Crisis y reinvención de los medios

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

He dedicado las dos últimas semanas en Soitu.es | Piel
digital
a analizar la largamente anunciada y debatida crisis de los
medios de comunicación, especialmente los periódicos “en papel”, y sus
oportunidades de reinvención digital. Empecé con ¿Qué
soy? La crisis de identidad de medios y blogs
, que ya comenté aquí, y
he continuado con una serie de posts sobre la “Crisis y reinvención de los
medios”, que comencé con esta introducción:

La irrupción de Internet y las
tecnologías digitales y, en especial, los cambios sociales que han desencadenado
han modificado totalmente el negocio de los medios de comunicación. La prensa
escrita en particular está sufriendo graves
crisis
de identidad
, que se extienden también a
los propios “medios” digitales a los que han dado paso algunos blogs. Y detrás,
¿o antes?, de la identidad llega la economía, a la organización … Loa factores
que entran en juego son numerosos y diversos, pero como resultado se ha puesto
en marcha una reestructuración, muchos hablan de revolución más o menos
silenciosa o estruendosa, del ecosistema de los media. De las
consecuencias finales por ahora existen escasas certidumbres pero los
indicadores y las opiniones empiezan a señalarnos el futuro.

La publicación de datos sobre las
tendencias del negocio publicitario en los medios en papel y digitales en EEUU y
los debates que han tenido lugar en una serie de eventos que se han celebrado en
las últimas semanas a ambos lados del Atlántico pueden permitir dibujar algunos
escenarios posibles de futuro. Analizaremos en una serie de posts algunas de
estas tendencias, dentro de los múltiples e inagotables puntos de vista desde
los que podríamos aproximarnos a la crisis y reinvención de los medios. Así,
empezamos a explorar a partir de aquí estos temas:

  1. Tendencias en la publicidad en prensa: ¿dónde está la
    catástrofe?
  2. Un escenario apocalíptico para el futuro periodismo: ¿se acabó la
    objetividad y la investigación?, ¿está en preligro la democracia?
  3. Un escenario viable para el periodismo: ¿un futuro digital?, ¿pasaremos
    del (¿fallido?) periodismo ciudadano al periodismo en red?
  4. ¿El diablo está en los detalles?: Periodismo digital, tecnologías y
    propiedad intelectual

He tratado de contestar a estas preguntas en estos posts:

En la continuación a este post podéis encontrar la versión completa
de los textos que han aparecido en Soitu.es a lo
largo de las últimas dos semanas.

1. Tendencias en la publicidad en prensa: ¿dónde está la
catástrofe?

Los datos procedentes de EEUU pueden ser ilustrativos de lo que está
sucediendo a nivel global con la publicidad en prensa. Esta información arroja
una evidente paradoja: los ingresos de 2007 son muy cercanos al máximo histórico
pero la sensación es de crisis profunda y de desastre absoluto. ¿Cómo es
posible?

Art Hutchinson, autor de Mapping Strategy,
se refería en Whither
Print Advertising? Whither Newspapers?
, a los datos
hechos públicos recientemente
por la Newspaper Association of America. Los
ingresos por publicidad en prensa se redujeron en 2007 en un 9.4%, lo que supone
el mayor descenso desde que empezaron a registrar esta información en 1950.
Además existen síntomas de que los ingresos por publicidad online también se
enfrenta a algunos problemas dado que se reduce su tasa de crecimiento (18.8% en
2007 respecto a un 31.4% en 2005 y 2006). En resumen, la prensa escrita reduce
en términos absolutos sus ingresos casi por primera vez en la historia y los
medios digitales están ralentizando su crecimiento.

Para Hutchinson esta tendencia es lógica dado que los anuncios
convencionales, en el soporte que sea, son cada vez menos efectivos con respecto
a otras formas de márketing (desde las tácticas de guerrilla a los grandes
paneles publicitarios en las ciudades pasando por las “conversaciones” con los
usuarios en Internet). La publicidad estaría alcanzando al parecer un tope lo
que refleja que es un negocio ya muy maduro (y con pocas posibilidades de
crecimiento). Esta podría ser una de las razones que expliquen la reducción de
eficacia que propone Hutchinson, dado que cada vez hay más publicidad y por
tanto más competencia por la atención de los lectores. Por supuesto, la
competencia por la atención de Internet y los contenidos generados en la web 2.0
es otro factor clave.

Eric Alterman analiza en
profundidad en un artículo aparecido el 31 de Marzo en The New Yorker, Out
of Print: The death and life of the American newspaper
, la historia del
periodismo y los grupos empresariales norteamericanos. Así regresa a los mismos
datos y tendencias negativas en distribución y publicidad, que achaca a la
“competencia” de los medios digitales y de sistemas de clasificados online, como
Craiglist. Además, y como indicador, aporta datos que muestran que la
prensa americana ha perdido un 42% de su valor de mercado en los últimos 3 años
(y sus inversores han sido castigados en Wall Street). Como comenta Art
Hutchinson, es significativo que un medio como New Yorker, una instución dentro
de los medios tradicionales y que ha tenido una postura un tanto apocalíptica
acerca del futuro de la información por la irrupción de Internet, reconozca de
un modo tan descarnado la crisis.

Pero esta es solo la visión negativa de la historia. En realidad, la crisis
es solamente relativa, tal como explica Chris Anderson en Of Fly
Eyes And Newspaper Revenues
. Recordemos que Anderson, además de gurú de
la larga cola, es editor en
jefe de Wired y por tanto parte del
negocio de los medios para lo bueno (por su conocimiento directo) y para “lo
malo” (por sus deseos de mantener un modelo).

La afirmación de Anderson se basa en los datos y el gráfico
publicado en Gawker, Over the
precipice
, donde se pueden observar los ingresos por publicidad en
prensa en EEUU desde 1983, diferenciando el papel (en oscuro) de los ingresos
digitales (en claro). A pesar del descenso de 2007, ya comentado antes, la
tendencia global es de un crecimiento espectacular y no parecen existir razones
para una visión apocalíptica de la situación. Sigue siendo un negocio de unos
45,000 millones de dólares, un valor muy próximo a su máximo histórico, más del
doble que los ingresos de Google y Yahoo combinados.

La publicidad en prensa es un negocio maduro pero boyante. En este sentido,
puede sorprender que  las Páginas Amarillas norteamericanas siga siendo un
negocio de 16,000 millones
de dólares
, cuando fue una industria que ya alcanzó su pico hace muchos años
y con escasas o nulas espectativas de crecimiento.

Para Anderson el catastrofismo se explica por una razón técnica: fijarse en
la tasa de cambio y no en los valores absolutos. No creo que la explicación sea
tan sencilla; el miedo al futuro del modelo tradicional y las incertidumbres
sobre los cambios imprescindibles para sobrevivir pueden ser las causas
profundas de esta alarma aparentemente poco justificada. En este sentido, la
alarma estaría cumpliendo una función clave: preparar psicológicamente a los
actores para un cambio inminente en el que van a tener que participar quieran o
no.

2. Un escenario apocalíptico para el futuro periodismo

Hay quién desde la crisis
de los medios
, discutible por el momento si la analizamos en términos de ingresos
por publicidad
, solo vislumbra un futuro cercano a la apocalipsis tanto para
las propias empresas y medios tradicionales como para nuestro sistema político.
¿Se acabó la objetividad y la investigación? ¿está en peligro la democracia?

El artículo ya
comentado
de Eric Alterman en
The New Yorker, Out
of Print: The death and life of the American newspaper
, documenta los
300 años de historia de la prensa en EEUU para llegar a un presente en que
pocos creen que sobrevivan los periódicos en su formato actual en
papel
”. Nos recuerda que los medios pierden anunciantes, lectores, valor de
mercado y en algunos casos “su sentido de misión” a una velocidad que era
inimaginable hace unos pocos años. Ante este panorama, la respuesta de muchos
medios, basada en el recorte de presupuestos, recursos y plantillas, solo hace
que el producto, además de más barato, sea menos interesante y por tanto agudiza
su crisis, aunque pueda extender el periodo de agonía. Como resultado de este
proceso, diferentes encuestas norteamericanas señalan claramente que existe una
crisis de credibilidad de los periódicos.

The Huffington Post como modelo de medio
digital

El principal problema de Alternam, y que podría ilustrar la visión un tanto
miope de muchos analistas, es que elije a The Huffington Post como el único
modelo de medio nativo de la era digital. Así los medios digitales, herederos
directos de los blogs, dependerían de noticias que se originan en gran medida en
otros medios y  no serían más que un grupo de editores dedicados a conocer en
tiempo real los intereses y actividad de los lectores (siguiendo las
estadísticas de lecturas, los comentarios, los trackbacks, etc) y a
responder rápidamente. Esta es la descripción del Huffington Post que
se basa en una redacción muy pequeña que agrega y comenta muy brevemente
noticias, unos pocos bloggers conocidos, y que reciben una
remuneración, y una legión de bloggers amateurs (unos 1800 en la
actualidad), no remunerados. En términos de rentabilidad por empleado (menos de
50 empleados y entre 5 y 10 millones de dólares de ingresos por publicidad) el
modelo parece imbatible y suscita envidias de los medios convencionales. Pero
sus controles de calidad y la capacidad de creación de información es
ciertamente discutible (y preocupante si considerásemos que este es el único
modelo de futuro):

Mientras los periódicos desarrollan un proceso editorial en que los
periodistas profesionales y los editores chequean la validez de sus fuentes
antes de la publicación de la noticia, la blogosfera depende de sus lectores –
su comunidad – para el control de calidad.

Periodismo y democracia: ¿vidas paralelas?

Si los medios digitales no proporcionan alternativa al periodismo
tradicional, podríamos encontrarnos ante un problema, dado que, como hace
Alterman recorriendo la historia de la prensa americana en el siglo XX, un
sistema democrático necesita cultivar “la capacidad para disctuir, deliberar
y debatir varias perspectivas de modo que se tienda al consenso
”.

Pero esta postura podría ser en realidad una impostura, que defiende un
beneficio mayor solo para lograr la pervivencia de un modelo en regresión. Ese
podría ser el argumento del debate España e Italia al espejo: Dos países,
dos diarios
que hace unos días celebraron en Madrid los directores de La Repubblica, Ezio Mauro, y El País, Javier Moreno. El propio
periódico español, Los
directores de El País y ‘La Repubblica’ debaten sobre prensa y
democracia
, plantea esta visión apocalíptica del futuro, que apoya en
su propia teoría de la conspiración, y que podríamos resumir así: no existe
alternativa, o prensa (tradicional) o caos:

Para Moreno no se puede hablar del futuro de la democracia sin hablar del
futuro del periodismo y al revés. "Los periódicos afrontamos problemas
gigantescos. Hay fuerzas antidemocráticas que pretenden deshilachar el espacio
público necesario para conformar la democracia", dijo.

Por supuesto, este argumento solo se mantiene si el futuro digital es
homogéneo y sinónimo de The Huffington Post. Este modelo,
obviamente, no puede reemplazar a los medios convencionales dado que su
actividad se basa en ellos al no desarrollar las partes caras del proceso
(“la investigación es cara … La agreagación y la opinión son baratas”).
Por proporcionar algunos datos suficientemente claros: El New York
Times
cuenta con más de 1200 trabajadores en su redacción (cincuenta veces
más que el Huffington Post), Washington Post unos 800 y
Los Angeles Times unos 900. La oficina de Baghdad del New York
Times
cuesta unos 3 millones de doláres anuales, una inversión de la que se
beneficia el Huffington Post aunque no comparta los gastos.

En resumen, para Alterman (y probablemente para muchos responsables de medios
tradicionales) los blogs y, por extensión, los medios nativos digitales son
parásitos de los periódicos. Y siguiendo este argumento defiende su fe en la
supervivencia de los medios tradicionales, por supuesto con una parte digital,
pero gracias a las donaciones de filántropos. En caso contrario dibuja el
perfecto futuro apocalíptico, fragmentado y caótico, donde cada comunidad tandrá
sus propias noticias y verdades sin que exista debate y discusión y, por tanto,
se perderá un “relato nacional” unificado” y el consenso acerca de los
hechos. Por tanto, desaparecerán las bases que permiten hacer política en
democracia.

Pero la postura de Alterman no hace más que retomar un argumento que ya
empieza a ser antiguo. Cass Sunstein, profesor
de la University of Chicago Law
School
y uno de los analistas más prestigiosos de las relaciones entre
política y tecnología, ya transitó desde las posiciones apocalípticas a otras
más optimistas hace un tiempo. En Septiembre de 2006 explicaba como La
tenebrosa Republic.com se transforma en la gloriosa Infotopia (o como un luddita
renace en la utopía digital)
:

Cinco años no son nada en la evolución del pensamiento, y menos si el que
piensa se dedica a ello profesionalmente y centra sus esfuerzos en la cambiante
e impredecible Internet, El profesor de la
University of Chicago Law
School
 Cass
Sunstein
publicó en 2001 Republic.com donde
dibujaba un futuro preocupante del mundo digital, donde las beneficios que nos
podía proporcionar Internet palidecían ante el “coste” del aislamiento perfecto
en que caeríamos los individuos y grupos de interés por nuestra capacidad
ilimitada para seleccionar sólo información que nos interesa. De este modo cada
uno podría construir su propio “Daily me”, nuestro mundo perfecto, que al mismo
tiempo nos aislaría de los mundos construidos por otros…

Internet no permite sólo filtrar información que otros proporcionan.
Además, y en estos últimos cinco años se ha hecho evidente, proporciona la
capacidad de crear de un modo colaborativo… Sunstein … acaba de publicar un
nuevo libro,
Infotopia.
How many minds produce knowledge
, donde se transmuta en un
“optimista digital” que desarrolla un “deeply optimistic understanding of the
human potential to pool information, and to use that knowledge to improve our
lives”. Donde antes existía aislamiento e incomunicación, se descubre ahora el
poder creativo de la colaboración.

Puede que en otros cinco años personajes como Alterman y los directores de
El País y La Reppublica descubran como los medios digitales
reinventan el periodismo utilizando la tecnología y las redes. Y puede que
dentro de cinco años hayan descubierto su modelo de negocio o, al menos, hayan
reinventado a sus propios medios para no tener que convencernos de que la
democracia depende de su supervivencia.

3. Un escenario viable para el periodismo: digital y en
red

Una parte prensa de la prensa tradicional (por definir de algún modo a los
medios que nacieron alrededor de cabeceras en papel y se enfrentan ahora al
desafío de convertirse, en todo o en parte, en un medio digital) sigue
presentando una visión apocalíptica del futuro de su negocio y, de paso, de la
información y de la democracia. Pero existen otras visiones y, por lo que
parece, otras realidades y futuros.

En las pasadas semanas se celebraron dos eventos, muy diferentes pero
próximos a pesar de la distancia, que analizaron críticamente el futuro del
periodismo en la era digital. Por una parte el IX Congreso de Periodismo Digital,
del que ya hablamos,
se celebró en Huesca. Por otra el proyecto de investigación Media
Re:public
del  Berkman Center
for Internet & Society
de la Universidad de Harvard, que analiza el
impacto actual y futuro de los medios de comunicación participativos con
financiación de la prestigiosa John D. and
Catherine T. MacArthur Foundation
, celebró un foro en la Annenberg School of Communication
de la Universidad de Southern California (el sitio de la reunión recoge
numerosos enlaces a posts de los asistentes donde se resumen las
intervenciones y debates, además del srguimiento que se puede hacer mediante la
etiqueta de Media
Re:public
en Technorati
).

De lo discutido en Huesca, Juan Varela ha realizado un excelente resumen que,
a su vez, se puede sintetizar en el título de su post: El
futuro del periodismo está en la tecnología y los usuarios
. Como explicaba al
analizar la crisis de identidad de medios y blogs utilizando las reflexiones de
Juan Varela:

… para descubrir que (aún) no hay modelo para los medios digitales
(
Un
modelo de periodismo para cada digital
) después de asistir a un
taller de directivos de medios digitales.

En paralelo, una de las intervenciones más relevantes en Media
Re:public
para comprender el futuro de los medios fue la conferencia
inaugural (que denominaron “provocación inaugural”) de Richard Sambrook, director de la divisón de Global News de la BBC (que incluye el World Service) y un
interesante y prolífico blogger. El título ya era toda
una declaración de intenciones: “How Participatory Media Has and Hasn’t
Changed the News
”. Ethan
Zuckerman
ha realizado una exhaustiva
crónica
de su intervención, que se puede complementar con la de David
Weinbeger
.

Sambrook, el mismo un alto dirigiente del big media, entiende
que para los medios tradicionales se ha acabado la fase de la negación de lo
digital (recordando el debate acalorado que tres años antes se producía en un
evento similar entre blogs y periodismo) y han entrado directamente en la fase
de la integración (de hecho, como ya
comentábamos
blogs, podcasts y videos han pasado a ser parte
sustancial de las versiones digitales de los medios en papel). Otra cuestión es
el futuro del periodismo
ciudadano
, que en la práctica ha tenido un desarrollo menos
espectacular de lo que se anunciaba hace un tiempo. Aún así, pocos medios no
declaran que hacen de algún modo periodismo ciudadano, dado que este término se
ha convertido en una herramienta de márketing. En realidad la participación de
usuarios en los medios es algo que ha sucedido siempre siguiendo diversas
modalidades: compartiendo opiniones, experiencias, descubrimientos y expertos.
Pero la participación sigue siendo minoritaria y posiblemente siempre lo será,
aunque esto no quiere decir que no sea relevante. Se comenta frecuentemente que
solo un 1% de los usuarios de la web 2.0 contribuye contenidos; pero ese 1% de
una masa crítica grande es un número enorme de usuarios activos.

Los medios, en opinión de Sambrook, están aún  en una fase de
exploración sobre las tecnologías y canales
  (audio, video, texto,
microblogging) más útiles para que los usuarios consuman y creen información.
Pero además de como creadores de contenidos predice la aparición del papel de
usuario comisario que filtra, agrega y remezcla contenidos. Los
viejos medios siguen siendo muy tradicionales en sus versiones digitales,
invitan a los usuarios a participar “en su sitio”, pero en menos ocasiones
facilitan (o, al menos, permiten) a los usuarios recoger sus contenidos y
reutilizarlos en sus propias plataformas (por ejemplo, incrustrar videos, o
utilizar enlaces permanentes o trackbacks).

En este proceso los medios tradicionales están transformándose radicalmente
para convertirse en plataformas de contenidos digitales que
integran a sus usuarios de diversas formas. Quizás uno de los futuros del
periodismo ciudadano sea convertirse en periodismo en red en
que los usuarios, de una forma distribuida, aportan piezas de información para
crear una noticia (especialmente en el caso del periodismo
de investigación).

Otro de los participantes en Media Re:Public, Charlie Beckett, destaca también la idea del
periodismo en red y se declara esperanzado ante el hecho de que una parte de las
personas al frente de los medios empiecen a apostar por este modelo. De hecho
Beckett lleva ya un tiempo evangelizando acerca del periodismo en red, y publicó
en Press Gazette, Networked
journalism: For the people and with the people
. donde reflexionaba
sobre la Networked Journalism
Summit
que se celebró en Nueva York en Octubre de 2007. En esta cumbre
se certificó la muerte de la división entre periodismo profesional y ciudadano.
El futuro será, lo empieza a ser ya, híbrido.

El periodismo en red es donde la gente antes conocida como audiencia
contribuye a todas las fases del proceso editorial. El público escribe blogs,
toma fotografías, recopila información y comenta como parte del proceso de
creación y publicación de noticias. Los periodistas profesionales se convierten
en flitros, conectores, facilitadores y editores.

El papel de los usaurios va más allá de la escritura de blogs y la creación
de contenidos. Son parte de un sistema de crowdsourcing
aplicado a la generación de información (por ejemplo, en casos de catástrofes en
que los ciudadanos informan de lo que sucede en su entorno local y el medio
integra la información en una plataforma común …) y que lleva a medios diseñados
y gestionados como plataformas
abiertas y colaborativas
. Puede que sea la única forma de sobrevivir en un
mercado que se acelera continuamente, pero que no está libre
de riesgos
, algunos de ellos podrían ser provocados
por los propios usuarios
si se sintiesen descontentos con la propuesta de de
los medios.

Tanto Sambrook como Beckett ven el futuro de una forma inteligente y clara,
pero desde los medios. De nuevo Ethan Zuckerman, en Journalism
2013
, incorpora las visiones de aquellos que hacen información digital
sin venir del periodismo tradicional, y que también participaron en Media
Re:Public
. Lisa
Williams
, del sitio
hiperlocal
Placeblogger y
procedente del mundo de la tecnología (y no de los medios), diferencia al
periodismo, que sobrevivirá, de las organizaciones, que deberán transformarse
radicalmente. Como explicaba Williams “los problemas están distribuidos y
son globales, pero los medios están consolidados y son locales
”. Por tanto,
si el periodismo quiere sobrevivir, sus responsables deben aprender de la
industria tecnológica y aplicar una de las variantes de la economía
del regalo
: “los periódicos han hecho dinero a lo
largo de la historia cobrando por lo que es gratuito, la información pública.
Los negocios en la web hacen dinero cogiendo lo que es caro y haciéndolo
gratuito
”.

Del mismo modo David Cohn, uno de los
responsables de experimentos de periodismo en red como NewAssignment.net y Newstrust.net, pone el acento sobre
otra de las claves del cambio: el periodismo es un proceso, no un
producto
. Y esto es más evidente que nunca con la entrada en la era
digital. Esto no es nuevo y es una cuestión
recurrente en los debates “digitales”
que llega ahora al mundo de los
medios. Así, si aplicamos esta lógica, entenderemos
la diferencia
entre la Wikipedia y la Enciclopedia Británica. Pero la mayor
parte de medios no lo han comprendido y son aún poco transparentes en sus
procesos de producción, limitando la potencia de la red que los podría
apoyar.

Una vez los medios asuman esta nueva realidad tendrán que iniciar su proceso
de adaptación que, forzosamente, debe ser adaptativo y experimental. Ensayo y
error contínuo hasta encontrar la combinación de tecnología, diseño y propuesta
de “asociación” con los usuarios que les haga sostenibles como modelo de
negocio. Pero, regresando a Richard Sambrook, aquí aparecerá un nuevo riesgo.
Como ya ha hecho la CBS, se cierran muchos de estos experimentos de periodismo
en red cuando no se encuentra un modelo de negocio asociado, pero este
comportamiento es equivalente a que “tuvieses que encontrar un modelo de
negocio para la contabilidad
”. El periodismo en red y la integración de la
tecnología es ya un requisito imprescindible para un medio, pero a partir de ahí
deben construir su red, su aproximación a la generación y publicación de
información y su modelo de negocio.

4. Periodismo digital, propiedad intelectual y código
abierto

El periodismo
se enfrenta
a un
futuro incierto
, pero no
necesariamente apocalíptico
. Empieza a haber un cierto consenso sobre la
necesidad de la integración de las redacciones “en papel” y digital y de
diversas tecnologías digitales en la creación y publicación de información. Pero
la tecnología no es un fin en si misma, es un medio que puede permitir nuevos
modelos de información que pasarán, necesriamente, por cambios organizativos en
los medios.

No vamos a hablar aquí de tecnología, de si los medios deben apostar por el
audiovisual, integrar canales de twitter, añadir permalinks o
trackbacks a las noticias, incluir un video en un texto, difundir los
titulares por twitter u ofrecer blogs a los lectores. Son estos debates
apasionantes y urgentes. Aunque lo más urgente es que los medios empiecen a
experimentar con estas posibilidades y a conocer la respuesta de sus
lectores.

Trataré aquí de otro punto de vista, complementario, sobre el papel de la
tecnología en los medios: como Internet y la web 2.0 afectan al modo en que se
construyen y distribuyen las noticias y como estos cambios se asocian con
cambios organizativos en los propios medios y en sus relaciones con los usuarios
(por identificar de algún modo a los tradicionales lectores). Este proceso
representa un desafío: lo difícil no es integrar tecnología; lo realmente
complejo es el cambio cultural y organizativo que subyace a esta transformación.
Para ilustrar este cambio, me centraré en dos casos concretos que tienen que ver
con el nuevo papel de la propiedad intelectual y con la
aplicación del código abierto a los contenidos y herramientas
(software).

La propiedad intelectual

La información en Internet se desagrega (el periódico “se rompe” en múltiples
fragmentos, un tema que trataré en el próximo post) y las noticias y
artículos pueden vivir varias vidas digitales. ¿Es esto útil y rentable para el
medio que origina la información? Tomemos el caso de los medios españoles. Es
evidente una evolución en las estrategias de los medios. Los medios más exitosos
en papel, y que llevan ya muchos años tratando de asegurarse su dominio digital,
no han cambiado en absoluto su gestión de la propiedad intelectual. El aviso legal de ElPaís.com nos recuerda el clásico
“todos los derechos reservados” y le concede al usuario las peculiares
libertades propias de la protección estricta de la propiedad intelectual:

…Podrá visualizar los elementos de las diferentes websites e incluso
imprimirlos, copiarlos y almacenarlos en el disco duro de su ordenador o en
cualquier otro soporte físico siempre y cuando sea, única y exclusivamente, para
su uso personal y privado.

El aviso legal
de ElMundo.es se pronuncia en la
misma línea. Pero en el caso de
Público.es, el último en llegar al
papel pero ya con una clara cultura digital, apuestan por las licencias Creative Commons (CC), en concreto
por la versión by-nc-nd/2.5/es/.
O sea permiten la reutilización de sus contenidos digitales siempre que haya
un reconocimiento de la fuente (by), su uso no sea comercial (nc) y no permiten
la creación de obras derivadas (nd). Este es el mismo tipo de licencia que
se utiliza en
Soitu.es
, un medio ya nativo digital. Pero otro medio digital
español, ADN.es, va más
allá y aplica una nueva versión de las licencias CC, 3.0
by-nc-sa
, que permite las obras derivadas (sa) siempre que se licencien
igual. Soitu, ADN o Público entienden la oportunidad
que representa que sus contenidos vivan fuera de sus sitios, generando nuevas
visitas derivadas de los sitios que los enlazan y, por tanto, más oportunidades
de visibilidad y de rentabilización de la publicidad. Pero, muy posiblemente,
estos medios sean igualmente conscientes de lo difícil y poco rentable que sería
luchar contra la masa de blogs y usuarios que utilizarán sus contenidos aunque
ellos no quieran. El modelo de protección estricta no tiene ya sentido en
Internet, ni cultural (Internet es
por diseño abierto y generativo
y pensado para los flujos y la remezcla) ni
comercial. Los grandes medios siguen con la lógica del papel. Hasta hace poco
competían entre ellos mismos en Internet y se podían permitir una cierta
obsolescencia, pero ahora el campo de juego es otro, han aparecido nuevos medios
con nuevas culturas.

Es interesante que, ya dentro de los medios que apuestan por licencias CC,
ADN es el único que permite las obras derivadas y ninguno de los tres
autoriza usos comerciales. Cada restricción supone una limitación a nuevos usos
y esto, en una actividad comercial, supone un inconveniente (al reducir las
oportunidades de aumentar los enlaces y el tráfico derivado) y una ventaja (se
reducen las posibilidades de que parte de la rentabilización de los contenidos
quede en manos de terceros). Es muy discutible si una administración debe
restringir los usos comerciales, como ha hecho el gobierno español con la
reciente liberación
de datos geográficos
, pero en el caso de empresas la justificación de la
restricción es mucho más fuerte (y por supuesto mucho menos discutible
éticamente). En todo caso, los experimentos puestos en marcha por
Público.es, Soitu y ADN darán muchas pistas sobre la
eficacia de las estrategias adoptadas. Y, “por suerte”, el inmovilismo de
ElPaís.com y ElMundo.es proporciona un punto de referencia con
el que comparar los resultados de estos experimentos.

Periodismo de código abierto

Como decía antes, Internet es abierto. Su desarrollo es inseparable del
software libre y del paradigma del código abierto. Este modelo se tha trasladado
a muchos ámbitos económicos y culturales por razones muy pragmáticas, la innovación
abierta
es la única forma de competir en una economía en aceleración
constante. Las licencias flexibles que permiten reutilizar contenidos son una
parte de esta filosofía abierta, la otra tiene que ver con las herramientas, que
en Internet son fundamentalmente software. En las pasadas semanas dos acciones
de dos medios de comunicación españoles nos muestran, de nuevo, las diferentes
estrategias y culturas que coexisten en la actualidad, el pasado y el futuro
coexistiendo.

Por una parte Soitu.es, al poco de su nacimiento, demuestra con
hechos su declarada apuesta por el código abierto y libera el código para la
generación de gráficos que tanto éxito tuvo en las pasadas elecciones españolas.
Soitu.es
es de código abierto
lo que significa, en palabras de su Director Técnico
Raúl Rivero, que está [l]iberando
desarrollos e identidades
.

Pero parece que los medios tradicionales, al menos los públicos, empiezan a
incorporarse lentamente a este proceso. Casi al tiempo que se producía la
primera liberación de código de Soitu, el Presidente de la corporación
RTVE anunciaba en el IX Congreso de Periodismo Digital en Huesca  que iban a
colocar [u]n
millón de horas de RTVE gratis en Internet
(en palabras de Juan Varela).
Según Luis Fernández entramos en una fase de conversión de los canales
de televisión  "en una gran plataforma de acceso a los contenidos".
Pero este anuncio era solo un proyecto, algo a desarrollar y que reconocen que
llevará muchos años, como explicaban en El
País
:

Pero el proceso será muy lento. Pasarán años hasta que se hayan
digitalizado y subido a Internet las alrededor de un millón de horas de que
dispone el archivo de RTVE.

"Iremos incorporando poco a poco los contenidos", explicaba ayer por
teléfono Rosalía Lloret, directora de medios interactivos de la cadena pública.
Lloret también explicó que los contenidos no podrán descargarse ni por tanto
grabarse, sino que se verán en streaming, es decir, al momento, al igual que se
hace desde YouTube.

Sorprendente paradoja: mientras un medio nuevo, pequeño y con necesidad de
generar beneficios libera código, un medio muy grande, con una enrome
experiencia y al que no le preocupan los beneficios solo anuncia algo que
sucederá en unos años (pura ciencia ficción si pensamos en la velocidad con que
cambia Internet). Además, por supuesto, RTVE liberará contenidos de la forma más
restrictiva posible impidiendo en gran medida los usos más creativos de los
usuarios sean o no con ánimo de lucro (algo que, en lugar de preocuparle,
debería alegrarle a una organización financiada por los todos los ciudadanos).
Mientras Soitu apuesta decididamente por la economía
del regalo
. No es solo una “guerra de medios” ni se juega solo la
supervivencia de uno u otro modelo de estrategia empresarial, se discute como
será nuestra cultura en el futuro y si permitiremos que Internet, como
paradigma abierto y generativo
, cambie nuestra sociedad.

ACTUALIZACIÓN:

El análisis de los usos de licencias por parte de los medios no pretendía, ni
mucho menos, ser exhaustivo. Se incluyen solo algunos ejemplos. En todo caso es
cierto, como han indicado diversos comentarios, que el caso de 20minutos.es merece ser comentado
dado que también emplean
licencias CC
, pero solo exige el reconocimiento y compartir con la misma
licencia, pero permite los usos derivados y comerciales de sus contenidos. Por
tanto, 20 minutos supone el experimento más extremo en el panorama
español de liberación de contenidos, en un medio que además ha logrado
convertirse en líder dentro de los periódicos gratuitos en papel.

5. La desagregación del periódico digital

Como comentábamos en el post anterior, la naturaleza
abierta de Internet
, las herramientas de la web 2.0 y la flexibilización de
las licencias de uso de contenidos provoca un proceso de desagregación
de los medios (paralelo a la fragmentación
de identidades
). Tecnología, cultura y organización van íntimamente unidas,
siendo casi siempre difícil discriminar causas y consecuencias. Una cierta
cultura y organización crea contextos adecuados para usos creativos de la
tecnología. Al tiempo la tecnología abre posibilidades o incluso obliga a
cambios radicales. Por ejemplo, la mayor parte de medios digitales reproducen el
modelo convencional de clasificación y empaquetado de la información
(Internacional, Nacional, Cultura, Deporte … o cualquier otro), pero un número
creciente empiezan a apostar por el etiquetado, los canales de RSS múltiples y
permitir que el usuario construya su propio menú informativo. Es este un cambio
tecnológico, pero no solo ni principalmente tecnológico. Afecta a la relación
entre medios y usuarios y al propio modelo de negocio de las empresas. O, visto
de otro modo, puede que la cultura de ciertos medios les abra el camino para
usar nuevas tecnologías.

Entre el push y el pull

El medio de comnunicación tradicional, el que representan los periódicos en
papel y la mayor parte de sus equivalentes digitales, es un modelo de
periodismo push, similar al de los viejos portales que
inundaron Internet hace ya más de 10 años. El “proveedor” empaqueta contenidos
(que en su mayor parte sen han creado dentro de sus muros corporativos) que
estarán disponibles solo (o casi) en su sitio. El lector debe acudir a ese sitio
(o al kiosko para comprar un ejemplar del periódico) para poder acceder a la
información. Los contenidos son “propiedad” del proveedor y no es legal, o al
menos está mal visto, que alguien los replique en otra parte y menos aún que los
remezcle y acabe por convertirlos en algo diferente.

La web 2.0, y los medios que se adaptan a este modelo, representan lo que
podríamos denominar periodismo pull. Los medios crean
contenidos, solos o en compañía de su red externa de “colaboradores” (muchos de
ellos antiguos lectores). Estos contenidos tienen una vida en el propio sitio
del medio, pero pueden tener otras muchas vidas, completos o fragmentados, en
otros lugares de la red. La cita literal, la copia y remezcla no solo se
permiten si no que están bien vistas, siempre que se cite la fuente
original.

La desagregación del periódico en Internet

En el Nicholas Carr ha analizado las
consecuencias de la fragmentación de los medios en Internet, The Great Unbundling. La noticia y el artículo
digitales acaban independizándose del medio y tienen que enfrentarse solos al
mercado, tienen que captar atención y publicidad independientemente del resto de
noticias que produzca un determinado medio. Según Carr, esto hace que solo los
artículos que atraigan directamente publicidad podrán sobrevivir y esto hará que
las noticias se sesguen hacia ciertos temas (por ejemplo, el problema de la
obesidad será un espacio atractivo para la publicidad de tratamientos de
adelgazamiento, pero pocos anunciantes querrán aaprecer en artículos que hablen
de la corrupción en Africa). Así, ciertos temas y ciertas formas de hacer
periodismo (como el de investigación, el más costoso) tenderán a desaparecer. Clay Shirky, en su respuesta a Carr (What Newspapers and Journalism Need Now: Experimentation, Not
Nostalgia
acepta
el futuro que dibuja el primero, pero en lugar de verlo como un problema propone
que lo aceptemos como una realidad y nos enfrentemos a la tarea de diseñar y
ensayar nuevas formas de financiación que sustituyan los viejos modelos “del
papel” en que unas noticias “subvencionaban” a otras.

Creo que ni Carr ni Shirky analizan la complejidad del problema en su
totalidad. Ambos siguen enfrentados a la tearea de creación de contenidos como
un proceso individual o, al menos, corporativo y olvidan que Internet puede
promover nuevas formas de creación de información de calidad, basada
en las redes
, con un coste inferior. Paradójicamente, debatiendo en ese foro
se olvidan del debate
Britannica vs. Wikipedia
.

Pero además, y sin invocar el “efecto red”, Jon Lebkowsky apunta una
hipótesis alternativa sobre el periodismo de investigación y la publicidad.
Retomando la reflexión de Carr, The
meaning of "the great unbundling"
, propone algunos argumentos
alternativos que explicarían por que el periodismo “de calidad” tradicional
podría seguir siendo rentable en Internet: los artículos más largos y
trabajados, aquellos que son resultado de la investigación, resultarán
atractivos a una larga cola de lectores educados y con elevados ingresos que
resultarían muy atractivos a los anunciantes. Por el momento, ni la hipótesis de
Carr ni la de Lebkowsky han sido contrastada con datos. Pero esta es una de las
grandes diferencias respecto a los medios en papel, ahora si que disponemos de
información precisa sobre la efectividad de la publicidad online, por lo que es
cuestión de tiempo que este debate se aclare.

3 comentarios en “Crisis y reinvención de los medios

  1. Una cuestión breve Juan, ¿te consta algún análisis pormenorizado a la par que asequible y ameno sobre propiedad intelectual y tipos de licencias? Tú mismo señalas que no es exhaustiva la enumeración y tengo cierta curiosidad. Por si te suena…
    mailto:roke.oruezabalarrobauam.es please

  2. este es uno de los espacios que leo con mayor detención,
    siempre estoy en la necesidad de buscar temas y opiniones sobre ello y no es fácil encontrar estos espaciós, objetivos sobre algo.
    demaciada información,
    que estes bien
    cuidate

  3. juan,
    me ha parecido magnífica la serie de artículos para Soitu. Te felicito y te adelanto que me pienso inspirar en ellos para futuras investigaciones
    un abrazo!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>