Ciudades enredadas, mi colaboración en ADN.es

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

ADN.es, el proyecto de medio digital del Grupo Planeta liderado por Juan Varela, nacía el pasado julio en beta cerrada para “abrirse” a los pocos días. ADN.es es un proyecto “nativo digital” que explora las nuevas narrativas hipertextuales y el modelo de red creativa con usuarios participativos para ofrecer información y opinión con un uso intenso de las herramientas de la web 2.0 (mashups, mapas, video, …) y un modelo abierto de licencias.

Podría decir muchas cosas de ADN.es, pero prefiero quedarme aquí por que desde hace unos días colaboro con ellos en el blog Ciudades enredadas, trabajando con David Álvarez, responsable de la sección Ciudadanos. Juan Varela definía así mi nueva ocupación: “Juan Freire piensa estructuras, ecologías, espacios y formas con la vista puesta en las personas. Y por eso le hemos pedido que sus Ciudades enredadas destejan la trama de nuestros espacios de todos los días.”. No soy periodista ni será esta mi función. Trataré en Ciudades enredadas de desarrollar, si cabe más intensamente, las reflexiones sobre ciudades y sus redes sociales que venía publicando aquí, situándome siempre en las periferias y aportando visiones alternativas. Por el momento, en mis primeros artículos he hablado de los colores de Tirana, y su paralelo, vendido como intervención artística, de Julian Schanbel en Nueva York, de la arquitectura para los excluidos, de diseño urbano y estrategia militar, he propuesto un recorrido virtual por Beirut y explicado como se crean espacios públicos rápidos en Nueva York.

Este blog forma parte de la sección de blogs y opinión que se anunciaba en ADN.es y en la que estoy especialmente bien acompañado:

David Beriain está en Irak empotrado con las tropas americanas. Desde En pie de guerra recorrerá en los próximos meses los lugares más conflictivos del planeta para contar lo que allí ocurre con el ojo puesto en quienes allí viven, luchan, sufren y mueren.

Josu Mezo vive pendiente de despertar el pensamiento crítico de sus lectores: los interesados en no dejarse engañar por las cifras ni por las verdades aparentes. El ruido y las nueces se meterá en el debate público para ofrecer pistas y no conformarse con lo que se dice y se oye.

Antonio Campos patea Madrid para desentrañar los misterios de la vida en la metrópoli y busca en Al fondo hay sitio la ciudad que la otra mitad desconoce.

En Barcelona Lucía Lijtmaer anda a la caza de historias más allá de las fascinaciones y los tópicos con visión de Ojo de pez.

Con otra visión anda Juan Freire por las Ciudades enredadas. Reflexiones sobre el tejido espacial, social y tecnológico en el que tantos vivimos.

Nico Santos sufre Ludorrea, una pasión por los videojuegos más allá de la fascinación tecnológica.

Y para mirar a las estrellas está Francisco Bellido con El Astrolabio con su invitación de parar un momento para volverse hacia el cielo y no perderle ojo al universo.

Miss Telefunkenstein está enganchada a las series. Y con tantas, y con tantas pantallas para verlas, desde la tele al ordenador, casi no le da tiempo a escribir. ¡Ah!, pero sí, hablar sobre ellas es tan interesante como verlas. Apúntate.

A la cara te lo digo, sin tabúes. Fascinados por el famoseo y dispuestos a no perdonar el bótox ni la petardez. Apuntando para que nadie se libre y atentos a los cotilleos.

Triple-doble es un blog colectivo de baloncesto en el que algunas firmas de la sección de deportes comparten un espacio para el análisis con Antoni Daimiel, uno de los más conocidos comentaristas de la NBA en España.

2 comentarios en “Ciudades enredadas, mi colaboración en ADN.es

  1. Un gusto ver que también andas escribiendo allí. Ojalá ADN cuaje en la medida que se espera. Por cierto, para comentar y debatir aún le queda un trecho. Acabo de intentar soltar una nota y aparte de no permitirme tener una firma de dos palabras (nombre-apellido) corta los mensajes sin aviso y además así perdiendo el comentario. Se suele solucionar cambiando el número de caracteres permitidos pero limitar su longitud ya marca el tono de tipo de intercambios que se esperan (tampoco permite enlace a página propia si no eres usuario registrado) Cosas críticas a considerar sobre todo en los primeros momentos…
    Saludos,
    Daniel

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>