Extraños paisajes gallegos: de la estética a la narrativa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Galicia es la tierra legendaria donde propios y extraños sitúan idílicos paisajes naturales. Lástima que, en buena parte, estos escenarios hayan dejado de existir hace décadas. Paradójicamente, los mismos que se recrean en la utopía naturalista y ruralista se lamentan, al tiempo, de la destrucción insoportable a que el hombre ha sometido a la naturaleza y el rural gallego.

Existen otras formas de entender el paisaje. La naturaleza gallega hace siglos que dejó de existir como espacio inalterado y “salvaje”. Lo que ahora encontramos es el resultado de múltiples heridas aún abiertas por la acción humana. Algunas las consideramos bellas, otras no; utilizando, casi siempre, un criterio más próximo a la jardinería que a la ecología. Por su parte las, siempre, pequeñas ciudades y villas gallegas, ciudades rurales o rural urbanizado, muestran en sus centros la historia de los necesarios cambios y remezcla de usos y de la reconfiguración y recombinación de estructuras. Además estos paisajes pueden leerse, si nos detenemos en los detalles más sutiles, como el campo de batalla entre usuarios y regulaciones que nunca consiguen su objetivo pero marcan radical e impredeciblemente la historia.

Hace un tiempo descubría un paisaje extraño, Paisajes apocalípticos para un Nollywood gallego, postergado habitualmente a la categoría de los condenados a la destrucción y/o ocultación, y proponía nuevas oportunidades, cinematográficas en este caso, siempre que aplicásemos una visión diferente, menos estética y más narrativa.

El centro de Corcubión o la mezcla del campanario de la iglesia de Pastoriza con las chimeneas de una refinería, nos proporcionan otros ejemplos:

2 comentarios en “Extraños paisajes gallegos: de la estética a la narrativa

  1. Yo nací en Pastoriza, de la que casi no queda sombra de lo que fue en aquel tiempo en que alargábamos la mano y nos dábamos un fiestón de manzanas, de esas manzanas que ya no quedan a causa de la polución que sueltan las chimeneas anunciadoras de un progreso en el que paisaje apenas tiene cabida. Saludos.

  2. para no cargar la mano, Juan y migramundo, me aguanto largarte una serie completa de imágenes de otros Nolliwoods en el sur gallego.
    hay que señalar, para el que no lo sepa que nuestra costa y suburbios sufre una ocupación intensiva de tierra, con una densidad cercana a la holandesa.
    eso unido a que no se nos da bien legislar y prever, lleva a desastres con mayúsculas y minúsculas….. junto a pequeñas maravillas de aprovechamiento y reutilización guiadas por un sentido común digno de admiración.
    creo que en justicia abría que buscar esos otros posts d la cultura del aprovechamiento que equivocadamente se confunde con el feísmo.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>