”, todas al más alto nivel. Es la F-1, siempre es así. No hay escudería sin las últimas tendencias en management, I+D+i, etc.
    Bajo mi punto de vista se obvian varios puntos que SÍ son determinantes:
    (los he incluído en este comentario: http://brenlla.blogaliza.org/2009/05/24/gp-monaco-domingo-20090524/#comment-4350 )
    – Ross Brawn participou no deseño da nova normativa da FIA
    – Ross Brawn convenceu a Honda para deixar de lado o seu proxecto 2008 e centrarse nun novo para 2009 (Brawn é famoso por ir sempre ao límite do regulamento, ás veces até sobrepasándoo) onde el participou regulamentando coa FIA
    – O proxecto non é novo nin o equipo se congregou “en tres semanas“!
    – O proxecto era un dos que dispuxo de maior investimento (o de Honda)
    – A ex-fábrica de Honda é das máis grandes da F-1
    – Contou cun pŕestamo de Ecclestone!
    – etc
    En resumen, creo que debería glorificarse más el oportunismo y astucia de una persona, Ross Brawn, que el de una “nueva” escudería porque ni es nueva ni tuvo pocos fondos (humanos, técnicos y económicos).
    Cuando te vea, te invito a un café y lo detallo aún más 🙂
    Abrazo, Roberto

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>