El ADN cultural y económico de Internet: abierto y generativo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Free as in free speech, not as in free beer

Esta ya legendaria definición de software libre se ha hecho extensiva al propio diseño y funcionamiento de Internet, pero en el camino se han ido perdiendo los matices que distinguen la libertad de la gratuidad. Lo cierto, es que buena parte del software libre y de los servicios en Internet son (casi) gratuitos, lo que a veces lleva a pensar que esta es la clave del sistema. Pero no deberíamos confundir los tñerminos, lo importante no es la gratuidad, es la libertad de uso. Y esa libertad se asienta en las propiedades de las infraestructuras físicas que soportan los flujos de información (como su neutralidad) y en las propiedades de los contenidos, de la propia información. Con respecto a estos últimos, sean o no gratuitos, lo radicalmente relevante es que sean abiertos y que posean capacidad generativa. Dos factores íntimamente asociados que proporcionan la libertad necesaria tanto para el proceso creativo como para el desarrollo de una actividad económica viable.

1. Abierto

En Soitu.es | Piel digital proponía algunas respuestas a la pregunta sobre Qué significa ‘abierto’ en internet. Partiendo de que el proceso creativo es siempre un proceso de remezcla, de construcción “a hombros de gigantes”, y que este modelo alcanza su máxima expresión en el mundo digital analicé dos estrategias de creación dependientes de las reglas de propiedad intelectual que se intentan imponer a los contenidos digitales y de las formas de apropiación de los contenidos por parte de los usuarios creativos: la apropiación de contenidos protegidos y  los modelos audiovisuales abiertos.

Los contenidos digitales fluyen por las redes con enorme facilidad haciendo muy difícil su contención detrás de barreras jurídicas o tecnológicas. Los usuarios se asombran de esta nueva e inesperada exuberancia y reinventan sus interacciones con los contenidos. En ocasiones, los creadores de contenidos que ya nacen digitales entienden el nuevo medio e invitan a otros a que se re-apropien de su obra para darle nuevas vidas. En este camino es posible reinventar modelos de negocio. Pero otros contenidos siguen intentando vivir una existencia analógica en un ecosistema digital. Aún así, la naturaleza acaba imponiéndose y los usuarios acaban también apropiándose de estos contenidos e, incluso, darles una nueva vitalidad.

En el blog del proyecto A Swarm of Angels, proponían hace poco una clasificación de contenidos audiovisuales abiertos (7 rules for open source media), planteando una crítica al uso indiscriminado del concepto de “código abierto”, que en ocasiones se utiliza de modo restringido al excluir la opción de remezcla para la creación por terceros de nuevas obras audiovisuales (como por ejemplo, el último disco de Radiohead, que se distribuye libremente en Internet). Así, nos encontramos en realidad con tres niveles básicos de “apertura audiovisual”:

  • Open (O-). El nivel básico imprescindible para que un contenido pueda denorminarse libre, que incluye la libertad de consumo (para su emisión o descarga sin coste, de modo directo o en redes P2P) e intercambio (sin sistemas DRM u otras protecciones).
  • Open source (O). Acceso y remezcla del “código fuente” (los archivos que permiten modificar la obra) de los contenidos (dipsonible en múltiples formatos y convertible entre formatos y utilizando licencias que permiten d modo explícito las obras derivdas, al menos para usos no comerciales); y
  • Open Plus (O+): la capacidad del usuario para participar en un proceso de producción transparente y documentado. La transparencia permite acceder a los materiales intermedios generados en el proceso de creación. Esta categoría incluiría la “contribución abierta” en la que los usuarios podrían participar en la creación de la obra original mediante varios tipos de participación.

Pero todo lo anterior se refiere al contenido diseñado para ser abierto. ¿Qué pasa con las obras protegidas de modo estricto? Es cada vez más evidente que nuevos usuarios las reutilizan de múltiples formas (puede que muchas de ellas ilegales). danah boyd, en remix culture and fair use: a new study, comenta el estudio Recut, Reframe, Recycle: Quoting Copyrighted Material in User-Generated Video del Center for Social Media, en que se analiza la relación entre copyright y creatividad, identificando nueve tipos habituales de prácticas de reapropiación de obras audiovisuales protegidas, que ilustran con numerosos ejemplos:

  • Parodia y sátira de medios de comunicación, famosos, políticos …
  • Comentarios negativos o cíticos
  • Comentarios positivos
  • Citas para provocar un debate
  • Ilustración o ejemplo
  • Uso fortuito (material sujeto a copyright obtenido como parte del proceso de obtención de otro contenido)
  • Diarios personales que incorporan materiales protegidos
  • Archivo de contenidos vulnerables o provocadores (y que tienen un elevado riesgo de desaparición en los medios convencionales)
  • Pastiche o collage, remezcla de contenidos protegidos en una nueva creación

En el post Soitu comento las cuestiones legales que suscitan estos procesos de apropiación y los consejos y estrategias que están desarrollando los usuarios que se apropian para su remezcla de contenidos protegidos.

2. Generativo

Kevin Kelly en The Technium explica por que la generatividad de la red es mejor que su gratuidad (Better than free). Define a Internet como una “máquina de copiar”, en la que es inevitable que cualquier unidad de información que se coloque en la red se empiece a copiar de un modo casi frenético. Y además esta propiedad está inscrita en el ADN de Internet, es algo consustancial al diseño de sus infraestructuras, sus protocolos y las propias redes que operan sobre ellos. Pero, al contrario que las copias propias de las máquinas de la era industrial, las copias generadas por esta nueva máquina digital son (casi) gratuitas. De este modo se presenta un nuevo reto para la economía. Hasta ahora, el negocio estaba en vender copias de los objetos materiales, pero esto ya no es viable (ni tan siquiera razonable) en la red. ¿Cómo generar riqueza cuando las copias son gratuitas? Kelly propone que debemos dirigir nuestra atención a lo escaso y valioso.

This super-distribution system has become the foundation of our economy and wealth. The instant reduplication of data, ideas, and media underpins all the major economic sectors in our economy, particularly those involved with exports — that is, those industries where the US has a competitive advantage. Our wealth sits upon a very large device that copies promiscuously and constantly.

Yet the previous round of wealth in this economy was built on selling precious copies, so the free flow of free copies tends to undermine the established order. If reproductions of our best efforts are free, how can we keep going? To put it simply, how does one make money selling free copies?

I have an answer. The simplest way I can put it is thus:

When copies are super abundant, they become worthless.
When copies are super abundant, stuff which can’t be copied becomes scarce and valuable.

When copies are free, you need to sell things which can not be copied.

Define 8 cualidades escasas y valiosas, por lo que son “better than free”, y que surgen en Internet como consecuencia de su capacidad generativa. En estas cualidades es donde se deben fijar los modelos de negocio en la red

A generative value is a quality or attribute that must be generated, grown, cultivated, nurtured. A generative thing can not be copied, cloned, faked, replicated, counterfeited, or reproduced. It is generated uniquely, in place, over time. In the digital arena, generative qualities add value to free copies, and therefore are something that can be sold.

José Antonio Millán, en El futuro del Libro, ha resumido y traducido estas 8 “generativas” (Internet, la máquina de copiar):

  • Inmediatez: la capacidad de llegar al destinatario cuanto antes.
  • Personalización: la adaptación a las condiciones del usuario.
  • Interpretación: apoyo y guía para utilizar algo que puede ser gratis.
  • Autenticidad: como garantía de un uso sin problemas.
  • Accessibilidad: capacidad de disfrute inmediato.
  • Incorporación: transvase de la obra a condiciones materiales que hagan mejor su disfrute.
  • Patrocinio: cuando es fácil de hacer, dimensionable por quien quiere utilizarlo, y sus beneficios van donde se espera.
  • Encontrabilidad: En un universo lleno de cosas (libros, canciones, …) poder ser encontrado es valioso.

Las oportunidades de negocio en Internet se encuentran en estos ocho intangibles que se traducen en cuestiones como confianza, rapidez y seguridad, reputación etc.

Un comentario en “El ADN cultural y económico de Internet: abierto y generativo

  1. estimado juan:
    bueno, esto no es un post al uso. Llevo tiempo siguiendo tus comentarios y videos…post..etc…y sólo decirte que, muchas gracias por tus aportaciones. Ni te imaginas, repito, ni te imaginas lo que estoy aprendiendo gracias ti y a Juan Varela, por ejemplo. Aunque me has ‘complicado la vida’, pues yo, de antes , para saber algo necesitaba tres libros y ahora, gracias a vosotros y a la red, necesito tres vidas para saber algo.
    Fragmentación, conocimiento y difusión…qué complicación…
    Tenía que decírtelo, no podía seguir ‘aprovechándome’ de vuestros conocimientos sin daros las gracias al menos.
    Un saludo

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>