¿La web 2.0 ha muerto (de éxito)?: el extraño caso de la maleta 1.0 para viajeros 2.0

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Hasta los más devotos de la religión 2.0 estarán (estaremos?) de acuerdo en que se abusa del término web 2.0 y de todos sus derivados, virtuales y físicos. Parece que la coletilla 2.0 se ha convertido en “cool” y “mainstream”. Ahora empiezan a aparecer los productos, servicios y consumidores 2.0 que ya no tienen nada que ver con la “filosofía 2.0”, sea esta cual sea.

Ayer descubrí la maleta Victorinox Swiss Army Traveler 2.0 en El Corte Inglés de A Coruña (también puede comprarse Amazon, un lugar más apropiado para un viajero 2.0). Sorprendido por el nombre de la maleta traté de encontrar alguna conexión con la web 2.0, ¿un bolsillo especial para gadgets?, ¿una memoria flash empotrada en el tejido?, ¿una conexión wifi encubierta en el doble fondo?. No, nada, una maleta normal con una cierta dosis de diseño.

Por supuesto, Traveler 2.0 es también el nombre de memorias USB, webcams, blogs, … Pero cuando una maleta 1.0 (y además, fabricada por los responsables del “cuchillo suizo original”) se bautiza con este nombre, algo ha empezado a cambiar. “Lo 2.0” empieza a hacerse popular más allá de las pequeñas, pero entusiastas, comunidades obsesionadas por Internet. Pero, al tiempo que se populariza, empieza a perder todo su significado convirtiéndose en un término genérico, falto de contenido y dotado de un aire de modernidad. Empezemos a pensar en otro término para identificar lo que la web 2.0 parecía significar… O inventemos la nueva revolución para poder olvidar el 2.0.

 

6 comentarios en “¿La web 2.0 ha muerto (de éxito)?: el extraño caso de la maleta 1.0 para viajeros 2.0

  1. Iago Mosqueira dice:

    Juan,
    Justo es decir que en su catálogo aparece también una linea 3.0. ¿Tendrás las maletas la clave de la red de pasado mañana?

  2. Yo …retornaría al pasado..con un texto de Machado, asociando el equipaje con el tren y el viaje….acompañados, el único posible..:
    Ya en los campos de Jaén
    amanece. Corre el tren
    por los brillantes rieles,
    devorando matorrales,
    alcaceles,
    terraplenes, pedregales,
    olivares, caseríos,
    praderas y cardizales,
    montes y valles sombríos.
    Tras la turbia ventanilla,
    pasa la devanadera
    del campo de primavera.
    La luz en el techo brilla
    de mi vagón de tercera.
    Entre nubarrones blancos,
    oro y grana,
    la niebla de la mañana
    huyendo por los barrancos.
    ¡Este insomne sueño mío!
    ¡Este frío
    de un amanecer en vela!…
    Resonante,
    jadeante,
    marcha el tren. El campo vuela.
    Enfrente de mí, un señor
    sobre su manta dormido;
    un fraile y un cazador
    —el perro a sus pies tendido—.
    Yo contemplo mi equipaje,
    mi viejo saco de cuero;
    y recuerdo otro viaje
    hacia las tierras del Duero.
    Otro viaje de ayer
    por la tierra castellana,
    ¡pinos del amanecer
    entre Almazán y Quintana!
    ¡Y alegría
    de un viajar en compañía!
    ¡Y la unión
    que ha roto la muerte un día!
    ¡Mano fría
    que aprietas mi corazón!
    Tren: camina, silba, humea,
    acarrea
    tu ejército de vagones,
    ajetrea
    maletas y corazones.
    Soledad,
    sequedad.
    Tan pobre me estoy quedando,
    que ya ni siquiera estoy
    conmigo, ni sé si voy
    conmigo a solas viajando.

  3. ¿La web 2.0 ha muerto (de éxito)?: el extraño caso de la maleta 1.0 para viajeros 2.0

    Hasta los más devotos de la religión 2.0 estarán (estaremos?) de acuerdo en que se abusa del término web 2.0 y de todos sus derivados, virtuales y físicos. Parece que la coletilla 2.0 se ha convertido en “cool” y “mainstream”. Ahora empiezan a aparecer…

  4. ¿Y qué se le va a hacer?; ya Sartre se quejaba del “chacreo” (o poca seriedad) de la palabra “existencialismo”.
    Vicente Huidobro, poeta chileno determinó el tema en general cuando dijo “El adjetivo cuando no da vida, mata”.
    Los primeros aprontes de los términos le dan vida a un lenguaje, sus consecuencias son el rastro de una muerte anunciada; es la historia del lenguaje y de la ausencia de este.
    Como cuando escuchamos beatas hablando de la moral, encandenando conceptos como si fuera manejo algebraico de los temas; el contenido, estando garantizado, es letra muerta.
    Solo obra la palabra que abre mundo, cosa que pocos manejan.
    saludos y sigue excelente este Blog, de hecho es tan intenso que me supera la mayoría de las veces

  5. Juan
    On the topic of use (and abuse) of the term 2.0, I just reproduced an article by Giulio Quaggiotto and Pierre Wielezynski at the World Bank on Development 2.0. Thought you might be interested in it, if you haven’t seen it yet. I thought, for once, the World Bank is showing some insight. Quite a rarity these days…
    Alberto

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>