Antes y después del #15M: la ficción política se encuentra con la nueva realidad ciudadana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrShare on Google+Email this to someone

Estoy empezando a colaborar en un nuevo proyecto de la edición digital de El País, El Debate, que utiliza la plataforma Eskup para que un grupo amplio de personas comenten y discutan un tema que el periódico plantea diariamente. Hoy el tema seleccionado ha sido ¿Irá a más el movimiento de indignación ciudadana del 15-M? Esta es la propuesta que se hace para iniciar el debate:

Una convocatoria ciudadana logró movilizar el domingo a miles de personas en 50 ciudades españolas bajo el lema “Democracia Real Ya. No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”. ¿Qué significado tienen estas protestas? ¿Qué papel han jugado las redes sociales? ¿Demuestra esto la profundidad de la indignación ciudadana? ¿Qué partidos pueden beneficiarse de esta especie de “primavera árabe” a la española?

Mientras escribía esto descubría el artículo que Antoni Gutiérrez-Rubí ha publicado en El Periódico donde analiza las movilizaciones “#15-M: política sin partidos” (versión pdf) y que responde a muchas de estas cuestiones:

El pasado domingo, los partidos políticos (también los sindicatos y los representantes públicos) comprendieron que han perdido el privilegio exclusivo de la acción política. Habrán visto que es posible organizarse políticamente sin ellos; comunicar eficazmente sin intermediación mediática o contra algunas miopías; y crear contenidos de valor sin liderazgos claros ni fuentes oficiales.

He utilizado las preguntas del debate de El País para tratar de organizar algunas ideas acerca de lo que entiendo que representa lo que está sucediendo con el movimiento del #15M y muchos otros que están surgiendo en España.

¿Qué significado tienen estas protestas?

La desconexión entre la realidad ciudadana y la virtualidad de la política convencional. Esto es algo que, por otra parte, siempre ha sucedido en mayor o menor medida. Las élites siempre han intentando monopolizar las agendas, mantener las distancias y controlar los canales de comunicación, o sea su relación con los ciudadanos y la capacidad organizativa de estos. El resultado es un sistema unidireccional (unos pocos hablan, la masa escucha), una población con muy escasa autonomía (que solo usa para reaccionar, nunca se sale de la agenda definida desde el poder) y unas élites autoritarias y paternalistas. Quizás este estado de las cosas está empezando a desmoronarse.

¿Qué papel han jugado las redes sociales?

Ahora la ciudadanía cuenta con herramientas para organizarse sin los intermediarios convencionales (desde los políticos a los medios de comunicación) y empieza a entender que puede salirse del estatus quo. El “problema”, para los políticos, es que el uso de la tecnología está pasando de ser instrumental a ser el síntoma exterior de un profundo cambio cultural. Las “redes sociales” han sido instrumentales y al tiempo han sido el símbolo de las redes de personas capaces de generar narrativas propias (al margen de los medios) y de movilizarlas (hacer marketing) para provocar un movimiento ciudadano. Estas narrativas son transmediáticas, nacen en Internet y ocupan el espacio y el debate público de forma viral. Las narraciones de los políticos siguen siendo sospechosamente parecidas a las que podrían salir de un plató de una televisión o de una agencia de publicidad.

¿Demuestra esto la profundidad de la indignación ciudadana?

Harían mal los políticos en preocuparse específicamente en este movimiento del #15M; no es más que un síntoma (y no es el primero) de un malestar y de una nueva forma de acción ciudadana. Este movimiento posiblemente desaparecerá pero resurgirá en muchos otros que aborden una enorme diversidad de problemas y tengan un carácter propositivo y no solo reactivo. Los políticos se enfrentan a ciudadanos (muy bien) organizados en redes informales (difíciles de “ver” con los ojos convencionales) con creatividad y capacidad para desarrollar proyectos autónomos que traten de resolver problemas. El punto de inflexión (que puede que estemos alcanzando) sucederá cuando una masa crítica de ciudadanos sean conscientes de su capacidad y dejen de jugar en el campo y con las reglas y árbitros que diseñan los políticos.

¿Qué partidos pueden beneficiarse de esta especie de “primavera árabe” a la española?

Ninguno de los que existen en la actualidad y dudo de que surjan alternativas desde la política convencional que conecten realmente con estas nuevas actitudes y valores. Pero todos en uno u otro momento intentarán instrumentalizarlas en su beneficio. Deberían ser cuidadosos, estas maniobras pueden acabar por volverse en su contra dado que ya no pueden controlar el movimiento. Pueden acabar siendo víctimas del “síndrome twitter” que sufren muchos famosos que se lanzan a usar twitter pensando que siguen controlando el medio, el mensaje y a sus fans.

Posiblemente estamos entrando en una fase en que se revitalice la política pero está se haga desde modelos muy diferentes a los convencionales. Seguirán existiendo partidos que seguirán manejando una parte del poder, pero tendrán que enfrentarse y/o negociar con movimientos cívicos que harán política activa y propositiva desde los espacios públicos (urbanos y digitales). La nueva gobernanza tendrá que pasar por diseñar modelos de relación, negociación y toma de decisiones entre estos dos actores. Quizás deberíamos empezar a mirar más hacia Islandia o el norte de Africa y menos a Bruselas o Washington.

8 comentarios en “Antes y después del #15M: la ficción política se encuentra con la nueva realidad ciudadana

  1. Yo creo que sí va a haber beneficiarios de este movimiento y están en los partidos convencionales. A mí me gustan estas iniciativas y creo que son muy ricas para revitalizar la democracia, pero tengo muchas dudas, especialmente por qué se ha articulado ahora, en la semana de campaña electoral. Y por qué no se continúa el próximo #22m, tras los resultados. Ese día comprobaremos muchas cosas 😉

  2. El problema que veo es que hay demasiadas sensibilidades JUNTAS bajo el mismo paraguas: #15M. Por este motivo es muy difícil que vayan a conseguirse cosas prácticas a corto plazo. Lo que sí resulta evidente es que hay insatisfacción, descontento y ganas de hacer cosas. Todos los que se manifiestan y otros muchos más que no pueden acudir, están diciendo Basta Ya! Queremos un cambio. Luego hay que canalizar todo el esfuerzo en opciones políticas críticas.
    Es curioso pensar que este fenómeno ha tardado en cristalizar precisamente por haber un gobierno socialista. Si llega a haber un gobierno del Partido Popular, el movimiento se habría lanzado mucho antes. Por este motivo, creo que el sustrato básico del colectivo es básicamente de izquierda.
    Buen análisis!

  3. De verdad os aseguro que hasta estos dias no reconocia a mis conciudadanos, se nos presumia temperamento, raza la furia española y dia tras dia se nos han recortado derechos, nos han bajado los sueldos las pensiones y los bancos los absolutos culpables del cataclismo mundial recibiendo liquidez del estado y dia tras dia como si no fuera con nosotros, afortunadamente como bien dicen nuestros refranes a todo cerdo le llega su san martin.
    Igualmente por no extenderme mas solo mencionar el “papelon” de la “prensa” los “periodistas” bueno de verguenza ajena, me compro el pais y no leo informacion, me compro el mundo y no logro descifrar el ideario sectario de submundo faliz que pretenden volver a instaurar, me compro un periodico deportivo y no leo mas que detritus que podria haber firmado cualquier forofo de cualquier bar de la esquina.

  4. no estoy de acuerdo ..pues si yo fuese político de un partido me preocuparía y mucho … ayer 17 Mayo Elecciones Funcionarios Junta de Andalucía en Sevilla, las que faltaban de toda Andalucía : CCOO y UGT 0 delegados de 8000 trabajadores …ellos echaron de la mesa de negociación con artimañas al sindicato independiente de funcionarios … resultado claro …
    saludos y salud

  5. Señores, las claves del post son estas tres:
    a) ¿Qué significado tienen estas protestas? La desconexión entre la realidad ciudadana y la virtualidad de la política convencional […] Quizás este estado de las cosas está empezando a desmoronarse.
    b) Las “redes sociales” han sido instrumentales y al tiempo han sido el símbolo de las redes de personas capaces de generar narrativas propias (al margen de los medios) y de movilizarlas (hacer marketing) para provocar un movimiento ciudadano. Estas narrativas son transmediáticas, nacen en Internet y ocupan el espacio y el debate público de forma viral. Las narraciones de los políticos siguen siendo sospechosamente parecidas a las que podrían salir de un plató de una televisión o de una agencia de publicidad.
    c)Harían mal los políticos en preocuparse específicamente en este movimiento del #15M; no es más que un síntoma (y no es el primero) de un malestar y de una nueva forma de acción ciudadana. Este movimiento posiblemente desaparecerá pero resurgirá en muchos otros que aborden una enorme diversidad de problemas y tengan un carácter propositivo y no solo reactivo
    Y el “c” es especialmente importante: un paseo por las acampadas permite comprobar la indigencia intelectual de los planteamientos de los “movilizados”. Síntoma, es un síntoma de lo que está pasando, pero no es lo que va a pasar.

  6. EL ESTADO UN DINOSAURIO
    El estado se ha convertido en un monolito tallado por hombres y mujeres avariciosos con ansias de poder, de fama, de prestigio y sobre todo de riqueza, es un dinosaurio gigante que se nutre del ciudadano común y corriente, es una especie totalmente depredadora que no mira sino su propio bien estar y el de los de su entorno más cercano.
    Cuando el ciudadano común debe acudir a realizar cualquier trámite en alguna oficina estatal o bien debe recibir atención de ese de ese dinosauro, el 98% de las veces encuentra una persona que le atiende de mala leche, enfadado o déspota que cree que esta haciéndole un favor, y cuando no, están tomando su café, esto no debe continuar siendo así, ya que ellos están pagados por todos los ciudadanos de bien que aportan de su sueldo ganado con gran esfuerzo y trabajo a un estado ineficiente.
    Y ni que hablar de una gran parte de los políticos que creen toda vía que el pueblo es una masa de ignorantes. Sus propuestas electorales esta basadas en denigrar al contrincante, en enumerar la inmensa cantidad de problemas que tiene el país, sin ni siquiera tratar de esforzarse en esbozar un nuevo plan de trabajo para el cambio que tanto anuncian a su sumiso pueblo electoral.
    Claro está, que esto ha llegado a este punto por la culpa y dejadez del mismo ciudadano, al entregar por completo su poder en manos de otros, por no querer ser responsable de sí mismo y de su entorno.
    Valdría la pena leer este artículo sobre ¿Qué es la psicopatía? http://www.quantumfuture.net/sp/pages/psicopatia.html
    Y este otro sobre algo muy importante -La Ponerología- http://www.quantumfuture.net/sp/pages/PP_PP.html
    Deseándoles que este movimiento sea para despertar consciencia y trae bien estar a el gran conjunto de los ciudadanos del mundo.
    L. Ángela

  7. Esto se veía venir, está pasando ahora, pero los culpables son los políticos auténticos profesionales, elitistas y aristócratas del poder.
    Se hicieron con España y la venden por parcelas en su propio beneficio.
    Olvidando que un país está al servicio de sus ciudadanos, no de las multinacionales, ni los bancos, ni los complejos de propiedad intelectual, de qué les sirve a los americanos tener las empresas más poderosas del mundo, cuando ellos, no tienen ni una atención sanitaria digna ?
    Por ese camino nos llevaban como borregos, HASTA HOY.
    Por fin el poder civil, el auténtico poder, se ha despertado.
    Sres políticos, presten atención, los ciudadanos somos los jefes no los subordinados.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>