La educación y la gestión del fracaso

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

fracaso: 1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.

error: 2. m. Acción desacertada o equivocada. 5. m. Fís. y Mat. Diferencia entre el valor medido o calculado y el real.

[Hace unos días hablé sobre educación en las Jornadas de formación para estudiantes de arquitectura organizadas en Barcelona por la asociación de estudiantes de arquitectura CREARQ. Allí tuve la oportunidad de iniciar una conversación sobre la gestión del fracaso en la educación con Félix Arranz que me ha llevado a esta reflexión]

El sistema educativo convencional se basa en eludir el fracaso construyendo un itinerario pensado para que gradualmente el estudiante vaya superando hitos hasta alcanzar un objetivo final. En este proceso el error se considera un problema, se elude y, por tanto, no genera aprendizaje. En los modelos de aprendizaje alternativos, por el contrario, el error y el fracaso son elementos centrales. Entre estos modelos me interesan especialmente uno que se sitúa en el ámbito de la educación y otro que siendo una práctica y marco conceptual no asociado necesariamente a la educación constituye una potente herramienta de aprendizaje individual y organizacional. El primero es la metodología desarrollada por Team Academy / Tiimi Akatemia, nacida en la Universidad de Jyväskylä,  y que aplicamos en el grado LEINN (Liderazgo Emprendedor e Innovación) en la Universidad de Mondragón y por Teamlabs en el intinerario de Madrid. El segundo es el prototipado como estrategia y metodología para abordar retos de forma creativa, experimental y rápida. En estos dos enfoques los errores no solo se aceptan, sino que además son el resultado de un proceso deliberado que hace que que surjan y generen oportunidades de aprendizaje. Podríamos decir que en estos casos los errores son diseñados.

En el prototipado la esencia es la experimentación, implementar un dispositivo mínimo que permita evaluar nuestras hipótesis (preguntas) y obtener información (respuestas). Se aprende tanto de las hipótesis que resultan falsas (errores) como de las que se validan. De hecho el prototipado se conecta directamente con el método científico que genera conocimiento a partír de un proceso continuo de falsificación de hipótesis que por lo tanto siempre son, como el conocimiento, provisionales. En Team Academy el diseño de los procesos de aprendizaje (el desarrollo de proyectos por los emprendedores, las metodología de trabajo en equipo y las de facilitación que utilizan los team coaches) provoca la generación de errores que se utiliza como material para el aprendizaje. En ambos casos cada error se identifica y se visibiliza, se analiza, y las conclusiones que se obtienen permiten adquirir consciencia crítica de las equivocaciones y modificar el comportamiento y estrategia futuros. Este aprendizaje es significativo al basarse en la experiencia real y propia, y más profundo que el basado en los éxitos. Además fortalece las capacidades emocionales del que aprende al tener que aceptar el fracaso como parte inevitable del proceso. Cuando alguien pasa de un sistema convencional a otro que gestiona el fracaso de modo activo la mayor dificultad es el cambio de marco mental que nos permite entender los errores como un aprendizaje efectivo y no como un fracaso del propio aprendizaje. Gestionar la angustia y ansiedad que se experimenta en esta transición es quizás el mayor reto.

4 comentarios en “La educación y la gestión del fracaso

  1. El fracaso y su aceptación no ya educativa sino social creo que va muy ligado con la propia cultura de los pueblos. En las culturas latinas siempre ha sido algo malo, en cambios los anglosajones han sentido el fracaso como parte de un proceso de aprendizaje y que en muchos casos llevaría a conseguir algo en el futuro. Me gusta trasladarlo con temas que ando del viaje como forma de aprendizaje, en las sociedades anglosajonas el viaje individual es visto como un campo de experimentación y de crecimiento personal basado en errores, en experiencias vitales y en que ocurran cosas inesperadas. En las sociedades latinas el tener todo atado y bajo control unido al viaje en grupo muestra un camino donde el que algo sale mal crispa y muchas veces llega al conflicto. Recuerdo una frase del gran escritor viajero Colin Thubron diciendo que lo que más teme es precisamente que no pase nada, eso me lleva a trasladarlo al tema educativo y empresarial donde las líneas marcadas o el saber ya de antemano lo que se quiere conseguir hace que los espacios creativos e innovadores sean totalmente acotados. La tolerancia al fracaso es uno de los grandes lastres de nuestro sistema educativo, empresarial y muchas veces social. Un saludo

  2. Hola Juan, muy buena reflexión sobre la confusión entre fracaso y error. Me ha recordado un debate que mantuve hace un par de meses en un curso de emprendimiento tecnológico de Stanford. Se trataba de uno de los nuevos cursos online gratuitos (MOOC) que los profesores de Stanford habían puesto en marcha para enseñar el método de emprendizaje de Silicon Valley a estudiantes de todo el mundo.Aquí yo participaba como alumna y la discusión de la que te hablo se produjo en uno de los foros. Resulta que varios alumnos de Europa e India se quejaban de que el curso hablase de probar modelos de negocio en lugar de enseñar a crear un verdadero “plan de negocio”. Yo les argumenté que para mí “emprender” consistía en “probar diversas hipótesis, unas habría que tacharlas y con otras se podría entonces trabajar”, porque “el plan de negocio sólo es un papel, el papel sostiene cualquier negocio, pero rara vez funcionará un primer contacto con el cliente”. Para algunos de estos alumnos, sin embargo, todo esto sonaba a pérdida de tiempo, porque ellos creían saber que su idea era buena, y que en ningún caso podía “fallar”.

  3. Los principios educativos están dejando de tener utilidad en la actualidad. Los continuos cambios (sociales, económicos,etc ) hacen que el éxito, la exigencia, lo correcto y perfecto … sean hoy poco funcionales. Aprender a frustrarse y a equivocarse tomando acciones adecuadas para solventar los obstáculos, favorecerá positivamente nuestro aprendizaje a lo largo de nuestra vida. Aprender que el error es otra forma de buscar otras posibilidades y no un fracaso que bloquea tu proceso de aprendizaje. Aprender no es sólo cosa de escuelas y universidades, es vivir.

  4. Los principios educativos están dejando de tener utilidad en la actualidad. Los continuos cambios (sociales, económicos,etc ) hacen que el éxito, la exigencia, lo correcto y perfecto … sean hoy poco funcionales. Aprender a frustrarse y a equivocarse tomando acciones adecuadas para solventar los obstáculos, favorecerá positivamente nuestro aprendizaje a lo largo de nuestra vida. Aprender que el error es otra forma de buscar otras posibilidades y no un fracaso que bloquea tu proceso de aprendizaje. Aprender no es sólo cosa de escuelas y universidades, es vivir.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>