Arte para tiempos fluidos: Anton Patiño, Memoria Líquida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

En tiempos de modernidad líquida, en palabras de Zygmunt Bauman, el pintor Antón Patiño trabaja la relación necesariamente fluída entre la memoria, un arte íntimo y conceptual, y la materia, un arte público y tangible, en la exposición Memoria Líquida, que del 18 de Abril al 31 de Mayo puede visitarse en la Galería Antonio Manchón de Madrid. [Vía Brétemas].

La exposición puede “visitarse” en la web de la galería, en la sección dedicada a su exposiciones actuales (en Visita a la exposición se puede visualizar una presentación en formato pps).

Los procesos líquidos que configuran el hecho pictórico aparecen como centrales en la obra de Antón Patiño. Mirada líquida que va a mostrar huellas del itinerario creador. Como si la imagen surgiera de una encrucijada de encuentros y evocaciones, fusión entre materia y memoria. Ya José Ángel Valente había señalado: “Antón Patiño sin duda, conoce el compromiso real con el arte, que solo puede ser a través de un diálogo inédito con la memoria”. A modo de cartografía simbólica el pintor despliega imágenes que condensan gran parte de sus intereses plásticos: laberintos y tramas lineales, manchas y gestos cromáticos, texturas e incisiones se manifiestan con expresividad en la superficie del cuadro. Una propuesta donde se convocan efectos de transparencia y superposiciones cromáticas. Grafismo y fluidez gestual conviven con espacios vacíos. Una nítida delimitación geométrica crea en ocasiones un espacio definido, de alto contraste, a modo de fronteras de color. El espacio aparece configurado entonces por un contorno geométrico o límite que divide la composición en diagonal, generando dos campos cromáticos enfrentados.

Donald Kuspit en un penetrante estudio reciente sobre la pintura de Antón Patiño (realizado para la monografía “Metamorfosis y laberinto”), tiene hablado de “espacio oceánico” para ubicar la singularidad de su propuesta, definiendo al artista como “Expresionista conceptual”. El poeta Andrés Sánchez Robayna al acercarse a la pintura de Patiño describe una suerte de “imantación de la imagen”: formas recuperadas de una inmersión en el imaginario. En el escrito “Fluidos pictóricos” el propio artista manifestó su interés por las metamorfosis y desplazamientos líquidos de las imágenes. Un proceso de abstracción de las formas que surgen desde el espacio interior de la mente. Signos y formas arquetípicas




Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>